Inicio Cine Crítica de ‘EL LIBRO DE ELI’

Crítica de ‘EL LIBRO DE ELI’

1398

Allen y Albert Hughes, grandes amantes del cómic, son responsables de ‘El libro de Eli’

El libro de Eli

En un futuro no muy lejano, unos 30 años después de la guerra final, un hombre solitario camina sobre la desolada tierra que una vez fue Estados Unidos. Ciudades vacías, autovías destrozadas, la tierra yerma. Todo su alrededor denota la catástrofe de la destrucción total. No existe civilización ni ley. Las carreteras están en manos de pandillas que matarían por un par de zapatos o una pizca de agua, o sin razón alguna…Pero ninguno de ellos está a la altura de este viajero.
Un guerrero por necesidad, no por elección, Eli (Denzel Washington) solo busca la paz, pero si se le desafía, antes de que sus oponentes tengan tiempo de darse cuenta de su fatal error, Eli terminará con ellos. Lo que defiende con tanto empeño no es su vida, sino la esperanza de un futuro; una esperanza con la que ha cargado y protegido durante 30 años. Una misión que está decidido a cumplir. Llevado por su compromiso y guiado por la fe en algo superior a si mismo, Eli hace lo que sea por sobrevivir y continuar su camino.

Sólo otro hombre en este mundo en ruinas entiende el poder que Eli tiene en sus manos y está dispuesto a arrebatárselo: Carnegie (Gary Oldman), un déspota que se ha autoerigido en jefe en un improvisado pueblo de ladrones y pistoleros. Al mismo tiempo, la hija adoptiva de Carnegie, Solara (Mila Kunis) se siente fascinada por Eli, pero por una razón muy diferente: por la visión que ofrece de lo que puede existir más allá del dominio de su padrastro. Pero no será fácil disuadirlo. Nada, ni nadie, se interpondrá en su camino. Eli tiene que seguir avanzando para cumplir con su destino y darle la oportunidad de la salvación a una humanidad desolada.

Solo, de Oscar MartínCrítica: La película ha sido dirigida por los hermanos Allen y Albert Hughes, grandes amantes del cómic, son responsables de adaptar “From Hell” protagonizada por Johnny Depp, la novela gráfica de Allan Moore y Eddie Campbell, y al parecer van a ser los encargados de llevar al cine el cómic Akira para Warner. Este amor por los cómics es evidente en “El libro de Eli”, con escenas y planos que parecen sacados de una viñeta. Y dándole un mismo tono gris al film. Recrean con gran crudeza el mundo después de la debacle ocurrida, aunque tampoco se salva de caer en las comparaciones, ya que en muchos aspectos puede recordar a la reciente “The Road” o el clásico “Mad Max”, sin contar nada nuevo al espectador y que quizás hubiera agradecido ver los preámbulos de la destrucción del planeta, porque eso parece ser lo que le gusta al espectador y si no ver los números en taquilla de “2012”; sin olvidarnos como no de otro cómic “Solo” de los españoles Óscar Martín, Tony Fernández, del que parecen haber sacado el look del protagonista de la historia y cuyo tono general de la historia podría decirse que es un Western moderno dentro de un mundo postapocaliptico. Donde llega el héroe a un pueblo, gobernado por un villano. Y donde no faltan las peleas de bar y los duelos al amanecer.

Destacar las interpretaciones de Denzel Washington y en especial la de Gary Oldman, que vuelve a interpretar al malo de la película que tan bien se le da, y aunque me guste este actor y está muy bien en la saga del Batman de Nolan, siempre lo recordaré por sus papeles de villano, cómo Drácula, Stan el corrupto agente de la D.E.A. en “Leon el profesional” o el histriónico Zorg de “El Quinto Elemento”. Una mención especial merece la partitura de Atticus Ross, y que podéis escuchar en la web oficial aquí.

En definitiva una película entretenida y que si eres fan de estos dos grandes actores, no te puedes perder.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.