Inicio Cine El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos: Peter Jackson sigue a...

El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos: Peter Jackson sigue a la sombra de lo que fue

Compartir

A pesar de su esfuerzo ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’, se queda muy alejada del nivel ofrecido en El señor de los anillos.

‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’ última entrega que cierra la trilogía de ‘El Hobbit’ y que nos despide definitivamente de La tierra Media arranca inmediatamente después de que finalizase ‘La desolación de Smaug’, por lo que observamos cómo el temible dragón Smaug se acerca a la ciudad de Lago para arrasarla bajo su asolador fuego. Así pues, no sólo veremos cómo Bardo debe hacer frente al dragón en medio del caos y las llamas, sino que seremos testigos de cómo los enanos empiezan a comprender las consecuencias de sus actos al haber liberado y encolerizado a Smaug. Pero ésta no será la única preocupación de Bilbo Bolsón, puesto que Throrin se está viendo sometido por la maldición del oro y cada vez es más difícil razonar con él en su terca obsesión por encontrar la Piedra del Arca.

Junto a esto, Gandalf deberá conseguir liberarse de su cautiverio y poder avisar a sus amigos enanos y Bilbo que la Montaña Solitaria es el objetivo principal de un enemigo al que se creía muerto, un villano que puede devolver a la Tierra Media a su época más oscura. Para impedirlo, deberá acudir a Erebor y avisar a hombres, elfos y enanos que una horda descomunal de orcos y trasgos se dirige hacia allí para apoderarse de La Montaña Solitaria, un lugar estratégico con el que iniciar una nueva era de maldad y oscuridad.

El hobbit la batalla de los cinco ejercitos

Así arranca ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’ de Peter Jackson, la cual destaca por ser la más corta y la más irregular de las tres. Junto a esto, el realizador neozelandés vuelve a añadir tramas y personajes totalmente alejados del relato original escrito por J.R.R. Tolkien, y todo con tal de rellenar una cinta de 144 minutos que adapta poco más de 10 páginas respecto al libro del que procede. A pesar de ello, La batalla de los cinco ejércitos se postulaba como la ansiada aventura rebosante de acción y épica que llevaban esperando los fans de El señor de los anillos desde que se anunció que el director de 53 años volvería a la Tierra Media con esta precuela. La espera ha sido atendida a medias, puesto que este final ofrece tanto luces como sombras.

Esto es debido a que incluso con el hecho de que esta tercera parte decide ser fiel al libro en su mayor parte, a pesar de las tramas añadidas por Jackson, los personajes que no deberían estar o un desarrollo de la batalla final que hará rechinar los dientes a los fans más acérrimos del libro, todo lo que altera el neozelandés suele ser para peor, lo que produce un resultado final agridulce, espectacular pero insuficiente para aquéllos que deseaban revivir la trilogía de El señor de los anillos. Así pues, Jackson intenta emular El retorno del rey en todo momento, donde no duda en replicar la batalla final de ésta, salvo que cambiando La Montaña Solitaria y la ciudad de Valle en vez de Gondor, y sustituyendo los personajes. Pero las comparaciones son odiosas, y este capítulo final se encuentra a años luz de los ofrecido hace once años.

De esta forma, la trama absorbe más del libro de lo que hacía La desolación de Smaug, la cual se desentendía prácticamente de lo reflejado por Tolkien a esas alturas de su novela, pero es menos fiel de lo que fue Un viaje inesperado, que se convierte en la más fiel, a pesar de los añadidos extraídos de los apéndices y algún perosnaje adicional para añadir humor o épica. Sin embargo, esta tercera parte adolece de humor, donde su épica resulta demasiado forzada para un director que busca con demasiado ahínco la grandilocuencia, pero que se olvida de darle más ritmo y sentido a una batalla final desordenada que deriva en un final inconcluso e incompleto, algo bastante ilógico si tenemos en cuenta que ha destinado más de 8 horas de metraje para un relato que apenas supera las 300 páginas.

De esta forma, la esperada batalla final que apuntaba a ser descomunal e inolvidable, se presenta recortada y remendada, con escenas de lucha y acción que lograrán resarcir a unos espectadores que buscaban recuperar la esencia de El señor de los anillos, pero que se quedarán perplejos al contemplar cómo por primera vez en todas las películas de Peter Jackson sobre la Tierra Media, La batalla de los cinco ejércitos necesita una edición extendida que refuerce su final y dé más profundidad a un final precipitado y claramente incompleto.

Pero con todos sus defectos, ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’ mejora lo ofrecido en su anterior entrega, debido a que no sólo es más entretenida y con más momentos de acción y aventura, sino que ofrecerá un buen espectáculo a aquellos espectadores que no se sintieron defraudados en las dos primeras entregas. Pero, sin embargo, este episodio final no ofrece nada nuevo en el horizonte, sino que nos encontramos ante un Peter Jackson que no se atreve a improvisar, sino que va lo seguro, donde comete los mismos errores reflejados en las cintas anteriores.

el-hobbit-batalla-5-ejercitos

Como algo de agradecer se encuentra el esfuerzo de conectar ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’ con la trilogía de El señor de los anillos, por lo que aquéllos que disfrutaron con la trilogía original agradecerán las referencias dejadas en los diálogos de los personajes. Junto a esto, de manera más o menos precisa, consigue encontrar a cada personaje un final (aunque sea vago); pero no consigue alcanzar a lo narrado impecablemente en la trilogía original. Curiosamente, pasamos de un final de El retorno del rey con demasiados cierres a un final para La batalla de los cinco ejércitos que se queda insuficiente y demasiado aséptico.

En resumen, ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’ no ofrece nada nuevo a lo ya vivido, nada diferente a lo presenciado anteriormente, puesto que incluso la épica batalla final siempre se encuentra a la sombra de lo que vivido en Gondor y a las puertas de Mordor. A pesar de ello, es de agradecer que incluso con tanto cambio, Jackson mantenga los momentos fundamentales del relato original y nos ofrezca una trilogía que estaría mucho mejor valorada si no procediese del libro del que viene, y también si no hubiera tenido un nivel tan altísimo en la trilogía original.

Lo mejor:

Las actuaciones de todo el reparto. Siempre solventes y creíbles, dando la fuerza y empuje que muchas veces le falta a la trama.

Lo peor:

La irregularidad del ritmo y una épica demasiado forzada. Peter Jackson intenta emular a El retorno del rey, pero se queda demasiado lejos de lo regalado por él mismo.

A continuación vídeo resumen de la saga con imágenes de ‘El señor de los anillos’ y ‘El hobbit’