Inicio Series de televisión Netflix Crítica de ‘Black Mirror: Metalhead’: El terror también es tecnológico

Crítica de ‘Black Mirror: Metalhead’: El terror también es tecnológico

Compartir

Análisis de ‘Black Mirror: Metalhead’, episodio de la temporada 4 de ‘Black Mirror’. Esta crítica no contiene spoilers sobre el capítulo.

‘Black Mirror: Metalhead’ es uno de los episodios más intrascendentes y menos interesantes de la historia de la serie. Vale, ya me lo he quitado de encima. A partir de aquí, podemos hablar de lo bueno que tiene el episodio. Porque tiene muchas cosas buenas. La primera de ellas y la más importante -que a su vez provoca esa intrascendencia o pérdida de interés por mi parte- es la asignatura pendiente que tenía esta maravillosa seria creada por Charlie Brooker: el género del terror.

Black Mirror: Metalhead (Netflix)

En tres temporadas, ya que la temporada 4 está a punto de llegar a Netflix, hemos visto cómo ‘Black Mirror‘ es capaz de abordar cualquier género. Pero en el terror solo nos habíamos aproximado. Nunca habíamos entrado de lleno en una historia que, literalmente, jugara con los clichés de dicho género y profundizara más en él. ‘Black Mirror: Metalhead‘ es una excepción. Y, solo por eso, ya merece la pena haberlo visto.

‘Black Mirror: Metalhead’ no juega con el género de terror. Se limita a poner los clichés de forma metódica y automática sin arriesgarse. Solo el carismático robot y una omnipresente Maxine Peak son capaces de salvar los muebles de una historia que se va fuera de toda concepción blackmirroriana.

La historia de ‘Black Mirror: Metalhead‘ es la típica historia al uso de survival horror. La diferencia reside en que, como viene siendo habitual en esta serie, el enemigo tangible no es otro que la propia tecnología. Dejamos de lado los asesinos en serie y los monstruos mitológicos -así como los entes puramente espirituales o divinos- para encontrarnos un enemigo que es capaz de todo porque, simplemente, está programado de esa manera. No obstante, no hay nada más allá de esto que sea sorprendente en ‘Black Mirror: Metalhead‘. Aquí no se juega con el género o con los clichés del género. Simplemente se han limitado a ponerlos de forma metódica e inteligente a lo largo de la trama.

Black Mirror: Metalhead (Netflix)

Ayuda que se haya lanzado en blanco y negro y que la protagonista, una muy creíble Maxine Peak llevada al límite interpretativo, sea capaz de transmitir tanto en cada escena. Pero no hay aquí nada que sea capaz de llamarme la atención o que, directamente, me haga pensar que estoy viendo un episodio de ‘Black Mirror’.  Es lo mismo de siempre en un género que no es capaz de reinventarse en las formas, aunque sí lo haga en los diseños o en las historias. Una auténtica lástima, porque había potencial. Seguiré esperando un episodio de terror en esta serie que esté a la altura de las expectativas. Aunque no negaré que me lo pasé en grande viendo cómo la supervivencia de Maxine Peak era puesta en duda en cada escena.


Reseña Panorama
Crítica de 'Black Mirror: Metalhead'
Compartir
David Lorao

Graduado en Periodismo. Concibo el cine como la fábrica de sueños que forjó George Méliès y vivo a medio camino entre el Asilo de Arkham y la Cocina del Infierno. Devorador de cómics y adicto a la literatura y las series de televisión. Admiro por encima de todo la obra de Alan Moore, Frank Miller y Neil Gaiman, aunque no le daría la espalda a nada que haya salido de los lápices creativos de Ibáñez. Generación ‘Goonie’ y pasión por la escritura. “Nunca abandones tus principios, ni siquiera en presencia del apocalipsis”. También puedes leerme en twitter como @goonielor.