Inicio Cine Críticas de cine

Crítica a Kin (El legado): mezcla de géneros sin resultados

Kin (El legado) se estrena la semana que viene en la cartelera española y aquí ya la hemos visto. Dirigida por los hermanos Baker y protagonizada por James Franco, Jack Reynor y Myles Truitt.

Sinopsis Kin (El legado): Perseguidos por un criminal vengativo y una banda de soldados sobrenaturales,​ un ex-convicto recién liberado y su hermano adolescente adoptado se ven obligados a escapar con un arma de origen misterioso que es su única protección.

La idea de Kin surge de un cortometraje de los propios hermanos Baker.

Y el resultado es el más lógico, la misma idea, pero venida a menos que según pasa el tiempo se convierte en una pesadez. Una película que se pierde para ser olvidada. La idea de que un chico con un arma del futuro pueda extenderse a una película ha quedado demostrada que no es tan buena idea.

Leer
Crítica Toy Story 4: Pixar lo vuelve a conseguir

Fotograma de Kin (El legado)

Kin tiene enfoques de Road-movie, que, pese a la buena actuación de James Franco, se disuelve también, al igual que la idea original. La película se divide en dos partes muy diferenciadas, la primera tiene esa temática post-apocalípsis bastante bien recreada (tampoco es que sea una maravilla, pero no está mal). Y la siguiente parte es la road-movie que fracasa. Una mezcla de géneros que se queda en un claro quiero y no puedo.

Fotograma de Kin (El legado)

El último acto de Kin es un caos rotundo y absoluto.

Todo se vuelve más acelerado, sin sentido. Mucha violencia sin justificar. Balazos, ciencia ficción por un tubo; referencias a Terminator. Todo ello bajo la sombra de James Franco, que es lo mejor de la película; ese villano sin piedad que logra centrar nuestra atención en la pantalla. Pero, por lo demás yo no pagaría una entrada para verla. Tenemos una historia incompleta, pobre y estúpida. ¿Qué puede salir mal?

Leer
Primeras críticas de Men in Black: Internacional ¡Mediocre secuela!

¿Qué esperas de Kin? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras redes sociales.