Inicio Cine Marvel Crítica de ‘Capitán América: El primer vengador’. Estupenda adaptación del personaje de...

Crítica de ‘Capitán América: El primer vengador’. Estupenda adaptación del personaje de Marvel

Compartir

Este fin de semana llega a nuestras pantallas la tan esperada ‘Capitán América: El primer Vengador’. Película basada en los cómics del famoso personaje de Marvel, Capitán América.

Capitán América: El primer vengador es el film que ha sido producido por Paramount Pictures y dirigida por el director Joe Johnston (Jumanji, Jurasic Park 3, El Hombre Lobo). Los actores principales son Chris Evans (Capitán América), Hugo Weaving (Cráneo Rojo), Tommy Lee Jones (Coronel Chester), y Hayley Atwell (Peggy). El Guion es de Christopher Markus, Stephen McFeely y Joss Whedon. Y la producción es de Kevin Feige.

Steve Rogers (Chris Evans) es un chico enclenque y enfermizo que desea unirse al ejercito de los EEUU para combatir a los Nazis en la segunda guerra mundial, al igual que ha hecho su padre y su abuelo en guerras anteriores. A pesar de ser un chico débil no soporta la injusticia y hace frente a cualquier matón, aunque por su pobre constitución acabe apaleado.

Capitán América: El primer vengador

En una feria organizada por el ejército para captar reclutas conoce al doctor Abraham Erskine (Stanley Tucci), que reconoce su valor y voluntad, y le da la oportunidad de someterse a un experimento científico para desarrollar su cuerpo, y convertirse en un superhombre.

Aquí empieza las aventuras de uno de los mayores personajes de Marvel.

Mientras que en la Alemania Nazi se encuentra su antítesis, un científico loco, Johann Schmidt o lo que es lo mismo Cráneo Rojo (Hugo Weaving), que pretende crear un ejército y conquistar el mundo. Así es como comienza la lucha entre el bien y el mal; Steve Rogers defendiendo los valores de América, y Cráneo rojo, un ser inmoral que no se detiene ante nada para conseguir sus objetivos.

Crítica de ‘Capitán América: El primer Vengador’:

La película  está ambientada en la América de 1942 durante la segunda guerra mundial, está repleta de acción y de efectos especiales, que no dan cabida al aburrimiento. El bien y el mal están completamente diferenciados en los 2 bandos, lo que no da lugar a dudas sobre quién debería que ganar y quién debería perder. Aunque este personaje ha conseguido sus poderes por medio de experimentos científicos lo más importante que aporta son sus valores, su nobleza y su persistencia al afrontar las situaciones adversas.

Cualidades que ya poseía cuando era un enclenque. Los protagonistas cumplen perfectamente y a pesar de las dudas que pudiera haber sobre si el actor Chris Evans tras haber interpretado a Johnny Storm en Los cuatro fantásticos podía dar la talla como Capitán América, quedan enseguida disueltas al verle en acción en la piel del Capi, aunque si hubiera que destacar alguna interpretación destacaríamos al siempre  magistral Hugo Weaving.

El Universo Cinematográfico de Marvel siempre está presente.

Tampoco faltan los guiños al resto del universo Marvel como la aparición de Howard Stark, padre de Tony Stark (Iron Man) o la aparición del primer compañero del Capi, Bucki, aunque aparece de una forma renovada, si en los cómics era lo equivalente al Robin de Batman, siendo un crío con máscara, en la película de Johnston, es una  versión más adulta y hasta la transformación de Steve Rogers en el Capitán América ejerce en cierta forma de hermano mayor de este.

También como no, destacar la magnífica partitura de Alan Silvestri (Regreso al Futuro) que consigue a la perfección darle ese aire épico y heroico a la historia.

En definitiva, es una historia sencilla, pero entretenida. No es una película hecha para pensar sino para disfrutar de la acción y de los efectos especiales, y para pasar un buen rato en el cine con un refresco y unas palomitas.