Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Babadook’, lo que hoy me atormenta a mí, mañana puede...

Crítica de ‘Babadook’, lo que hoy me atormenta a mí, mañana puede ir a por ti

Compartir

Análisis de la película Babadook.

Comenzamos el año con increíbles novedades en la cartelera, las cuales no te dejarán reposar ni un día más la resaca que aún se prolonga desde Nochevieja. Al fin podemos volver a ver en pantalla grande algunas de las propuestas más destacadas del último Festival de cine fantástico de Sitges, entre ellas la curiosa película australiana ‘Babadook’ (su título original es ‘The Babadook’), ganadora del premio especial del jurado y del galardón a la mejor actriz (Essie Davis).

El terrorífico filme de Jennifer Kent ha entusiasmado no solo al aquelarre compuesto por los críticos de cine, sino también a cinéfilos enamorados del género de terror y a directores tan trascendentales como William Friedkin, creador de ‘El exorcista’, quien afirma que ‘Babadook’ es “la película más aterradora” que ha visto jamás. Señoras y señores, les presento al Baba dook, dook, dook.

BABADOOK

En una pequeña casa al sur de Australia vive una familia martirizada por la trágica muerte del padre hace seis años. Amelia, la madre, opta por no hablar de este horrible acontecimiento y procura convencerse de que la vida sigue y que ya está todo superado. Además de hacer frente a ese vacío, todos los días tiene que sacar adelante a su hijo Samuel, un niño temeroso, obsesionado con los monstruos de sus cuentos y con una gran sensibilidad hacia lo sobrenatural.

Como todas las noches, Samuel suplica a su madre que le lea uno de esos cuentos que tanto le atormentan. Sin embargo, esta noche toca un cuento nuevo, un cuento macabro que Samuel ha encontrado en la librería: la historia de Mr. Babadook. Al terminar de leerlo, Samuel tiene pesadillas y pide a su madre que revise el interior de los armarios y el espacio de debajo de la cama. Amelia, acostumbrada a esta rutina, resta importancia al comportamiento paranoide de su hijo. Otra vez está inventando cosas, otra vez está obsesionado con que hay algo que nos va a matar a los dos, otra vez está… ¿fingiendo un ataque epiléptico?

El Señor Babadook no tiene tentáculos ni cien ojos ni lengua biperina ni se esconde debajo de la cama. Este monstruo aterra no por lo que muestra, sino por lo que esconde bajo su sombrero y su capa negra. Todo lo que temes es el Señor Babadook. Si vives deprimido y con miedo, estás dejando entrar a Babadook. Dejarle entrar es abrir la caja de Pandora que todos guardamos bajo siete llaves en nuestro subconsciente. Abrirla es fácil, pero si consigues cerrarla, es decir, si consigues echarlo, significa que eres mortalmente invencible.

El estado anímico de Amelia y Samuel es el caldo de cultivo perfecto para que Babadook se asiente en sus vidas, alimentándose de sus miedos y devorando su cordura. A Babadook solo lo matamos si extirpamos esa glándula negra que todos damos de comer diariamente con nuestras fobias e inseguridades.

Como película, es mejorable. La idea es atractiva pero ya ha sido machacada utilizando una gran variedad de monstruos y seres sobrenaturales. Un punto a favor, desde mi punto de vista, es que tenemos un objeto maldito: el propio cuento que guarda al monstruo. La fórmula ‘Jumanji’ gusta, tenemos un recipiente que contiene el mal y, por lo tanto, “lo que hoy me atormenta a mí, mañana puede ir a por ti”.

En su contra destaca la falta de originalidad y el escaso juego que se le ha dado al monstruo, ya que no se ha sabido aprovechar todo el poder que tiene esta figura. Si Babadook se muestra al espectador como un engendro que esconde lo que nadie debería ver, personalmente esperaba encontrar algo más intenso y horrible. Puede que sea yo, pero no la he encontrado excesivamente terrorífica, incluso ha habido momentos en los que un poco más de sangre no habría estado de más.

Si queréis entreteneros una tarde, podéis ir al cine a verla, pero lo que yo os recomiendo es que os hagáis con un ejemplar del cuento (la guionista y el ilustrador del filme han editado una serie limitada del cuento exactamente igual al utilizado en la película). El cuento es más impactante que la película, y es un regalo perfecto para tus hijos…

Recordad, todos tenemos un Babadook que nos toca la puerta por las noches. Depende de ti dejarle entrar.


Compartir
Patricia Torres

Humilde cinéfila amante de los filmes más polémicos y enrevesados. Os ayudaré a descodificar aquellas películas que nos traen de cabeza, aquellas que abandonamos en la carpeta de ‘petardos horribles’ y a las cuales siempre otorgamos un cómodo final abierto.

Si buscáis un cine de palomitas, el cual no critico en absoluto, esta no es la mejor sección. Comentaremos películas de culto, películas censuradas, películas dirigidas a una minoría tan reducida que solo el director y su mujer las entienden.

Como no estoy en posesión de la verdad absoluta, me encantaría que comentarais y debatierais conmigo las mayores extravagancias que el cine ha engendrado.