Inicio Cine Críticas de cine ‘Cincuenta sombras más oscuras’: sexo, erotismo, seducción y banda sonora

[CRÍTICA] ‘Cincuenta sombras más oscuras’: sexo, erotismo, seducción y banda sonora

1609

‘Cincuenta sombras más oscuras’: promesas medio cumplidas y pocas sombras por descubrir

El fenómeno mundial ha regresado. La segunda parte de las novelas eróticas de E.L. James ha llegado. ‘Cincuenta sombras más oscuras’ se ha estrenado este viernes en la gran pantalla. Han pasado dos años desde que los fans pudiésemos ver a Dakota  Johnson y Jamie Dornan en los papeles del seductor Christian Grey y la tímida Anastasia Steele. La crítica destrozó la primera entrega y, al parecer, le va a pasar lo mismo a la segunda. 

Póster de Cincuenta sombras más oscuras

Según fuentes oficiales, ‘Cincuenta sombras más oscuras’ acumula apenas un 10% de consensos en la web Rotten Tomatoes, frente al 25% de la entrega original. “De alguna forma la secuela consigue ser incluso peor que la sorprendentemente mala 50 sombras de Grey”, afirma el USA Today. “¿Más oscuro? La película va más bien en otra dirección”, señala The Hollywood Reporter. Variety consigue levantarla un poco afirmando que la película no cumple para nada con el título pero que es “divertida y sexy”

La película ha intentado con creces superar los errores que cometió su primera entrega sin llegar a conseguirlo. No han conseguido transmitir y han destrozado al personaje de Christian Grey. 

Mucho pero que mucho sexo y una espectacular banda sonora

Parece que la dirección de James Foley (Seduciendo a un extraño, Pasión obsesiva) ha querido satisfacer a los fans. Ha llenado a la segunda entrega de todo el sexo que faltó en la primera. Y es que apenas pasados 10 minutos, Christian Grey ya sumerge su rostro entre las piernas de Anastasia. 

Dakota Johnson en Cincuenta sombras más oscuras

Muchos planos cortos y unos juegos de seducción y provocaciones acompañadas de una espectacular banda sonora (un poco por debajo de su primera entrega) que no cesan en las dos horas que dura el filme. Un combinado lleno de dinero, excesos, abdominales, juguetes sexuales y un intento fallido de género clinex para el género femenino.

Obviamente, la adaptación del libro erótico tenía que tener sexo y la promesa de su calificación R las cumple por encima de las expectativas. Pero ¿Dónde está la historia?.¿Dónde están las sombras?. ¿Dónde está el Christian Grey obseso del control que conquistó a las lectoras?. “¿Queríais sexo? Pues es lo único que vais a tener”. Eso es lo que la nos dicen en esta entrega. 

¿Dónde están las cincuenta sombras más oscuras? [SPOILERS]

Como los fans de los libros habrán podido observar, la película se come toda la historia. La de Christian Grey, la de la ex sumisa Leila, la del jefe de Anastasia, la de Mrs.Robinson, la de la familia Grey… En definitiva, la película intenta contar sin realmente contar nada. La primera secuencia nos traslada a través de una pesadilla de Grey a su más oscura infancia. Pero ya. Es lo único que vamos a saber de ello. Su madre era una puta adicta al crack que deja huérfano a su hijo maltratado por su chulo. En cuanto a la mínima acción que podría contener la historia, la adaptación cinematográfica la destroza.

Imagen de Cincuenta sombras más oscuras

Todo se reduce a dos apariciones de Leila. Una ex sumisa que en el libro amenaza constantemente a Anastasia y nos permite descubrir algo más de su pasado, una de ellas con un arma y un disparo. A su favor diré que ver como domina y controla a Leila con un “De rodillas” impacta. Pero ya.

Eric Johnson interpreta a un intento de villano que intenta abusar de Anastasia y pone un poco al límite a Christian. Pero poco, no vaya a ser que los micromachismos y el control salgan a la luz. Y por último, la famosa Mrs. Robinson, el personaje de Elena Lincoln (que no se porqué no se presentó como es debido en la primera entrega) utiliza a la oscarizada Kim Basinger destruyendo su potencial. Dos encuentros con Ana y una torta de la señora Grey ¿Por qué? Si lo quieres saber, lee el libro porque si esperas enterarte viendo la película va a ser imposible.

No hay control, no hay normas, no hay sometimiento ni misterio ¿Dónde está el personaje de Christian Grey?

No se si habrá sido el público feminista, la censura impuesta de forma indirecta por la sociedad actual o que, simplemente, la película no tenía tiempo para contar la transformación de Christian. Anastasia domina totalmente la película pudiendo hacer absolutamente todo sin ninguna réplica por parte del “obseso del control”. Los desafíos continuos por parte de Ana que deberían sacar de sus casillas a ‘Cincuenta’, simplemente despierta sonrisas entre ambos. ¿Qué poder tiene entonces sobre él Anastasia? ¿Cómo podemos ver esa transformación de un Grey dominador y controlador?

Una de las secuencias más machistas que podrían haber incluido simplemente desaparece. En el libro, E.L James retrata la gala benéfica celebrada con una fiesta de máscaras y fuegos artificiales de forma totalmente diferente.Mientras visualmente solo vemos glamour y secretos entre ambos personajes, en el libro incluye una rifa en la que las mujeres que hayan querido participar venden su primer baile en la fiesta al mejor postor. Todo por una buena causa, obviamente. Algo por lo que Grey llega a pagar 100.000$ impidiendo que alguien pudiera bailar con su Anastasia.

Imagen de Cincuenta sombras más oscuras

En definitiva, una segunda entrega reducida de nuevo a “mucho ruido y pocas nueces”. Eso sí, con mucho más sexo. 

La escena poscréditos nos adelanta un momento clave de ‘Cincuenta sombras liberadas’, la tercera entrega de la saga erótica

Tras haber aceptado la propuesta de matrimonio hecha con flores y corazones en una habitación de encanto con fuegos artificiales de fondo y un gran anillo, la escena final nos adelanta la boda.

La voz en off de Christian recitando los votos de la boda acompaña al plano detalle del velo y vestido de novia de Anastasia. A continuación, varias imágenes de la pareja en un yate y… teniendo más sexo se amontonan en la pantalla. Es decir, más de lo mismo.

‘Cincuenta sombras liberadas’ llega a los cines a principios de febrero del próximo año coincidiendo también con el día de San Valentín. Concretamente el 9 de febrero de 2018.

Cincuenta sombras más oscuras