Inicio Cine Críticas de cine Crítica a Mortal Engines: se pincharon las ruedas.

Crítica a Mortal Engines: se pincharon las ruedas.

Mortal Engines se estrenó el viernes en la cartelera española, la película neozelandesa dirigida por Christian Rivers y protagonizada por Hera Hilmar. Y no puede ser más desconcertante.

En Mortal Engines partimos desde la base de un mundo post-apocalíptico en el que la sociedad funciona sobre ruedas, de forma literal. Las ciudades se convierten en una especie de vehículos enormes. Y las luchas por el poder se basan en su propia capacidad de luchar o huir, transformándose como animales vivientes sin vida; y en todo ello veremos el devenir de dos jóvenes que pueden cambiarlo todo.

Un punto positivo son los efectos especiales, la creación de las ciudades y los engranajes es espectacular, aunque podría haber mejorado en algún punto, puesto que el presupuesto era bastante alto.

Leer
Crítica de Timadoras compulsivas: nadie pidió este remake

La dirección es endeble, ya que hay ciertos momentos que pueden recordar, por la atmósfera, paisajes y tensión a Stars Wars, El señor de los anillos y El Hobbit así que puedo decir, que la originalidad en este aspecto ha perdido su punto a favor y sorpresivo. Un fiasco total.

Otro punto son los actores, horribles y sólo se salva Hugo Weaving, el agente Smith de Matrix, aunque su papel de villano está muy lejos de ser lo perfecto. Y es que el exceso de sobreactuación de la mayoría no deja de ser un problema además de ser caras “no atractivas”.

La banda sonora es genial, cuando algo va a suceder, esta no nos lo hace saber a través de gritos de soprano, lo cual me gusta mucho.

Leer
Crítica a El hijo: cuando Superman se enfada

En la película hay planos que no funcionan, escenas que sobran, personajes más planos que una pechuga de pavo, no sabes qué pintan ahí. La historia no engancha, no atrapa, no formas parte de ella, es incoherente… En fin, espero que solo se quede en esta película y no hagan una saga.

¿Has visto la película? Cuéntanos qué te parece en los comentarios o en nuestra redes sociales.