Series de televisión

Crítica a La Casa de Papel 4: Un plan casi perfecto

La Casa de Papel 4

La casa de papel ha estrenado hoy su cuarta temporada en Netflix, dirigida por Álex Pina y protagonizada por Álvaro Morte, Úrsula Corberó, Pedro Alonso, Rodrigo de la Serna o Jaime Lorente, entre otros.

El Profesor y “Los Dalí”, hacen frente a todos los contratiempos que les surgen dentro de El Banco de España.

La casa de papel es un fenómeno de masas, engancha, es como la droga, capaz de hacerte tragar los ocho capítulos en un solo día, como un servidor. Pero seamos honestos, no es una gran serie. Se centra en la fórmula Acción – Reacción, una de cal y otra de arena, con buenas dosis de acción y de sub-tramas de nuestros protagonistas. Las cuatro temporadas se basan en este principio y está tan bien hecho que logra todo lo que ha conseguido La casa de papel. Pero es tan simple como el mecanismo de un chupete. Nada nuevo que aportar. Tenemos momentos de tensión, otros para llorar y también cuenta con unas pequeñas dosis de humor, muy bien llevadas, por cierto, que logran aliviar la tensión creciente. Pero eso no salva que sea una serie plana.

Fotograma de La casa de papel

La casa de papel tiene actores brillantes, como Pedro Alonso, como Berlín, Darko Peric como Helsinki, el siempre sobresaliente Álvaro Morte, como El Profesor, el polifacético Rodrigo de la Serna, como Palermo y la joya de esta temporada es José Manuel Poga, como Gandía, el villano de esta cuarta temporada, que hace una interpretación magistral que lo lleva a ser odiado por todos y eso lo logra un actor de su categoría. Pero también tenemos actores que dan lástima y no en el buen sentido, tenemos a la siempre sobreactuada Úrsula Corberó, que solo sabe hacer de chica rebelde, con los mismos gestos… Y Jaime Lorente, que solo sabe dar voces… El resto del reparto pasa de puntillas sin hacer ruido.

Úrsula Córbero (Tokio) en un fotograma de la serie

La trama es sencilla, una simple continuación, eso sí, con algún giro interesante. Pero insisto, no deja de ser una serie de lo más normalita, que logra captar la atención de una manera brillante, eso sí. Pero como serie en sí, es muy plana.

¿Qué te ha parecido la cuarta temporada de La casa de Papel? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras redes sociales.