Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘El francotirador’ de Clint Eastwood: ¿Héroe o máquina de matar?

Crítica de ‘El francotirador’ de Clint Eastwood: ¿Héroe o máquina de matar?

1292

El nuevo trabajo como director de Clint Eastwood  lleva a la gran pantalla la autobiografía del famoso navy SEAL Chris Kyle, conocido como el francotirador estadounidense más letal  y a quién se le atribuyen más de 255 muertos iraquíes.

Protagonizada por un Bradley Cooper, más musculado de lo habitual, se mete en la piel del francotirador Chris Kyle , consiguiendo una destacable actuación que le ha valido la nominación al mejor actor por la cinta, de la que también  es productor.

Junto a él, Sienna Miller da vida a la esposa de Kyle, una mujer que vive la angustia cada vez que su marido tiene que desplegar hacia las misiones en Iraq.  El personaje de Miller da a la cinta fuertes puntos de tensión y emotividad así como la crudeza de algunas de las secuencias en las que se ven los disparos  del protagonista.

American-Sniper-de-Clint-Eastwood
Fotograma de ‘El Franctirador (American Sniper)’ de Clint Eastwood

Durante la primera hora de película, se alterna alguna que otra secuencia de acción junto a otras más relajadas y en forma de flashback, para contarnos la vida de Kyle antes de ser un navy SEAL y durante el duro entrenamiento para llegar a serlo. Mientras que la segunda mitad es todo acción, tensión e incluso angustia frente a las decisiones que tiene que tomar el personaje.

Eastwood consigue mostrar esos momentos tan decisivos de Kyle y que le convierten en un héroe, de manera intensa y realista – tanto, que algunos de los compañeros  durante el rodaje de Cooper, eran auténticos navy – Y hablando de realista, si hay algo que no consigue el director, es hacer creer que el bebé de plástico que muestran como hijo del protagonista, sea real. Un detalle que “chirría” bastante y que hizo arder las redes sociales e incluso, crear algún que otro meme.

Pero dejando de lado ese detalle, la cinta ha conseguido el aplauso por parte de la crítica norteamericana y en su primer fin de semana recaudó en EEUU más de 90 millones dólares. Quizás sus seis nominaciones a los Oscar, entre ellas la de Mejor Película y Mejor Actor, hayan ayudado un poco, así como ser una cinta dirigida por Clint Eastwood. Aunque no es de extrañar que una cinta con tintes  de patriotismo lidere la pantalla estadounidense. Y aquí es donde entra la polémica y las duras críticas.

Por un lado hay quien ve al protagonista como un auténtico héroe de guerra mientras que otros, le consideran un asesino y un orgulloso que no se arrepiente de sus crímenes.

Lo cierto es,  que el director no se posiciona ni en un parte ni en otra, simplemente se limita a narrar la vida de Chris Kyle, se centra en lo autobiográfico y apela- como en la mayoría de sus películas- en lo humano, en como siente el protagonista cada instante antes de disparar o en que siente después de la guerra y se abstrae en sí mismo.

Lo mejor: La brillante actuación de Bradley Cooper.

Lo peor: Esa manía de poner muñecos de plástico en lugar de bebés.