Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Aprendiz de Gigoló’

Crítica de ‘Aprendiz de Gigoló’

1048

John Turturro inmejorable y sobresaliente en ‘Aprendiz de Gigoló’.

John Turturro ha dirigido, ha escrito, y protagoniza ‘Aprendiz de Gigoló’ esta divertida comedia con la ayuda de Woody Allen como coprotagonista, y grandes actrices de reparto como Sofía Vergara, Vanessa Paradis, y Sharon Stone. La distribuidora es es DeAPlaneta Home Entertainment y la fecha de estreno es el 30 de Abril del 2014.

TEASER poster de Aprendiz de Gigoló
TEASER poster de Aprendiz de Gigoló

Murray (Woody Allen) se ve obligado a cerrar su tienda de libros en un barrio Judío de New York, y a buscarse la vida de alguna otra manera, cuando le surge la idea de colocar a su viejo empleado Fioravante (John Turturro) de Gigoló, tras conocer a una doctora rica (Sharon Stone) que busca nuevas experiencias. Fioravante, un señor ya algo mayor que trabaja a tiempo doble en la librería y en una floristería, tras pensarlo detenidamente decide probar. Tras vestirse elegantemente Fioravante se presenta en la lujosa casa de la doctora, y sorprendentemente  interpreta el papel de todo un profesional y caballero gigoló. La noticia corre de boca en boca por lo que pronto llegan nuevos trabajos y fluye el dinero para ambos.

John Turturro interpreta un papel magistral a veces como un sencillo trabajador, y a veces como un autentico y elegante profesional, que encandila a cualquier mujer que se le presenta. Sin gesticular demasiado, ni hablar demasiado, Junto con algunas frases sueltas en español (En la versión sin doblar),  le bastan para  encandilar el público y hacer soltar más de una carcajada. Woody Allen es el que lleva los pesos de los diálogos como siempre ha hecho en todas las películas en las que ha actuado, haciéndolo de un modo difícil de superar. Se dedica a liar a todo el mundo para que se lleven a cabo sus propósitos, empezando por su antiguo empleado.

El desarrollo de la historia ocurre en un barrio Judío donde existe una mentalidad ultraconservadora, donde no se permite ni el más mínimo desliz en la moral, lo que provoca un choque directo entre esta mentalidad, y la libertad de pensamiento, y de búsqueda del amor o del placer que ofrecen estos dos amigos. Además de ser una divertida comedia también explora estos profundos campos entre distintas mentalidades y formas de ver la vida, aunque parece ridiculizar el pensamiento rígido y anticuado de la ortodoxia judía más radical.

De un modo muy sencillo sin despliegues de medios, John Turturro ha creado una película divertida y de gran calidad que vale la pena no perderse.

Le damos de nota 8 sobre 10.