Inicio Cine CINE: ¿Cómo ser feliz con una película de superhéroes? Pequeña guía para...

CINE: ¿Cómo ser feliz con una película de superhéroes? Pequeña guía para disfrutarla

2750

Con la avalancha de estrenos de cine y de series de televisión adaptando superhéroes que nos han llegado estos años, y que llegarán en los próximos, cada vez es más difícil no crearse expectativas, desilusionarse o exagerar llevados por la corriente. Para poder sobrellevar esta tumultuosa época de superhéroes en pantalla, os traemos algunas sugerencias y reflexiones.

Ver una película a día de hoy es un proceso mucho más complicado que antes de internet, demasiada información. Pero si lo aplicamos al mundo heroico, es aún más problemático. Algunos cómics llevan más de setenta y cinco años publicándose, y esa base es tan extensa que a todo el mundo no puedes dejar contento al 100%. Pero si está bien hecho, el 100% tendrá buenas sensaciones, o al menos mas buenas que malas.

Dividiremos en tres partes nuestras sugerencias, aplicarlas de forma separada, según la película o sólo algunas, es algo que el lector puede decidir. Son sólo sugerencias, también podéis leer el artículo para valorar que tan fan eres, valora de 1 a 10 lo que cumples cada punto, si pasas de 80, es que eres un fan fatal a la altura de los miembros de la Mazmorra de Cinemascomics, y aunque te guste la peli, algo malo le sacaras, eres parte de los #JMen.

Antes de ver la película

1-No hay que saturarse con los tráiler, teaser, avances, filtraciones, rumores y demás tráfico de información que rodea a la adaptación.

Cada vez buscamos más y nos entregan más aperitivos de las películas. Teasers de 10 segundos, de 30, primer tráiler, definitivo, para televisión, en eventos deportivos, de publicidad… Mientras la productora estudia las reacciones, el fan pasa por una espiral de emociones, una montaña rusa que puede llevar al conocido “hype” o hiperexcitación y elevadas expectativas respecto a la película, o depresión ante la falta de rigurosidad, o por la horrible presentación. SI añadimos los bulos, rumores y filtraciones reales que añaden leña al fuego, tenemos un fandom que siempre está a la que salta, nervioso, para bien o para mal, que estropea el disfrute de la película.

Por eso recomendamos limitar un poco esa información, siempre te llegará algo de ella, pero con un tráiler, algunas imágenes y una sinopsis corta, tenemos de sobra para crear una expectación suficiente para querer ir a ver la película, pero no plantear dudas o generar altas expectativas antes de tiempo.

2-No acudas a la fuente con tanta asiduidad como para que hasta el más mínimo detalle importe.

Repasar los cómics que inspiraron la película está muy bien, refrescas ideas, puedes hacer tus propias teorías, y tendrás más frescos elementos para descubrir easter eggs. Pero puede ser contraproducente si  memorizas todos los detalles de la obra original, si la conviertes en el camino a seguir y no la base inspirarse. No se cuentan las cosas igual en papel que con una cámara.

Repasa un poco tus cómics, infórmate de quien sale en la peli, pero recuerda que algunas series tienen más antigüedad que la mayor parte del cine que recuerdas, y que anteriores adaptaciones fueron aceptadas por el público, y ahora son bastante avergonzantes.

3-La  anterior obra de un director que jamás ha hecho cine de superhéroes puede ser muy diferente de lo que planteé en la película.

THOR

Los directores encaran cada proyecto de forma diferente, con sus propias características, y no es lo mismo un drama familiar que un musical o una película de acción, género al que pertenecen la mayoría de filmes de superhéroes. Así Kenneth Branagh jamás había rodado nada de acción antes de Thor, y encamino la obra al dialogo y a los gestos épicos tan usados en las obras de Shakespeare que tanto admira. Pero sin embargo los hermanos Russo venían de la televisión y de las comedias, y crearon dos obras de tensión y adrenalina de gran calidad. Recordad que Peter Jackson hacia pelis de gore y luego planteo una maravillosa trilogía de El Señor de los Anillos, y luego hundió su caché con la del Hobbit.

Durante la película

1-Los errores menores sólo estropean la película si son demasiados y los logros menores la mejoran si no son repetitivos

Que un actor sea zurdo y el personaje diestro se pude obviar, a no ser que use un elemento siempre con la derecha y se vea torpe en pantalla. Los pequeños detalles importan, pero también tienes que admirar los buenos. Bien usados y sin abusar de ellos, que un personaje repita varias veces que es “El Espíritu de la Venganza” acaba siendo más una petición de que le golpeen que un soliloquio.

2- Cambiar el origen o las características es necesario en muchos casos, lo importante es que el espíritu se mantenga.

No puedes meter tanta historia y sus giros en una película, con que den pinceladas puede funcionar, ignorar lo que es problemático ayuda. Eso sí, si Lobezno de repente es otomano y lleva colmillos en lugar de garras, y cree que es Napoleón, pues ese no es Lobezno, de hecho no se qué narices sería.

3-Sobre todo intenta no molestar/agredir/manchar/horrorizar/obligar a huir al resto de espectadores.

Después de la película

1 Hablar sobre la película puede permitir que descubras cosas que se te escaparon.

Muchos ojos ven más, muchos cerebros piensan más y recuerdan más. Poner en común las cosas le puede añadir valor a la peli, o aun menos.

2- Varias opiniones tienen puntos en común, si son muchos tenéis una visión general aceptable, si son pocos tenéis un montón de cosas que comentar con otra gente.

Las películas de superhéroes se disfrutan entre familias de fandomeros, tienes que hablar de ella para darle vida. Ro recuerda que no todo el mundo tiene los mismos gustos, hay que gente que odia a los mutantes, y otros a Batman. El respeto es importante.

3- Hay gente que no quiere ver una buena película sino una buena adaptación, otros una buena película y muchos sólo pasar un buen rato.

Muchos tienen la teoría que los que más disfrutan la película son los que no saben nada, los que van vírgenes, en parte tienen razón. Son los que menos detalles cogerán, la película no está hecha para ellos por eso los dejan pasar, pero en general, sólo buscan diversión, y si se ha divertido, igual deberías pensar que no todo es malo en la peli. Y recordar que adaptar es cambiar, y que hay que modificar cosas para que funcione en pantalla, pero que algo mal hecho en una película, está mal en la de superhéroes, la de policías o en un drama victoriano.

Batman v Superman

Cuando la vuelves a ver

No intentes recordar lo que opinaste, ni los detalles que te disgustaron o gustaron. Si en el segundo visionado coinciden es bueno, si encuentras mayores errores es que te dejaste llevar la primera vez y el nivel de atracción e la película de la película es más alto de lo que creías. Si no consigues recordar casi nada, igual es que fuiste con demasiadas expectativas, o demasiados prejuicios  a verla la primera vez.

Aunque hemos dado sugerencias, la verdad es que ninguno de nosotros las seguimos, ser un fan es ser una persona que gusta de que sus héroes sean fieles al original, que la historia si tiene que ver con un cómic, se parezca mucho, que tenga coherencia, que la acción sea buena, que los efectos no sean patateros… Vamos, que pedimos la perfección. Pero si alguno de estos consejos permite que disfrutes, aunque sea solo un poco de las películas de superhéroes, algo habremos hecho bien.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.