Noticias / Cine / Crítica a El club del paro: no voy a hacer el chiste fácil
Cine Críticas de cine

Crítica a El club del paro: no voy a hacer el chiste fácil

El club del paro se estrenó el viernes en la cartelera española, dirigida por David Marqués y protagonizada por Carlos Areces, Eric Francés, Fernando Tejero y Adrià Collado entre otros.

Cada mañana, sea el día que sea, Fernando, el Negro, Jesús y Benavente, cuatro amigos se reúnen en un bar a tomar unas cañas y arreglar el mundo a su manera: criticando y despotricando contra todo y contra todos. Tienen algo en común, están en paro, bueno… todos, menos uno.

El club del paro busca retratar a las personas de mediana edad que están en el paro,

pero el retrato es cuanto menos insultante, los retrata como psicópatas, vagos e inútiles, algo que a mí, alguien lejano a ese perfil me resulta poco gracioso, no quiero imaginar cómo le puede sentar a alguien que esté en la misma situación de los protagonistas. Y a ese retrato poco certero súmale los continuos chistes sobre restaurantes chinos, que para nada se han mofado de ello de manera suficiente en el cine español (nótese la ironía).

El club del paro no es más que una representación poco acertada,

una panda de personajillos exagerados como si estuvieran hechos de plastilina que despotrican de todo y de todos, recurriendo al tópico y al típico, algo que, por desgracia, aún está vigente en la comedia española, que últimamente parece que está en estado comatoso, porque El club del paro se suma a la lista de bodrios estrenados este año.

El guion cuenta con diálogos fáciles,

con chistes poco esmerados y muy cutres, del tipo: «menos mal que solo quedan dos meses de 2019, porque el año que viene seguro que no puede ser peor». ¿En serio hay que hacer ese chiste tan pasado de rosca e infantil? Tenía pocas esperanzas en esta película, pero lo bueno de que haya películas así es que seguro que los críticos de cine no nos iremos al paro.

¿Qué te ha parecido El club del paro? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras rede sociales.