Inicio Cine Crítica ‘En el corazón del mar’

Crítica ‘En el corazón del mar’

Compartir

Crítica de la película ‘En el corazón del mar’.

El fenómeno literario desatado por Moby Dick (Herman Melville, 1851), a lo largo de la historia, ha encontrado una nueva vía de presentación al mundo gracias a la mano de Ron Howard. ‘En el Corazón del Mar’ basa su relato en el suceso real, recogido por Nathaniel Philbrick en su relato homónimo (In The Heart of The Sea, 2000), que inspiró a Melville para escribir la epopeya marina. Tratando de mostrar la cara oculta de una historia lastrada por la ínfima calidad de sus decorados y la reconstrucción del cachalote, sumados a una narrativa lineal, Howard se permite el lujo de pretender impactar al espectador. Espectador que sólo puede sacar una cosa en claro de este ejercicio; Chris Hemsworth está muy por encima de Thor.

Desgraciadamente, ‘En el corazón del mar’ sólo impacta por su capacidad de reducir un relato angustioso y de múltiples perspectivas, a una insulsa narración que no hace ninguna justicia con la obra a la que adapta. Recuerda, en cierto modo, a La Vida de Pi (Ang Lee, 2012), con saltos temporales que intercalan el presente, donde Thomas Nickerson desvela la tragedia a un joven Herman Melville, con la recreación de la historia que está narrando. Una decisión que, de no ser por el pobre enfoque que demuestra ulteriormente, podría haber resultado satisfactoria. No hace hincapié en los momentos álgidos de la pieza, tampoco consigue mostrar los verdaderos sentimientos de los personajes, quienes se mantienen en el primer perfilado, y comete constantes errores en la recreación de un mundo sci-fi que podría encajar sin problema en la serie B. El espectador que busca un drama que mantenga el interés se encuentra, simplemente, con una incoherencia entre el conflicto interno del narrador presente, quien después de décadas sigue atormentado, con un joven Nickerson de regreso, que parece no haber vivido más que una aventura irreal. Howard no trasciende el límite de una trama que termina navegando sin rumbo, impulsada por efectos visuales en los que se apoya notablemente, y cayendo en algún que otro cliché que facilite la digestión de 120 minutos en los que la falta de previsibilidad juega en contra, es decir, sepultando momentos que podrían haber favorecido el impacto que constantemente pretende el director. Sin embargo, y a pesar de no haber ejecutado un buen trabajo en el efectismo, las imágenes y el trabajo documental, sí consiguen transmitir la inmensidad de un océano que recaba más respeto que el propio cachalote del que intentan escapar. Y todo ello en constante sintonía con la heroicidad de Owen Chase, desde el que podemos vislumbrar cómo el director ha tratado de plasmar, sin demasiado éxito, uno de los temas más conflictivos en el siglo XIX; la diferencia de clases. Aventura, efectos que intentan ser grandiosos, pero se ahogan en la tormenta.

En el corazón del mar

Pero no todo son malas noticias para las aspiraciones de ‘En el corazón del mar’; Chris Hemsworth demuestra que el traje de Thor le queda muy pequeño. Y es que, a pesar de que el perfil de su personaje, Owen Chase, se descubre poco desarrollado para el peso que aguanta sobre sus hombros, el intérprete australiano ejecuta un trabajo excepcional, repleto de detalles que ayudan al espectador a captar el sufrimiento que el guión aparca en los márgenes. Acompañado por Tom Holland y su buen papel como el joven Thomas Nickerson, encabezan un reparto donde los nombres Brendan Gleeson, Ben Whishaw o Cillian Murphy se limitan a cumplir con su cometido, sin deslumbrar un ápice. Una parcela de la que Howard podría haber sacado gran material pero, lamentablemente, también queda a la espera de un desarrollo más pronunciado.

‘En el corazón del mar’ es el resultado de una epopeya que se sustenta en la imagen, y pierde fuelle en la trama, terminando por firmar una superproducción técnica carente de emoción. Un filme más a la lista de decepciones, un filme que salva su dignidad gracias a Hemsworth y el conjunto de imágenes que despiertan al espectador del letargo inducido por la lenta y lineal narración empleada por el director.