Inicio Cine Críticas de cine Crítica Bajo la misma estrella. Romance de 2 adolescentes con cáncer.

Crítica Bajo la misma estrella. Romance de 2 adolescentes con cáncer.

4343
Compartir

Nuestros amigos de Sensacine.com nos han invitado al pase de la película ‘Bajo la misma estrella’ del director Josh Boone, que presenta su segunda película tras “Un invierno en la playa”. Para ello ha contado con los guionistas Scott Neustadter, Michael H. Weber, que se han basado en la novela de John Green.

Hazel (Shailene Woodley) y Gus (Ansel Elgort) son dos extraordinarios adolescentes que comparten un ácido sentido del humor, un desprecio por lo convencional y un amor que les arrastra (y a nosotros con ellos) hacia un viaje inolvidable. Su relación es incluso más increíble si tenemos en cuenta que se han conocido y enamorado en un grupo de apoyo a personas con cáncer. BAJO LA MISMA ESTRELLA, basada en el best-seller de John Green, explora la felicidad, la emoción y la tragedia que supone estar vivo y enamorado.

bajo-la-misma-estrella-ansel-elgort-shailene-woodley

Crítica de ‘Bajo la misma estrella’:

Damos gracias a que la película está basado en una exitosa novela y no en hechos reales, ya que la pareja de enamorados luchan para sobrevivir al cáncer, mientras intentan experimentar y vivir como cualquier adolescente lo haría. Después de las sagas de romances adolescentes entre vampiros, zombis, hombres lobo o en épocas futuristas como la protagonizada recientemente por la propia Shailene Woodley, en “Divergente”, a la que hicimos una entrevista en exclusiva en Cinemascomics, tenemos una historia de amor muy realista que nos pone los pelos como escarpias, que a veces roza el mal gusto. A pesar de ello la enfermedad de los protagonistas queda finalmente en segundo plano, quedando una historia de amor, esperanza y positivismo hacia la vida.

Shailene Woodley está sobresaliente en su papel de adolescente enferma de cáncer que intenta superar sus limitaciones y llevar una vida normal, realizando una actuación totalmente diferente a su último trabajo, en el que interpretaba a una chica llena de vitalidad inteligente y experta en artes marciales. Se ha sabido adaptar a un papel completamente opuesto de un modo magistral, demostrando que es una actriz que tiene muchísimo talento y que le espera un grandísimo futuro. Aunque tiene unos cuantos añitos más que su personaje de 16 años, no ha tenido ninguna dificultad en meterse en su papel. Ansel Elgort que ya ha trabajado con Shailene Woodley en Divergente, hace de perfecto compañero coprotagonista, aunque queda algo superado por la actuación de Shailene Woodley, quedando relegado a estupendo amigo que siempre busca lo positivo de la vida, que acompaña a la chica en esta historia. Su personaje se aproxima más a su edad real y por ello no tiene ningún problema en interpretar al enamorado adolescente.

Con una mezcla llevada al límite de drama y romance, con algunos momentos de comedia, tenemos está historia de amor de dos adolescentes, que a ratos nos hace resoplar por la crueldad de la situación con su enfermedad, y a ratos nos hace disfrutar de una historia de amor e ilusión por la vida. Se establece un equilibrio entre lo negativo y lo positivo, entre crueldad y amor, que nos hace seguir en tensión una historia que parece avanzar con buen pié, pero que puede acabar mal en cualquier momento.

De damos de nota un 7,5 sobre 10.

Compartir
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.