Inicio Cine Niños diabólicos: Los más pequeños en las películas de terror. Parte II

Niños diabólicos: Los más pequeños en las películas de terror. Parte II

2998

Aquí os traemos la última  entrega del artículo ‘Niños diabólicos: Los más pequeños en las películas de terror’.

Si en la primera parte de ‘Niños diabólicos’ hablábamos de una primera categoría formada por niño psicópatas. Una segunda categoría la forman aquellas películas en las que el Mal como una entidad ajena elige el cuerpo de un niño como instrumento con el que operar.

Evidentemente, el ejemplo clásico de ‘niños diabólicos’ es la posesión por parte de un ente diabólico de la pequeña Regan McNeil en “El exorcista” (William Friedkin, 1973), concretamente por el demonio asirio-babilónico Pazuzu. Sus facciones repulsivas, sus rugidos, sus vómitos verdosos, su giro de cabeza, su levitación, sus procaces insinuaciones a los sacerdotes, su masturbación con el crucifijo y su descenso arácnido de las escaleras siguen poniendo hoy en día los pelos de punta y más de uno (entre los que me incluyo) no se atreve a revisitarla. También en la fallida “Expediente 39” (Christian Alvart, 2009) la pequeña Lillith, de la que sus padres han intentado deshacerse asándola en el horno, es receptáculo de un terrible demonio que acabará complicándole la vida a la trabajadora social que decide hacerse cargo de ella.

Fotograma de 'El exorcista'

El Mal también puede adoptar la forma de una fuerza extraterrestre dispuesta a apropiarse del planeta mediante las ventajas que ofrece el pertenecer a esa “quinta columna”, a esa “sociedad en la sombra” que son los niños, como en El pueblo de los malditos” (Wolf Rilla, 1960), su secuela “Los hijos de los malditos” (Anton Leader, 1963) y el remake que realizó John Carpenter en 1995. Los niños también pueden caer en manos de “el que camina tras las hileras”, la terrible deidad que exige el sacrificio de todo aquel mayor de 18 años en “Los chicos del maíz” (Fritz Kiersch, 1984) o convertirse en meros receptáculos de cosas sedientas de sangre como la que aparentemente devuelve la vida al pequeño Cage después de que su padre, desesperado por su pérdida, lo entierre en “El cementerio viviente” (Mary Lambert, 1988). Y si no poseídos, pero sí fuertemente influenciados por los espíritus de una antigua institutriz y un criado se encuentran los pequeños Miles y Flora en las numerosísimas adaptaciones de la novela “Otra vuelta de tuerca” (1898), de Henry James, entre las que destaca “Suspense” (Jack Clayton, 1961). “Las dos vidas de Audrey Rose” (Robert Wise, 1977) no trata de una auténtica posesión, sino de la posibilidad de que la pequeña Ivy sea la reencarnación de Audrey, muerta años atrás.

Fotograma de El pueblo de los malditos

No solo la posesión puede crear niños diabólicos. El mordisco del vampiro Lestat convirtió en una nosferatu a la pequeña Claudia en “Entrevista con el vampiro” (Neil Jordan, 1994), como lo es Eli en la excepcional “Déjame entrar” (Thomas Alfredson, 2008) y su remake americano (Matt Reeves, 2010). También le pide permiso para entrar Danny Glick a su compañero de clase Mark Petrie mientras flota al otro lado de la ventana de su dormitorio y araña el cristal con sus uñas en “Salem´s Lot” (Tobe Hooper, 1975), comercializada en nuestro país como “Phantasma II”, aunque nada tenga que ver con la saga de el Hombre Alto y sus Esferas del Mal iniciada con “Phantasma” (Don Coscarelli, 1979). La niña vampiro de “30 días de oscuridad” (David Slade, 2007) acaba perdiendo la cabeza por querer jugar con los últimos humanos de Barrow, y también busca una compañera de juegos Homer, el pequeño vampiro de “Los viajeros de la noche” (Kathryn Bigelow, 1987), que protesta amargamente por “ser un hombre en mi interior y tener un cuerpo pequeño en el exterior”. La alegre pandilla motorizada y de colmillos afilados de “Jóvenes ocultos” (Joel Schumacher, 1987) también cuenta entre sus miembros con una menor.

