Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘El gran Gatsby’: puro estilo Luhrmann

Crítica de ‘El gran Gatsby’: puro estilo Luhrmann

1958
Cartel de 'El gran Gatsby'
Cartel de ‘El gran Gatsby’

Con el estreno de ‘El gran Gatsby’, Baz Luhrmann vuelve a dar la razón a aquellos que le tachaban de haber alcanzado con ‘Moulin Rouge’ el cenit de la posmodernidad. En ‘El gran Gatsby’ sigue siendo fiel a su estilo fusionando las últimas tendencias del ‘hip hop’ y del ‘house’ con la sociedad elitista del Nueva York de los años 20. Puristas absténgase. Los demás, agarren su cubata y disfruten del espectáculo. Eso sí, no esperen ver una fiel adaptación de la novela de Fitzgerald porque está claro que este es el Gatsby de Luhrmann, de nadie más.

Como en la novela homónima, la película toma el punto de vista de Nick Carraway (Tobey Maguire), un joven recién llegado a Nueva York que sueña con escribir la gran novela americana y que, entre tanto, vende bonos para subsistir. Sus primeros días pasan tranquilos viviendo apartado de la ciudad en una pequeña casa e intrigado por la misteriosa figura de su vecino Jay Gatsby (Leonardo DiCaprio).  Poco a poco irá sintiendo una fuerte fascinación, no solo por Gatsby, sino por la tumultuosa ciudad, lugar turbio y pecaminoso en el que convergen, a lo largo de toda la película, los pensamientos y las acciones más oscuras de los protagonistas; adulterio, ira y finalmente, muerte. El don de Luhrmann pasa por mostrar lo rural como un espacio diáfano e inmutable ante la opacidad de la ciudad, un espacio colorido e idílico frente a la suciedad y el monocronismo urbano. Esta fascinación que siente Carraway hacia la ciudad se transformará en repulsión conforme vaya conociendo sus interrogantes.

Leonardo DiCaprio, en 'El gran Gatsby'
Leonardo DiCaprio, en ‘El gran Gatsby’

Está claro que las extravagancias de Luhrmann pisotean ciertos aspectos del espíritu de Fitzgerald, pero el espectáculo de luces y sonido no dura eternamente y acaba desquebrajándose a medida que lo hacen los protagonistas. Las fiestas alocadas y por ende, la farándula, cesan de inmediato tras la primera toma de contacto entre Gatsby y Tom Buchanan (Joel Edgerton), los dos hombres que se disputan el amor de Daisy (Carey Mulligan).

Por lo demás, se acerca mucho más al espíritu de la  novela de lo que lo hizo la anterior adaptación protagonizada por Robert Reford y Mia Farrow. Por más que lo guionizara Coppola, lucía artificioso y acartonado, todo lo contrario que el filme de Luhrmann.

Lo mejor: el inevitable choque final entre la vida urbana y la rural, lo turbio y lo idílico.

Lo peor: las luces de discoteca, la música de Jay Z (productor de la película) y todo aquello que recuerda a   ‘Moulin Rouge’, aunque esto último encandile a muchos.

Nota: 7.

Aitor Lopez
A pesar de gastar bastante tiempo en su Licenciatura de Historia siempre le apasionó el cine; desde los blockbusters de Lucas y Spielberg, que devoraba de pequeño, a los Ford, Coppola, Scorsese y Wilder de los que disfruté más adelante. Así, movido por un irrefrenable deseo de ser fiel a sí mismo, se mudó de Zaragoza a Barcelona para realizar un Master en Estudios de Cine con la esperanza de que este le abriera las puertas del competitivo mundo periodístico. Desde la Ciudad Condal compagina su pasión por el cine con la historia, los comics de superhéroes y alguna pachanga baloncestística ocasional.Podéis leerme también en http://cinepropagandaycintasdevideo.blogspot.com