Inicio Cine Crítica de ACERO PURO: Grandes peleas de robots

Crítica de ACERO PURO: Grandes peleas de robots

1940

‘Acero Puro’ es una película basada en la historia llamada “Acero” de Richard Matheson que escribió en 1956, también se basa en el juego de mesa infantil del mismo nombre donde un robot rojo y uno azul pelean hasta que uno le quita la cabeza al otro.

La adaptación cinematográfica es de Shawn Levy, director de “Noche en el museo 1 y 2”, “Doce en casa” y “Noche loca”. En el reparto destacan Hugh Jackman (“La fuente de la vida”, “X-Men Orígenes: Lobezno”), Evangeline Lilly (“Perdidos”, “En tierra hostil”) y Dakota Goyo (que hizo de joven “Thor”).

“Acero Puro” está ambientada en 2020, el deporte favorito en esta época es la lucha de robots, el protagonista Charlie Kenton (Hugh Jackman) fue un gran boxeador, pero ahora mal vive con la lucha de robots fuera de las grandes ligas, cuando una antigua novia fallece tiene que cuidar a su hijo de 12 años, en un principio la relación entre el niño y su padre no es muy buena pero ira cambiando a medida que consiguen ganar combates con su nuevo robot “ATOM”, una pequeña maquina que desafiará al mas grande de los campeones robots, el todo poderoso “ZEUS”.

Crítica: “Acero Puro” es una mezcla de varias películas y el resultado no puede ser mejor, por un lado la historia se asemeja a “Yo, el Halcón” film protagonizado en 1987 por Sylvester Stallone, donde un campeón de pulsos recorre el país con su hijo del que se tiene que hacer cargo cuando su madre muere, por otra parte “Acero Puro” también copia otro éxito de Stallone, nos referimos a “Rocky”, ya que la pelea final entre “Atom vs Zeus” podría ser una recreación robótica de la mítica pelea de “Rocky vs Apollo”. Por último tiene un toque de “Transformers” pero mientras Michey Bay tenia la manía de mostrar las peleas con movimientos muy rápidos que incluso mareaban, aquí la cámara esta quieta y podemos ver con todo detalle lo bien hechos que están los robots.

Si repasamos la trayectoria del director Shawn Levy vemos que está llena de films para toda la familia, así que en “Acero Puro” han tratado de hacer un espectáculo para todas las edades y rebajar la violencia que se podría intuir al principio con los trialers y las primeras imagenes que nos enseñaban.

Sin duda lo mejor del film es la relación entre el niño y el padre, atención a Dakota Goyo que si sigue por este camino y Hollywood no le deslumbra hay actorazo de nivel, ya que se pone al mismo nivel que uno de los actores más carismáticos de la actualidad como es Hugh Jackman, incluyendo los bailecitos que se monta el niño con el robot al más puro estilo Justin Bieber.

La banda sonora es muy buena con auténticos temazos como “Bad Meets Evil” de Fastlane y “Till I Collapse” de Eminem.

En definitiva muy entretenida y muy bien hecha, con una historia entrañable y unos combates de autentico lujo.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.