Inicio Cine Crítica ‘Asalto al poder’. Demasiado parecida a 'Objetivo: La Casa Blanca'

Crítica ‘Asalto al poder’. Demasiado parecida a 'Objetivo: La Casa Blanca'

2516

Si metemos en una coctelera “Independence Day” + “Air Force One” + “Objetivo: La Casa Blanca” obtenemos “Asalto al poder”

Channing-Tatum-White-House-Down

Así es, “Asalto al poder” (13 de septiembre en cines) es un mejunje de las mencionadas, edulcorada con dosis de humor infantil y mezclada con problemas típicos americanos (el protagonista, divorciado que no atiende a su hija). Todo ello, y para su presentación, adornado con espectaculares escenas de acción perfectamente rodadas y destrucción de iconos americanos para reforzar el patriotismo del espectador (no ha funcionado en EE.UU., no va a funcionar aquí).

De esta forma, sólo Roland Emmerich podía orquestar semejante historia, que intenta emular a “Independence Day” pero que se queda sólo en intento y mención (uno de los mejores chistes de la cinta le hace referencia). Pero si al menos la historia fuera original tendría un pase, el problema es que hace 4 meses ya vimos el mismo argumento con Gerard Butler de protagonista y Antoine Fuqua de director en la esperpéntica “Objetivo: La Casa Blanca”.  Así pues, tenemos dos películas que giran alrededor del mismo argumento: La Casa Blanca es atacada, las defensas fallan y el Presidente de los EE.UU. y toda la nación están en peligro, pero sólo un hombre (en el que nadie confía) podrá derrotar a todos los malos y salvar al Presidente, al país y al Planeta (no destacan por su modestia los americanos precisamente).

La historia está llena de tópicos, desde el héroe invencible, a la relación padre e hija inexistente, a que el héroe esté en el lugar oportuno en el momento preciso o que los enemigos brillen por su estupidez. Y el peor de todos, el villano que revela su plan antes de terminarlo… Un clásico. Todo esto dirigido por un hombre que ha hecho de las explosiones y efectos especiales su tarjeta de visita (Michael Bay y él se deben picar para ver quien gasta más millones en efectos especiales innecesarios).

A pesar de todos sus defectos, la cinta resulta entretenida mientras no sea tomada en serio, regalando unos espectaculares efectos especiales y escenas de acción muy bien rodadas, pero que no consigue empatizar con el espectador, debido a unos personajes que no evolucionan y que sus motivaciones son absurdas, a parte de repletos de estereotipos (empezando por ese presidente negro encarnado por Jamie Foxx que no duda en calzarse una “Air Jordan” cuando va a empezar la acción).

En cuanto a los personajes, nos encontramos ante un Channing Tatum que pretende ser Bruce Willis, pero el papel le viene grande para su nivel de interpretación y le falta carisma. Un Foxx que nos ofrece uno de sus peores trabajos, y una niña que es una mezcla de Lisa Simpson y Hermione Granger. Sólo Maggie Gyllenhaal, Richard Jenkins y James Woods destacan en el plano interpretativo de manera favorable, en especial el último, soberbio en sus escenas, dándole algo de consistencia a la trama.

También hay que destacar, de manera negativa, la duración excesiva y descompensada, que torpedea lo que podría haber sido un buen producto de acción ligero de digerir y olvidar rápidamente, para convertirlo en un intento de aflorar los sentimientos patrióticos del espectador a base de destruir sus figuras emblemáticas y de intentar lanzar como nuevo héroe de acción al inexpresivo Tatum.

En definitiva, nos encontramos ante un producto entretenido pero vacío de sentido, demasiado parecida a  la película de Fuqua, teniendo escenas demasiado similares y personajes parecidos en exceso. Nos es de adivinos declarar que en unos años serán difícilmente distinguibles ambas para el público.

Debes ir al cine a verla si: Te entusiasman las escenas de acción espectaculares y te gustó “Objetivo: La Casa Blanca”.

Quédate en casa y pasa de verla si: Reniegas de productos con presupuestos caros pero con diálogos absurdos, repletos de tópicos y desenlace previsible… Y te niegas a ver todo esto durante más de dos horas.

Nota: 5

Síguenos en Twitter: @cinemascomics y @EduQuintana16

Edu16k
"Eduardo Quintana: Licenciado en Derecho que demasiado tarde descubrió que se había equivocado de carrera, se dedica a devorar todo tipo de cine, desde el de culto al tan pésimo que consigue dar la vuelta (como la reciente "Sharknado").No concibe un día sin haber visto al menos una película o capítulo de una serie de TV, junto a una cachimba. Adora los videojuegos y los cómics, y cualquier libro que caiga en sus manos será irremediablemente leído.Fan de los blockbusters, "Juego de tronos", "Friends", "The Big Bang Theory", "Los Simpson", etc.También colabora como redactor y Twitter Manager en Cineralia y, cuando le dejan, en De fan a fan."