Inicio Cine Críticas de cine Cómo acabar sin tu jefe 2: Los personajes secundarios vuelven a tomar...

Cómo acabar sin tu jefe 2: Los personajes secundarios vuelven a tomar el control

1614

El próximo 1 de enero se estrena en las carteleras españolas ‘Cómo acabar sin tu jefe 2’, en la que repiten todos los protagonistas y secundarios de anterior entrega. Sean Anders sustituye a Seth Gordon en la dirección.

Después del éxito cosechado hace tres años por la comedia ‘Cómo acabar con tu jefe’, dirigida por Seth Gordon (Uncharted: Drake’s Fortune), pronto se confirmó que habría una continuación, pero la cuestión era saber de qué trataría esta vez la cinta. Así pues, después de ver cómo en la primera entrega tres amigos decidían acabar con los jefes horribles que les amargaban la vida, ahora veremos cómo ellos se convierte en sus propios jefes.

De esta forma, Nick (Jason Bateman), Kurt (Jason Sudeikis) y Dale (Charlie Day) crearán su propio negocio para ser sus propios jefes y probar suerte como empresarios. Para lograrlo, crean un producto por el que pronto se interesa un inversor (Christoph Waltz) que les pide un gran pedido para distribuirlo. Sin embargo, cuando descubren que el inversor les ha estafado y que si no consiguen distribuir su producto estarán totalmente arruinados, se les ocurrirá secuestrar al hijo del inversor que les ha timado (Chris Pine) para obtener el dinero que necesitan para reflotar su negocio.

Por supuesto, no sabrán cómo realizar un secuestro, por lo que deberán pedir ayuda a viejos conocidos como el delincuente Hijoputa Jones (interpretado por Jamie Foxx) y el jefe psicópata de Nick que se encuentra en prisión (Kevin Spacey), así como reencontrarse con la dentista ninfómana que era la jefa de Dale y que ahora asiste a reuniones de Adictos al Sexo Anónimos. Junto a esto, nada de lo planeado saldrá como esperaban, por lo que deberán improvisar y meterse en situaciones a cada cual más surrealista.

Como acabar sin tu jefe 2

‘Cómo acabar con tu jefe’ fue una de las comedias más sorprendentes de los últimos años, que daba rienda suelta a un humor zafio pero sorprendente que se equilibraba gracias a la extraordinaria labor perpetrada por esos horribles jefes encarnados por Jennifer Aniston, Kevin Spacey y un Colin Farrell que nos regaló una de las mejores actuaciones de su irregular carrera (al estilo de Tom Cruise en Tropic Thunder). Ahora, repiten los dos primeros en papeles más reducidos, pero a la función se incorporan un desaprovechado Waltz y un gratamente sorprendente Chris Pine, que tras demostrar su talento para las grandes superproducciones de Hollywood (como son los casos de Star Trek y Jack Ryan), ahora también se atreve con la comedia hilarante y desfasada.

Gracias a viejas y nuevas incorporaciones, ‘Cómo acabar sin tu jefe 2’ consigue mantener el nivel establecido en la primera parte, donde a pesar de bajar el número de chistes y gags efectivos, logra mantener la forma de sorprender al espectador y alejarse del prototipo de comedia y de sus inevitables tópicos y situaciones típicas, para ofrecernos una comedia que sabe reinventarse y avanzar después de tener un titubeante comienzo. Por ello, la película de Anders sabe apoyarse en los personajes secundarios, que se comen literalmente al trío protagonista en cada escena en la que se cruzan, en especial a un Jason Bateman demasiado plano que desentona con tanto personaje histriónico.

Por todo ello, esta comedia funciona de forma muy correcta con su labor primordial de convertirse en un producto entretenido con el que disfrutar de casi dos horas de diversión y desconectar de los problemas reales, pero que no aportará nada interesante al séptimo arte para la posteridad, debido a que las interpretaciones más destacables (Spacey y Aniston) no dejan de ser una proyección diluida de lo que nos ofrecieron en la primera entrega en 2011, pero que sin embargo siguen demostrando el gran potencial que tienen ambos intérpretes para la comedia más visceral y zafia, así como reírse de sí mismos.

En resumen, nos encontramos ante una digna secuela que sabe evolucionar y proporcionar risas a los espectadores, es decir, su objetivo principal. Así pues, no significará un gran aliciente para aquéllos que se sintieron defraudados con la primera entrega, pero será un divertido pasatiempo para todos aquéllos que disfrutaron con la sorprendente primera parte protagonizada por este trío de ineptos para cometer delitos.

Lo mejor:

Las actuaciones de Jennifer Aniston y Kevin Spacey, así como la sorprendente capacidad cómica de Chris Pine.

Lo peor:

Que baje el nivel respecto a la primera entrega y que se desperdicie el gran talento de Christoph Waltz.

Síguenos en Twitter: @cinemascomics y @EduQuintana16