Crítica a High School Musical. La serie: fácil de digerir Crítica a High School Musical. La serie: fácil de digerir
Críticas de cine Series de televisión

Crítica a High School Musical. La serie: fácil de digerir

High School Musical. El musical: La serie, es uno de los éxitos de Disney +, dirigida por Tim Faderle y protagonizada por Joshua Bassett, Matt Cornett, Kate Reinders y Olivia Rodrigo.

Ambientada en una versión ficticia de East High School, el instituto en el que se filmó la película original. La serie sigue a un grupo de adolescente de teatro quienes participan en una puesta en escena de High School Musical: El Musical como su producción escolar.

La serie de High School Musical es un fenómeno de Disney+.

Para ser sincero, estuve evitando la serie durante los primeros días, pero me topé con ella de casualidad y empecé a verla. Y ocurre algo sorprendente… te engancha. Su agilidad y breve duración la hacen fresca y fácil de digerir. No aporta nada a las series de adolescentes, pero tiene gags bastante graciosos, momentos de drama y un pequeño hueco para la reflexión interna. A veces los protagonistas rompen la cuarta pared y le da otro enfoque positivo a la serie.  Todo ello en diez capítulos de una media hora que completan un círculo, desde el casting hasta el final del musical. La trama es simple, chica entre dos chicos y los problemas de los secundarios, pero saben cómo sacarle partido.

Es una serie que busca complacer,

el final, como no podía ser de otra manera es satisfactorio para todos, siempre felices, aunque nos deja ver algunos problemas para la segunda temporada ya confirmada. Evidentemente hay muchas conveniencias de guion, como que todos los alumnos saben cantar de maravilla; ninguno desafina, qué maravilla. Aunque he de decir que el reparto es fantástico, Joshua Bassett como Ricky que está realmente genial, un actor con futuro. Al igual que Matt Cornett como EJ, otro actor que borda el papel con una interpretación muy  buena, un chico frustrado que ve que su novia se aleja de él. Aunque hay una pega y esta es Olivia Rodrigo, que solo sabe poner cara de asco (también canta bien, pero aquí no es meritorio) y realmente con otra actriz hubiera sido mejor el papel de Nini.

Todo acaba, evidentemente, con el musical de High School Musical,

con el momento álgido en la canción Stick to the Status Quo, lleno de emoción. Cumple con la función principal, que es entretener y lo borda. No ofrece mucho, pero lo poco que ofrece es de diez.

¿Qué te parece High School Musical. El Musical: La serie? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras redes sociales.