Inicio Cine Concept art de ‘The Hobbit: The Desolation of Smaug’

Concept art de ‘The Hobbit: The Desolation of Smaug’

Compartir

El Hobbit: La desolación de Smaug nos muestra su libro de arte.

El Hobbit: La desolación de Smaug es la segunda entrega de las aventruas de Bilbo Bolson y los enanos. Weta Workshop ha publicado el libro ‘The Hobbit: The Desolation of Smaug Chronicles: Art & Design’, tercer libro de ‘The Hobbit: Chronicles series’. Este libro de 224 páginas explora el proceso de diseño y desarrollo de los entornos, culturas, criaturas y artefactos de la película de Peter Jackson con más de 1.000 imágenes de Concept arts, fotografías y comentarios proporcionados por el reparto y el equipo de la película.

Este volumen ha sido elaborado por el diseñador senior de Weta Workshop Daniel Falconer en plena colaboración con los miembros clave del equipo creativo de la producción, tales como los directores de arte conceptual Alan Lee y John Howe. Además también os traemos algunas imágenes conceptuales de las arañas del bosque negro o de Mirkwood realizados por los artistas Aaron Beck y Andrew Baker.

‘The Hobbit: The Desolation of Smaug’ continúa la aventura de Bilbo Bolsón en su camino, junto a Gandalf el Mago y trece Enanos, guiados por Thorin Escudo de Roble, en una misión épica para reivindicar la Montaña Solitaria y el Reino Perdido de los Enanos, Erebor.

Tras sobrevivir al inicio de su inesperado viaje, la Compañía se dirige al Este. A lo largo de su viaje se encuentran con el cambia-pieles Beorn y un enjambre de Arañas gigantes en el traicionero Bosque Negro. Tras escapar de los peligrosos Elfos silvanos, los Enanos se dirigen a Ciudad del Lago, y posteriormente a la mismísima Montaña Solitaria. Allí, se enfrentarán al mayor peligro de todos; la criatura más aterradora que existe, una criatura que no solo pondrá a prueba el valor y coraje de los Enanos, sino también los límites de su amistad y la lógica del viaje en sí: el Dragón Smaug.

El Hobbit: La desolación de Smaug


Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.