Fotograma de Déjame entrar

Parece ser que el calendario vacunal no incluye nada para prevenir la infección por el virus zombi. En la seminal “La noche de los muertos vivientes” (George A. Romero, 1968), la pequeña Karen, sorprendida por su madre devorando el cadáver de su padre, la asesina con saña usando una herramienta de jardinería. En la segunda parte de la saga de Romero, “Zombi”, (1978), Peter es atacado salvajemente por dos niños zombis mientras que en su remake, “Amanecer de los muertos” (Zack Snyder, 2004), el primer zombi que aparece es Lillian, la angelical hija de los vecinos, que ataca al marido de la protagonista, Ana. En la última entrega de la saga, “El diario de los muertos” (George A. Romero, 2007), Debra se da cuenta de que todos los esfuerzos para reencontrarse con su familia han sido en vano cuando es atacada por su hermano pequeño, Billy. En “Resident evil 2: Apocalipsis” (Alexander Witt, 2004), la reportera Terri Morales se da de bruces con toda una clase de niños zombis que la convierten en su almuerzo. La “paciente cero” de REC” (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007) es Tristana Medeiros, una niña portuguesa aparentemente poseída/enferma (aparece al final ya bastante crecidita), como también lo es Jennifer Balme Peñalver, una de las primeras infectadas. También aparecen niños zombis en la divertidísima “Zombies party” (Edgard Wright, 2004) y “Zombieland” (Ruben Fleischer 2009).

Póster de The ChildrenEn otras ocasiones, los niños cambiarán cuando se vean afectados por algún agente físico, expresándose de esta forma miedos muy concretos de nuestra sociedad. Así, en “Abrazo mortal” (Max Kalmanowick, 1980), cinco niños afectados por un escape radiactivo se convierten en seres letales que hacen arder a toda persona a la que tocan, mientras que en “El sueño de la muerte” (Hal Masonberg, 2006), una misteriosa epidemia (tan de moda en estos días) deja en coma a todos los niños durante diez años, al cabo de los cuales despiertan con el único objetivo de acabar con los adultos. También muy inspirada en la peli de Chicho, en esta ocasión con misterioso virus psicopatógeno de por medio, está “The Children” (Tom Shankland, 2008), en la que dos familias deciden pasar las Navidades en una solitaria cabaña, prometiéndoselas muy felices hasta que la furia asesina que se apodera de los niños les coloca en la terrible disyuntiva de tener que salvar sus vidas a costa de las de sus pequeños. En “Cumpleaños sangriento” (Ed Hunt, 1980), tres niños nacen durante un eclipse de Sol que oculta a Saturno, el planeta que controla las emociones. Diez años después, los niños se han convertido en unos despiadados asesinos que comienzan a matar a todos los adultos que les rodean.

Fotograma de La semilla del diablo (Roman Polanski, 1968)A veces, ni la posesión, ni la infección ni la mutación serán necesarias ya que desde el momento de su concepción, el niño será la encarnación misma del Mal, incluso el mismísimo Anticristo profetizado en el Apocalipsis, como ocurre en “La semilla del diablo” (Roman Polanski, 1968). En ella, Rosemary y su marido, un actor sin talento, se instalan en un amplio apartamento de Manhattan. Al poco tiempo ella se queda embarazada y comienza a sospechar que su esposo y sus vecinos, entre los que se encuentra un matrimonio de ancianos demasiado amables, conspiran para que alumbre al mismísimo hijo del Diablo. El film mantiene el suspense hasta el final, y permite la posibilidad de una doble lectura, es decir, si lo que hemos presenciado ha sido un relato de ritos diabólicos o simplemente la pesadilla de una embarazada paranoica. Mucho más explícita es “La profecía” (Richard Donner, 1976) donde Damien no viene al mundo con un pan debajo del brazo, sino con el Número de la Bestia grabado en su cabeza. Algo distinto es “El Enviado” (Nick Hamm 2004). un film que aborda la clonación humana y lo peligros que conllevan clonar a una persona fallecida. Que tus padres te reemplacen por un clon puede cabrear a cualquiera.

Fotograma de El amanecer de los muertosEn la ya mencionada “Amanecer de los muertos”, la embarazada infectada da a luz un recién nacido zombi, que es eliminado sin piedad. Un bebé igual de monstruoso aparece en la ultra-gore Braindead. “Tu madre se ha comido a mi perro” (Peter Jackson, 1992), fruto de la lujuria del cura karateka y la enfermera ninfómana, ambos infectados por el virus zombi transmitido por el extraño simio conocido como Simian raticus.

Imagen de 'Cromosoma 3'Los monstruosos niños asesinos de “Cromosoma 3” (David Cronenberg, 1979) son materializaciones del odio de Nola Carveth, exteriorizado cuando el doctor Reglan la somete a una particular terapia conocida como psicoplásmica. Nola gesta a sus bebés fuera de su cuerpo en enormes sacos, una especie de úteros externos que abre a mordiscos en una escena sencillamente vomitiva. En “¡Estoy vivo!” (Larry Cohen, 1974), el bebé es un ser monstruoso, producto de un inadecuado tratamiento de fertilidad, un mutante con garras que hace una carnicería con todo el equipo de paritorio y hacia el que sus padres desarrollarán sentimientos contradictorios. En su secuela, “Sigue vivo” (Larry Cohen, 1978), dar a luz ha pasado a ser una operación militar, en la que equipos SWAT armados vigilan cada nacimiento. En “La isla de los vivos” (Larry Cohen, 1987), la cuestión se resuelve enviando a los monstruosos bebés a una isla donde no pueden causar problemas. Pero qué duda cabe de que el paradigma de bebé monstruoso es el indescriptible engendro de la enfermiza “Cabeza borradora” (David Lynch, 1977), de quien su propia madre dice: “Aún no están seguros de que sea un bebé”.

