Cráter de Osamu Tezuka. Cuando lo desconocido revela la humanidad Cráter de Osamu Tezuka. Cuando lo desconocido revela la humanidad
Cómics

Cráter de Osamu Tezuka. Cuando lo desconocido revela la humanidad

Cráter Osamu Tezuka

¿Pueden los fantasmas ayudarnos a mejorar el mundo, pueden advertirnos, vengarse por nuestros errores? En el mundo de Osamu Tezuka sí.

Cráter es una obra recopilatoria de historias cortas en su mayoría de corte sobrenatural del “Dios del manga” Osamu Tezuka. En sus páginas podemos encontrar historias emotivas o crueles, a veces malvadas y otras llenas de justicia, todas con el excelente ritmo y mano de un autor que ha trascendido su tiempo.

Osamu Tezuka era conocido por ser el mangaka que creo a Atom, el Astroboy occidental, y con ello se ganó una reputación entre sus iguales, pero él quiso hacer más, y sus historias se volvían complejas y cada vez más profundas. Pero en la industria seguían sin entender hasta donde podía llegar ese carácter transgresor y adelantado, así que tuvo que desplegarlo en obras cada vez más adultas y poderosas. Al final todo el mundo del manga se vio obligado a admitir que era algo más de lo que creían, y le confirieron ya no solo la posición que merecía, sino un trono, el de “Dios del manga”. En pocas palabras así es como Osamu Tezuka demostró que no era solamente un gran autor juvenil, sino que podía llegar a todo el público de una forma tan profunda como cualquier obra literaria o cinematográfica.

Cráter al igual que ocurre en MW, o en la antología que publicaba Planeta Cómic recientemente, reúne las obras cortas de Tezuka. Con duraciones muy variadas, algunas realmente largas, demostraba que podía crear historias que buscaban lugares ocultos dentro de la psique humana, había instintos primarios, había maldad, bondad, amor, y temas tan poco comunes en el manga de su época como la homosexualidad o la represión social. Cráter reúne la mayoría de las historias cortas sobrenaturales del autor, y posee un carácter diferente y único.

Cada historia, única, y concebida para dar una lección, o enviar un mensaje, es poderosa, Desde la venganza d ella naturaleza contra el hombre y los avances tecnológicos a través de un ciervo que se transforma en camión para atacar a los incautos, como el fantasma del odio y la incomprensión que extrañamente se mezcla con la amistad, o el aviso de un pasado que se puede repetir si la ciencia no empieza a pensar en la moral. Cada una es una lección de vida en la que los fantasmas, los ecos del pasado o los seres más primordiales tienen su lugar, pero al final no es sino el espíritu humano el que tiene que aprender la lección, o superar su limitación, o simplemente perdonarse.

Osamu Tezuka es un genio en la composición de página y en el ritmo, cada historia se desliza con suavidad como el autor desea, imprimiendo cada historia de su propio tono, terrorífico, fantástico, o irreal. Su dibujo tan característico, con humanos con rostros casi caricaturizados, que expresan mucho y de forma extrema, en un ambiente realista, dota sus historias de una fuerza especial, porque sus personajes recrean experiencias primarias en el lector, pero lo emplazan en una realidad que contrasta remarcando el impacto visual y emocional de la historia.

Cráter es el ejemplo perfecto de la obra de Tezuka. Y concretamente del estilo que desarrolla en sus obras cortas. Personajes estereotipados para crear la empatía necesaria y un modelo que el lector reconoce, para poder entrar rápidamente en la trama, y finalizarla con un gran impacto para que el objetivo quede claro y el lector satisfecho.

Otra gran presentación de Planeta Cómic, que sigue recopilando toda la obra de Osamu Tezuka en un formato para poder guardar y releer siempre que el aficionado lo desee.