Crítica a ¡Scooby!: el espíritu de Hannah Barbera - Cinemascomics.com Crítica a ¡Scooby!: el espíritu de Hannah Barbera - Cinemascomics.com
Cine Críticas de cine

Crítica a ¡Scooby!: el espíritu de Hannah Barbera

¡Scooby se estrena hoy en la cartelera española. Dirigida por Tony Cervone.

Scooby y la pandilla se enfrentan a su misterio más complicado: un complot para liberar al perro fantasma Cerbero. Mientras corren para detener el apocalipsis perruno, el grupo descubre que Scooby tiene un épico destino que nadie sospechó nunca.

¡Scooby! es la nueva adaptación de uno de los clásico de la animación,

que nos cuenta los orígenes de la banda, así como nos proporciona una historia entretenida y con el espíritu de Hannah Barbera. Cuenta con un humor más blanco que las adaptaciones live action y, además, cuenta con el mensaje de la amistad, algo que las películas de acción real olvidaron. Sabe distribuir bien el peso de la historia en los protagonistas, que en esta ocasión son Shaggy y Scooby. Al principio de la cinta, en el cameo de Simon Cowell, este dice que el dúo no son importantes y la propia película se encarga de hacer ver que son el corazón del grupo.

¡Scooby! cuenta con la animación clásica de las primeras adaptaciones de la serie,

con los típicos sonidos pre-grabados, así como la intro es una versión digitalizada. También nos introducen a más personajes del mundo de Barbera, como el villano, Pierre Nodoyuna y su compañero Patán o el Capitán Cavernícola. También tenemos una trama de superhéroes que chirría y que no termina de encajar, quizá el punto más flojo de la cinta.

La animación es bastante puntera y es el punto fuerte del metraje,

así como los gags rápidos y ágiles que no empañan el guion y, de hecho, lo mejoran. Es una película más juvenil que sus predecesoras live-action y eso logra que sea mejor. Tenemos al Scooby Doo de siempre, pero en la actualidad. Y lo mejor, es que no desentona. Un buen entretenimiento.

¿Qué te pareció “¡Scooby!”? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras redes sociales.