En ocasiones, los niños mutantes lo serán en el sentido “marveliano” del término, es decir, físicamente normales pero poseedores de misteriosos poderes que causarán la desgracia de quienes les importunan. Así en “Hellion: El ángel caído” (Stewart Hendler, 2007), la habilidad de manipular las mentes del niño David Sandborn provoca la locura y la muerte de sus secuestradores. En el tercer episodio de “En los límites de la realidad” (1983), el dirigido por Joe Dante, el pequeño Anthony es capaz de modificar la realidad solo con desearlo y en “La casa de los zombis” (Robert Voskanian, 1997), la oscura y demoníaca Rosalie posee poderes telequinéticos y el poder de conjurar zombis para vengarse de quienes considera responsables de la muerte de su madre. En “Ojos de fuego” (Mark. L. Lester, 1984), la pequeña Charlie McGee nace con la facultad de provocar incendios con el poder de su mente, una habilidad relacionada con el hecho de que sus padres fueron sometidos por una organización gubernamental secreta a experimentos con el Lote Seis, una misteriosa droga capaz de desarrollar poderes psíquicos. En este caso hay que decir que, lejos de poseer una maldad innata, Charlie utiliza sus poderes en defensa propia, ya que debe huir de quienes quieren utilizarlos en beneficio propio.

Mención especial merecen los niños fantasmas, tan de moda en los últimos tiempos. Son espectros infantiles que, generalmente, vieron sesgadas sus vidas de forma violenta a tan temprana edad y vagan por este mundo exigiendo responsabilidades. La obra clave nunca superada de esta temática es la magistral “Al final de la escalera” (Meter Medak, 1979). En ella, destrozado por la pérdida de su mujer y su hija, el músico John Russell (un grandioso George C. Scott) decide cambiar de vida y se traslada a una mansión para dedicarse por entero a sus clases y sus composiciones de piano. Pero la majestuosa residencia esconde un secreto atroz y lo que permanece atrapado en ella comienza a manifestarse. El espíritu de un niño tullido busca desesperadamente que alguien le ayude a desenterrar su horrible muerte, ocurrida en el seno de una noble familia que vivió en la casa años atrás; un terrible asesinato del pasado causado por la ambición y la miseria moral cuya huella se prolonga hasta el presente.

Fotograma de The RingEste pasado que se resiste a ser olvidado, que busca una salida hacia la luz, una redención que proporcione la paz al alma atormentada de un niño también es el hilo argumental de “La guarida” (Jan de Bont, 1999), “Los otros” (Alejandro Amenábar, 2001), “El internado” (Pascal Laugier, 2004), “El espinazo del diablo” (Guillermo del Toro, 2001), “El orfanato” (Juan Antonio Bayona, 2007), “Frágiles” (Jaume Balagueró, 2005), “Ringu” (Hideo Nakata, 1998), su remake norteamericano, “La señal” (Gore Verbinski, 2002), y sus secuelas, “Ringu 2” (1999) y “La señal 2” (2005), ambas dirigidas por Nakata, como también lo hizo en “Dark Water” (1998) y su inevitable remake, “Dark Water”. “La huella” (Walter Salles, 2005) y de “Ju-on”. “La maldición” (2003), y su remake, “El grito” (2004), dirigidas ambas por Takashi Shimizu.

Y si creían que ya lo habían visto todo en cuanto a niños diabólicos se refiere, es que no han visto “Zombies” (J. S. Cardone, 2006). En ella, una madre y sus dos hijas se mudan a un pequeño pueblo en cuyos alrededores ocurrió un trágico accidente. Unos niños que eran explotados laboralmente en una mina murieron sepultados al derrumbarse sobre ellos. Pero, por las noches, los niños vuelven del más Allá para masacrar a los descendientes de los propietarios. Los pequeños zombis actúan en grupo, matan con herramientas en plan slasher total y devoran a sus víctimas. Así pues, aquí hay de todo: fantasmas vengativos, zombis hambrientos y psychokillers profesionales. Toda una gozada.

Y colorín, colorado, así se acaba este recorrido por el mundo fílmico de los pequeños diablillos. ¡Hasta otra amiguitos! Y ya saben, ¡no olviden supervitaminarse y mineralizarse!

Autor: Manuel Moros Peña autor de libros como Historia natural del canibalismoSeres extraordinarios y habitual colaborador en el programa de televisión ‘Cuarto Milenio’

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.