Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘El hombre de acero’: espectáculo descompensado

Crítica de ‘El hombre de acero’: espectáculo descompensado

3302

Zack Snyder y Christopher Nolan se alían para traer ‘El hombre de acero’, nueva adaptación de Superman

Póster oficial de 'El hombre de acero'Zack Snyder y Christopher Nolan se alían en un tándem, a priori, intratable para devolver a la vida al hombre de acero por tercera vez, porque por supuesto la adaptación de Bryan Singer no cuenta. Borrémosla de nuestras memorias y demos la bienvenida a Henry Cavill al universo DC como el Superman contemporáneo. Parece ser que Cavill ha venido a la tierra para quedarse; el abierto final de la película predice, no solo que ‘El hombre de acero’ se convertirá en trilogía, sino que será el epicentro de la esperada Liga de la Justicia.

¿Está a la altura Cavill del gran Christopher Reeve? Sí, como también lo está Russell Crowe de Marlon Brando. Pero lo malo de los dioses es que son imposibles de superar y Snyder, en cuesta abajo desde que rodara ‘Watchmen’, no es capaz de llegar al nivel de Richard Donner. Si algo tenía claro Christopher Nolan, productor del filme, es la supresión de toda comicidad. ‘El hombre de acero’ es más oscura, dramática y épica que sus predecesoras. También es mucho más espectacular gracias a los notables avances tecnológicos que se han dado desde la década de los 80. Parecen buenas premisas.

El comienzo del filme de Snyder es una mezcla de las dos primeras entregas de Christopher Reeve; en un distópico Krypton, Jor-El (Russell Crowe) debe hacer frente a la destrucción de su planeta a causa de la superpoblación y la falta de recursos naturales. Su única esperanza es su hijo Kal-El, el único bebé nacido de forma natural de todo el planeta. A pesar del golpe de estado que trama el general Zod (Michael Sannon), Kal-El logra huir a la tierra, donde será criado por una familia de granjeros de Smallville (Kevin Costner y Diane Lane) que le llamarán Clark Kent.

Snyder nos muestra la infancia de  Clark a ritmo de ‘flashbacks’; el joven Kent es un niño inadaptado, en ocasiones con rasgos autistas, pero con una determinación heroica patente desde el principio. Debe pasar desapercibido, no obstante, para poder ser un día el héroe en el que se convertirá y derrotar a los criminales kryptonianos que, como en ‘Superman II’, han escapado de la Zona Fantasma para amenazar la tierra.

Lo novedoso de la cinta de Snyder reside en la total supresión de la dualidad Clark Kent/Superman que nos tenían acostumbrados. Este hecho hace más realista el filme y se configura, bajo mi punto de vista, como uno de los mayores aciertos de Zack Snyder.

Wallpaper de 'El hombre de acero'

Snyder cuece a fuego lento el comienzo de su epopeya, asemejándose más a un drama familiar sureño que a una película de superhéroes. Más de un fan se retorcerá en el asiento esperando la acción a raudales que se le prometió. Sin embargo, la acción no llegará hasta pasada la hora de película, cuando la paralización de la acción se convierta en una mezcla entre el mejor Michael Bay y un videojuego en el que matar, uno tras otro, a unos villanos que recuerdan peligrosamente a los Helghast del videojuego ‘Kill Zone’.

El hombre de acero’ está totalmente descompensada y aquellos que disfrutaban con el drama familiar de los Kent serán los que ahora se retuerzan en sus asientos al contemplar más de una hora de acción sin cabeza que se asemeja más a ‘El día de mañana’ que a la espectacular saga de ‘El caballero oscuro’.

Por un lado, Snyder peca de muchos de los fallos que vimos en los filmes de Donner y Lester, empezando con un excesivo e incomprensible protagonismo de Lois Lane (Amy Adams). Al tratar de desmarcarse todo lo posible del estilo Marvel, el exceso de seriedad del filme pasa factura cuando Snyder y Nolan tratan de insertar con calzador algún chiste en su película. No obstante, nos deja para el recuerdo alguna que otra perla, como cuando le preguntan a Superman acerca de su afiliación con los EE. UU.: “Soy de Kansas, no puedo ser más americano”.

Dos últimos consejos: el 3-D del filme es totalmente inexistente, sin contar los subtítulos, y tras los créditos no hay premio, esto no es Marvel.

Lo mejor: la actuación del gran plantel que configura la película y la siempre gozable música de Hans Zimmer.

Lo peor: los ‘deus ex machina’ se suceden uno tras otro y el lento comienzo de la película no ayuda a entender muchas de las incomprensibles decisiones de sus protagonistas.

Reseña Panorama
Crítica de 'El hombre de acero'
Aitor Lopez
A pesar de gastar bastante tiempo en su Licenciatura de Historia siempre le apasionó el cine; desde los blockbusters de Lucas y Spielberg, que devoraba de pequeño, a los Ford, Coppola, Scorsese y Wilder de los que disfruté más adelante. Así, movido por un irrefrenable deseo de ser fiel a sí mismo, se mudó de Zaragoza a Barcelona para realizar un Master en Estudios de Cine con la esperanza de que este le abriera las puertas del competitivo mundo periodístico. Desde la Ciudad Condal compagina su pasión por el cine con la historia, los comics de superhéroes y alguna pachanga baloncestística ocasional.Podéis leerme también en http://cinepropagandaycintasdevideo.blogspot.com