Crítica a El Hoyo: la metáfora perfecta - Cinemascomics.com Crítica a El Hoyo: la metáfora perfecta - Cinemascomics.com
Críticas de cine

Crítica a El Hoyo: la metáfora perfecta

El Hoyo es el gran éxito de España en Netflix, dirigida por Gaztelu-Urrutia y protagonizada por Iván Massagué, Zorion Eguileor, Antonia San Juan y Emilio Buale.

El futuro, en una distopía. Dos personas por nivel. Un número desconocido de niveles. Una plataforma con comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? ¿O de los que no tienen agallas cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo.

El Hoyo es una metáfora muy clara y evidente del capitalismo y de la conciencia de clases, un mensaje que queda obvio (nunca mejor dicho) desde el principio. A entender este mensaje nos ayuda Trimigasi, el personaje de Zorion Eguileor, que nos explica cómo funciona el Hoyo, una cárcel vertical donde los de abajo se comen las sobras de los de arriba y cuanto más abajo, menos comida llega. Obvio. Se nos pone muy pronto en situación, y empezamos a ser parte de semejante locura

Crítica a El Hoyo: la metáfora perfecta - Cinemascomics.com

El Hoyo, técnicamente, es buena, muy buena; los planos detalle son una delicia, como vemos el ojo nada más despertar o el cigarrillo que se consume con cada calada, así como la ambientación muy lograda, pese a ciertas cosas que no aclaran; ¿cómo se mueve la plataforma? Ya que va únicamente por el aire sin estar sujeta a nada. El juego de luces ayuda a crear ambientación y los tonos rojo hacen que tengamos empatía con la locura creciente de Goreng. El Hoyo hace gala de un gore que no es excesivo y queda incluso elegante en la estética de la cinta.

Crítica a El Hoyo: la metáfora perfecta - Cinemascomics.com

El reparto es sublime, Iván Massagué, que nunca ha sido santo de mi devoción, aquí lo borda y está a la altura de lo que exige el guion. Zorion sirve de ejemplo de cómo El Hoyo  puede cambiar a alguien. Y luego tenemos a Antonia San Juan, que es quien expone el argumento en el que se basará la película: racionar la comida y que el resto lo haga, para que así llegue a los niveles inferiores. Y por último, tenemos a Emilio Buale, que hace que el último tercio del metraje sea una locura y donde se nos quiebre la cabeza con ese final tan abierto a muchas lecturas que te dejarán en vela pensando. ¿Es una gran película? Obvio.

¿Qué te pareció El Hoyo? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras rede sociales.