Cómics / Conan: Sangre Bárbara. Todo hombre está a un paso de un salvaje con un palo
Cómics

Conan: Sangre Bárbara. Todo hombre está a un paso de un salvaje con un palo

conan Sangre Barbara

Sangre Bárbara, la nueva obra de Conan tiene autores hispanos. El Torres y Bocardo nos trasladan a la Era Hyboria, con acero y magia

Karras Cómics publica Sangre Bárbara, una historia de Conan con autores españoles, que bebe de las fuentes más puras del personaje. Un pulp lleno de sangre y acero, espada y brujería.

El género de aventuras y fantasía vive un momento dulce, y su hermano barato, el pulp, sigue proporcionando puro disfrute en una época de revisitaciones y reinicios, pero no necesitan de esas maniobras EL Torres y Bocardo, solo del género en estado puro, para darnos una gran historia de Conan, el bárbaro que se convirtió en rey, por su propia mano.

El futuro de un reino en manos de un bárbaro, nadie lo habría pensado jamás, fue rey, un buen rey, pero el tiempo pesa, las pérdidas arrastran al gobernante a los recuerdos del pasado, a la libertad. Las razones para ser rey ahora se emborronan, sin reina, no hay nada que le ate al trono, su hijo se encargará. Un hijo fuerte, pero siempre bajo su sombra, en la oscuridad de sus hazañas, de su fiereza, de su fortaleza, será un buen rey, la civilización ya no necesita a Conan.

Al final de sus años, el monarca de Aquilonia se encuentra en una encrucijada. La vida pesa y la corona nunca ha sido cómoda de llevar, el peso es mayor cuando no puedes compartirlo. El frente del este se recrudece, y en el oeste los pictos vuelven a estar activos. El extraño en el que se ha convertido su hijo parte para arreglar el asunto de los salvajes, y el rey hacia la batalla. ¿Y si la libertad fuera morir en ella? Volver al norte, ser un bárbaro de nuevo.

El futuro, el legado, los recuerdos, el pasado, el amor, el honor, las responsabilidades, y por encima de todo, la civilización contra la barbarie. El Torres y Joe Bocardo han sabido sumar mucho, en poco espacio, y con mucha fuerza. Conan siempre ha sido un personaje que muchos querían tocar, pero hasta que sus derechos no se liberaron, no pudieron. El escritor español era uno de ellos, y le ha costado enfrentarse al bárbaro más inmortal de la literatura. Lo ha hecho respetando las viejas historias, lo ya creado, el tono pulp y de aventura, la tosca personalidad de Conan, con su honor de bárbaro y su falta de miedo. Y ha añadido a la saga del cimmerio su propia lectura del final de su vida.

El Torres es de sobra conocido en España, acumula premios como el que acumula caramelos, y es garantía de historias de calidad, pero Conan es un terreno pantanoso. El bárbaro parece fácil para muchos, pero muchos lo intentaron y fallaron. El guionista sale más que airoso de de dicha pelea. La historia es un relato en el que estudia reposadamente lo que es un bárbaro, donde la mayoría veían un simple subtítulo a una serie, El Torres vio la historia. La civilización y su peso, las responsabilidades y su presión sobre un hombre que marcó su camino con sangre y acero, con sus propias manos, es un “bárbaro”, puede comprender la civilización mejor que nadie, pero eso no significa que le guste, porque para Conan, la frontera entre ésta y la barbarie, es muy fina, y mantenerla es una tarea ingrata.

El escritor decide plantear la historia sobre Conan desde la visión de su hijo, un hombre civilizado con sangre bárbara, que se ve aplastado por la figura de su padre, y busca un camino propio. En su lucha, descubre la de su padre, y lo que los diferencia, también lo que los une, porque es el hijo de un rey, un futuro rey, y lo que aflige a su padre le afligirá a él. Recuerdos de su madre, brujas que ven el futuro y una vida que lo ha atrapado entre la espada y la corona ciegan su porvenir, pero no le impiden pisar con fuerza, porque por sus venas corre sangre bárbara. Una historia que desde lejos puede parecer simple, una aventura en la selva, una aventura en el norte, acaba llenándose de muchos mensajes, de amor, de familia, de honor, y sobre todo, del poder de un nombre que ya es leyenda, Conan.

Si la historia es un cuidado estudio de la época más veterana del bárbaro, el dibujo es una muestra de cómo Bocardo puede trabajar pensando en el color que completará a sus tintas. EL dibujante sigue teniendo el terror en sus dedos, en Phantasmagoria pudimos conocer su habilidad para el blanco y negro puro, par alas sombras y el horror. En Sangre Barbara le podemos ver desplegar más habilidades, sabiéndose coloreado, deja espacio para los tonos de Manoli Martínez que le darán aún más poder a su dibujo. Joe Bocardo da un do de pecho y nos muestra muchísimo en gestos y expresiones, donde los inescrutables bárbaros dejan entrever poco, pero suficiente para que la fuerza de la situación nos dirija donde quiere. El frío norte, las asfixiantes selvas pictas o el olor a sangre y metal de la batalla salen de la página para golpearnos en el rostro. Un dibujante que “mancha” la página para que los ojos del lector se entrecierren y descubran que cada sombra, importa.

Sangre Barbara es la primera incursión en los universos de Robert E. Howard de El Torres, pero no será la última, y tras un inicio de tal nivel, esperamos con expectación lo que esté bullendo en la mente del andaluz.