Inicio Cine Críticas de cine

Crítica de ‘Efectos secundarios’: un ‘thriller’ médico repleto de giros

Cartel oficial de 'Efectos secundarios'
Cartel oficial de ‘Efectos secundarios’

El caso de Steven Soderbergh resulta curioso. Coquetea con la retirada, pero mantiene un elevado ritmo de trabajo y engorda una filmografía amplia y variada en lo temático. Sus trabajos, unos más logrados que otros, siempre atesoran detalles interesantes. El director vuelve a la senda del ‘thriller’ en ‘Efectos secundarios’, película desarrollada en el ámbito médico y farmacéutico que destaca por sus sorpresas y giros. A pesar de su frialdad, se trata de un estimable filme, de esos a los que el espectador debería acercarse virgen para poder disfrutarlo. Cuanto menos sepa antes de entrar al cine, mejor.

La trama, sin ‘spoilers’, es la siguiente: Emily (Rooney Mara) sufre altibajos y depresiones y le cuesta adaptarse a su nueva situación, marcada por el regreso a casa de su marido (Channing Tatum) una vez cumplida su condena en prisión. Tras un intento de suicidio, la joven acude a la consulta psiquiátrica del doctor Banks (Jude Law). Este le receta unos medicamentos que empezarán a afectarle de forma peligrosa.

Noticia relacionada
Crítica de Your Name: un éxito que no pasa de moda
Rooney Mara, en 'Efectos secundarios'
Rooney Mara, en ‘Efectos secundarios’

‘Efectos secundarios’ arranca con fuerza y envuelve al público en una atmósfera gris y triste que alude al estado anímico de Emily. Mediado el metraje, cuando se desata el conflicto originado por las pastillas, la película cambia de tercio y se convierte en una sucesión de llamativos giros argumentales. Por suerte, nunca llegan a lo rocambolesco y están bien integrados en el guión, firmado por Scott Z. Burns, uno de los colaboradores de Soderbergh.

La propuesta denota el estilo de su autor, al que se le puede reprochar su tono aséptico, una cierta frialdad del conjunto y su distanciamiento de los personajes y la historia. No obstante, la obra entretiene gracias a su red de sorpresas. Asimismo, ‘Efectos secundarios’ lanza una crítica hacia el sistema farmacéutico, guiado por intereses económicos en lugar de por la salud de los pacientes.

Noticia relacionada
Crítica a The End of the Fucking World 2: lo sobrio, mola

Rooney Mara interpreta de nuevo a una mujer torturada por problemas psicológicos, registro en el que se desenvuelve con soltura. Comparte protagonismo con un correcto Jude Law. Ambos están acompañados, en papeles secundarios, por el citado Channing Tatum y Catherine Zeta-Jones.

Del 1 al 10, de nota le ponemos un 7. Un notable.

Lo mejor: la primera parte del relato, con esa atmósfera gris.

Lo peor: una cierta desgana de Soderbergh.

1
Leave a Reply

avatar
0 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
0 Comment authors
Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of