Inicio Cine Crítica de American Pie: El reencuentro. Por Gustavo Martín

Crítica de American Pie: El reencuentro. Por Gustavo Martín

2512
American Pie
American Pie: El reencuentro

Nuestros amigos de Sensacine.com nos han invitado al cine Kinepolis de Madrid para asistir al preestreno de “American Pie: El reencuentro”, que se estrenó el pasado 4 de Mayo del 2012.

La película es del género de comedia y cuenta con la dirección de Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg, que han dirigido películas juntos como “Dos colgaos muy fumaos: Fuga de Guantánamo”, el guión es de Adam Herz (Saga de American Pie) y Jon Hurwitz, y cuenta con un gran reparto como Alyson Hannigan (Michelle Flaherty), Jason Biggs (Jim), Seann William Scott (Steve Stifler), y Thomas Ian Nicholas (Kevin Myers). Ha sido producida por Universal Pictures.

Después de 13 años del comienzo de la historia, los amigos de la adolescencia se reúnen un fin de semana para asistir a una fiesta de antiguos alumnos del instituto. Cada uno de ellos ha tenido en la vida distinta suerte, pero cuando se reúnen de nuevo en un bar surge de nuevo la conexión y la química de antaño. Parece que va a ser un fin de semana tranquilo hasta que van a pasear a la playa donde antiguamente montaban las fiestas, y se encuentran una fiesta de adolescentes, en la que se encuentra una antigua vecina de Jim, de la cual el había sido canguro cuando era niña, y que ahora está celebrando su 18 cumpleaños.

American Pie: El reencuentro es una película de comedia que sigue la línea de las anteriores películas pero ahora desde el punto de vista de personas de 30 años, algunos casados y con hijos. Poco a poco van apareciendo los mismos personajes de las anteriores películas y protagonizado por los mismos actores, para los cuales han pasado 13 años desde que se conocieron de adolescentes (Aunque aquí no hablamos de la multitud de imitaciones y secuelas de American Pie que se han filmado con otros personajes). Todos han madurado en mayor o menor medida excepto Steve Stifler, que sigue como siempre, provocando todo tipo de líos inimaginables. Si las anteriores películas de la saga te han gustado, entonces esta es de obligatoria asistencia.

Le damos de nota un 7,5 sobre 10.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.