Inicio Cine Crítica de ‘Conan: El Bárbaro’: Acción descontrolada

Crítica de ‘Conan: El Bárbaro’: Acción descontrolada

Compartir

Ya tenemos en nuestros cines el reinicio de la saga de ‘Conan: El bárbaro’ personaje creado por Robert E. Howard en 1932

Los ingredientes para hacer una nueva adaptación de ‘Conan: El bárbaro’ eran buenos para hacer una gran película, es decir, un personaje de acción muy conocido y querido, con un antecedente de películas muy buenas en su época que tal vez se habían quedado un poco desfasadas por el paso del tiempo, pero el resultado final de esta nueva entrega te deja bastante insatisfecho.

Conan el Bárbaro

El film está dirigido por Marcus Nispel, responsable de películas como los remakes de “Viernes 13” y “La Matanza de Texas”, además de “El guía del desfiladero”.

El guión es de Thomas Dean Donnelly responsable de “Sahara” y “Dylan Dog: Los muertos de la noche”.

En el reparto destaca Jason Momoa, actor que se ha hecho famoso por su interpretación de Khal Drogo en “Juego de Tronos” pero que también participó en la serie de “Stargate: Atlantis”. También intervienen Ron Perlman (“En tiempo de brujas”, “Hellboy”), Stephen Lang (“Avatar”, “Enemigos públicos”) y Rose McGowan (“Planet Terror”, “Caramelo asesino”).

‘Conan: el bárbaro’ trata sobre una máscara de poder creado por un antiguo brujo que podía resucitar a los muertos, por suerte fue destruida y los pedazos fueron repartidos y custodiados para que nadie volviera a poseerla, pero el malvado Khalar Zym ávido de poder y queriendo resucitar a su esposa muerta decide juntar los pedazos estando el último en un pequeño pueblo cimerio, así que lo atacan con un gran ejercito siendo el joven Conan el único superviviente que debe subsistir robando y matando. Así cuando es mayor y se cruza con los asesinos de su padre y de su pueblo decide buscar venganza, a la vez que intenta salvar a la joven Tamara que tiene la sangre que puede hacer que resurja el poder de la diabólica máscara.

Crítica de ‘Conan: El Bárbaro’

Esta nueva adaptación es de esas películas que vas a ver al cine para entretenerte, ver mucha acción y pasar un buen rato, pero el director Marcus Nispel y el guionista Dean Donnelly han hecho una mezcla chapucera de otros films, ya sabíamos que en cuanto a banda sonora jamás podrían alcanzar el nivel de “Conan el bárbaro” de John Milius, pero es que el resto tampoco esta ni a la altura de sus zapatos.

Conan el bárbaro

Dos problemas fundamentales que hacen que la película no llega a ser atractiva; el primero es la historia, siendo el mundo creado por Robert E. Howard tan grande y basto, han cogido una parte que ya esta muy vista y resulta poco innovadora, por tanto culpa del guionista.

Pero el segundo problema es de realización, la cámara está todo el rato en movimiento, pero como si tuviera tembleque el que la maneja, las escenas de acción son demasiado rápidas y descontroladas, lo que hace que no puedes recrearte en ellas ni admirarlas, lo único bueno de todo esto es que la película tiene un ritmo de vértigo, van a una zona y luchan, acto seguido aparecen en otra zona y vuelven a luchar, para ir a otro lugar y que casualidad se ponen a luchar otra vez.

Los decorados son un poco indignos de la época actual en la que vivimos, además de pasar por varios templos en ruinas, vamos que se supone que los habitantes, en especial los monjes de la ciudad donde vive Tamara no tienen cosas más importantes que hacer que adecentar el lugar donde viven, ya que todas las paredes están llenas de maleza seca y en ruinas.

Algunos malos son de chiste como el que no tiene nariz o el que controla al pulpo en la fortaleza, si se hubieran intentado hacer un poco más realistas los espectadores lo hubiéramos agradecido, pero en vez de eso te quedas diciendo venga cargártelo ya y pasa a la siguiente zona a luchar con el siguiente.

Los actores básicamente hacen lo que pueden, eso si Jason Momoa es un autentico héroe de acción, con la espada no tiene rival, siempre y cuando no abra la boca, ya que al pésimo y forzado doblaje, no ayuda nada los diálogos que tiene. Rose McGowan esta sencillamente horrible, tanto físicamente como la interpretación tan cargante y exagerada. Los únicos que se salvan podrían ser Ron Perlman, que suele ser un seguro de vida ya que suele estar siempre correcto y Stephen Lang ese actor que nos gustó tanto de Coronel en “Avatar” ahora también hace un papel parecido.

En definitiva podrían haber hecho un peliculón porque ingredientes para ello tenían, pero una vez más se han dedicado a darle más importancia a la acción descontrolada y a un ritmo frenético que ha enseñarte el mundo creado por Robert E. Howard. Los peores augurios se han confirmado, un mal guionista con un mal director, han hecho un producto que en otras manos seguro que hubiera quedado mejor.


Reseña Panorama
Crítica de 'Conan el Bárbaro'
Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.