Noticias / Cine / Críticas de cine / Crítica a TOP GUN: MAVERICK. Un espectáculo brutal
Críticas de cine

Crítica a TOP GUN: MAVERICK. Un espectáculo brutal

El próximo 27 de mayo llega a la cartelera española, TOP GUN: MAVERICK, y hay que decir que es una pasada

La secuela de Top Gun llega por fin, tras 36 años de larga espera. Un momento que muchos fans llegamos incluso a dudar de que llegará. Aún más tras el triste fallecimiento de Tony Scott, director de la original, cuando el proyecto de la secuela parecía contar con luz verde para comenzar su pre-producción. Finalmente unos años más tarde el rodaje arrancó en 2018. Pero los problemas parecían perseguir a Top Gun: Maverick. En 2020, llegó la pandemia por COVID-19, lo que retrasó su post producción y la fecha de estreno en cines varias veces. De hecho se llegó a pensar que correría la misma suerte que algunas películas producidas durante esas fechas y que pasaría a estrenarse directamente en cines.

Sin embargo aquí estamos hablando de su secuela. Top Gun: Marverick, ha contado con Joseph Kosinski (Oblivion, Tron) como director. Ehren Kruger y Eric Warren Singer y Christopher McQuarrie han sido los guionistas, este último, director de las películas de Jack Reacher, y las últimas entregas de Misión imposible, que además también ha participado con productor ejecutivo.

La película está protagonizada por Tom Cruise repitiendo el papel de Pete «Maverick» Mitchell, con Miles Teller, Jennifer Connelly, Jon Hamm, Glen Powell, Lewis Pullman, Charles Parnell, Bashir Salahuddin, Monica Barbaro, Jay Ellis, Danny Ramirez, Greg Tarzan Davis, Ed Harris y Val Kilmer regresando como Ice Man.

La historia

Pete «Maverick» Mitchell (Tom Cruise) que tras más de treinta años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, sigue forzando los límites como valiente piloto de pruebas y esquivando el ascenso de rango que le dejaría en tierra. Tras desafiar al almirante Cain (Ed Harris), y cuando está a punto de ser expulsado de la armada, su buen amigo Ice Man  (Val Kilmer), intercede para que sea destinado de nuevo al TOP GUN.

En el transcurso de unas sesiones de formación para que un destacamento de graduados de TOP GUN llevase a cabo una misión especializada que ningún piloto vivo había realizado, Maverick se encuentra con el teniente Bradley Bradshaw (Miles Teller), cuyo indicativo de llamada es «Rooster», e hijo del difunto amigo de Maverick y oficial de intercepción y radar, el teniente Nick Bradshaw, también conocido como “Goose”.

Ante un futuro incierto. Y obligado a plantar cara los fantasmas de su pasado. Maverick se ve arrastrado a un enfrentamiento con sus miedos más profundos, que culmina en una misión que exigirá el sacrificio supremo a los que sean elegidos para pilotarla.

Una película que cautivará al espectador hayas visto la original o no

A ver como hablo de este película sin lanzar spoilers. Por que la verdad que uno que escribe estas palabras salió bastante entusiasmado de la sala de cine donde nos proyectaron la película.

Lo primero que quiero deciros, es que si no naciste en los 80, y no has visto la primera película, aunque es algo imperdonable, no hace falta haberla visto para seguir su secuela. Ya que a lo largo del metraje nos van soltando pequeñas píldoras que hacen que entiendas determinados momentos de la historia, sobre todo los que implican a la relación de Mav con Rooster. El símil para Top Gun: Maverick por su narrativa seria lo que se ha hecho con Cobra Kay. Una serie que encanta a los nostálgicos de Karate Kid, pero no hace falta haber visto las películas de Karate Kid para seguirla y haber sido un fan de ellas. Aunque estoy convencido que todos los que las vieran después de haber seguido todas las temporadas de Cobra Kay, han terminado haciendo tarde o temprano.

Lo segundo, que los que hemos crecido viendo Top Gun, y somos fans, la vamos a gozar. La secuela es todo un homenaje al desaparecido Tony Scott (a mi parecer el mejor de los hermanos Scott). El uso de la música, o los planos casi calcados de la original, el arranque es casi una replica de la original, y la historia de Maverick con el hijo de Goose, el encuentro de Mav con Ice Man, interpretado por Val Kilmer el cual padecía cáncer de garganta cuando se rodó la película, hará que más de uno suelte alguna lagrimilla. La interpretación de Cruise es magistral transmitiendo todo el cumulo de emociones que vive su personaje a lo largo del metraje. Y que decir de Jennifer Connely, pues que siempre es un placer verla en pantalla.

Todo un espectáculo audiovisual

Si la interpretación de Cruise es de 10. Las escenas de los aviones son una brutalidad. Por lo que si vas a verla al cine, te aconsejo uno con pantalla bien grande y estar cerca de ella, ya que te sentirás como si estuvieras montado realmente en la cabina de un F-16. Esto es porque Cruise, quería que fuera lo más real posible, por lo que apenas hay efectos prácticos, todos los actores se sometieron a un duro entrenamiento en el TOP GUN, y estuvieron en el aire subidos en estos cazas de combate para rodar la película. Por lo que el espectador puede sentir también toda la emoción y la adrenalina que experimentaron sus protagonistas, eso, y el gran trabajo que se ha realizado en la mesa de edición.

En definitiva, Top Gun: Maverick, no solo es una gran película. Si no que mejora la original en muchos aspectos, obviamente en los técnicos, pero también en la historia de fondo de la que podemos disfrutar de más matices de sus personajes que en la primera. Por lo que no deberías perdértela.

Te recomendamos