Inicio Cine Cine de culto. 30 aniversario de ‘Aliens: El regreso’

Cine de culto. 30 aniversario de ‘Aliens: El regreso’

Compartir

¿Quién dijo que las segundas partes nunca fueron buenas? Pues ya vamos teniendo varios ejemplos donde esta máxima no se cumple y ‘Aliens: El regreso’ entra en esa categoría

‘Aliens: El regreso’ es uno de esos títulos a los que hay que acercarse de vez en cuando y mantenerlo en la memoria, ya que ha envejecido estupendamente a pesar de haberse cumplido ya 30 años desde su estreno

Aliens-el-regreso

El argumento

En ‘Aliens: el regreso’, Ripley ha sido hallada y rescatada en las profundidades del universo donde quedó vagando tras la batalla en la Nostromo a bordo de una nave de escape. Tras su rescate es informada de que ha pasado 57 años en hibernación y que su hija ya ha fallecido.

Unos misteriosos mensajes desde la colonia LV-426 despiertan el interés de la Weyland (empresa para la que trabajaba Ripley) y es contratada de nuevo para ir a una misión junto a los marines y rescatar a los supervivientes de la colonia. Los motivos de tal misión para la Weyland no son tan honestos, ya que la compañía pretende capturar ejemplares de la misteriosa raza descubierta por Ripley y la tripulación de la Nostromo. Los monstruos no son más que una nueva arma que desean tener en su poder. Y como no podía ser de otra forma la expedición es más complicada de lo que en un principio parece a pesar de contar entre sus filas con los mejores y más valientes marines del espacio.

La secuela llegó gracias a James Cameron

‘Alien, el octavo pasajero’ se rodó a finales de los años 70, y si bien no fue un éxito comercial en el momento de su estreno, la aparición de los videoclubs puso a la película en su sitio, aupada a la categoría de título culto y con millones de fans. James Cameron, cautivado por la obra de Ridley Scott, se empeñó en rodar la segunda parte y para ello se encerró en su casa durante cuatro días y hasta que no tuvo un primer borrador de la posible secuela no salió de ella. El guión fue presentado a la FOX, propietaria de los derechos de Alien, estudio que en un principio desestimó la grabación ante el insuficiente éxito del original.

Inmerso ya en la dirección de ‘The Terminator’, Cameron siguió con el guión y lo volvió a presentar a los dirigentes de la Fox, quienes le prometieron que rodaría ‘Aliens’ si ‘The Terminator’ tenía éxito. Y así fue como la secuela de ‘Alien, el octavo pasajero’ pudo ver la luz.

Quizá el cambio de tono de la película, que pasaba del horror y el terror a partes iguales de la primera hacia la acción mezclada con el terror, pudo influir en el éxito de esta segunda entrega. No obstante, bajo mi punto de vista, influyó más el hecho de que James Cameron cogiera la batuta de la dirección y se encargara del argumento. Cameron es uno de los mejores directores rodando escenas de acción y además saca partido a los actores (Schwarzenegger es una buena muestra de ello) y aprovecha al máximo limitados presupuestos (y eso que en sus últimas películas no podemos hablar precisamente de ajustados presupuestos). Por aquel entonces Cameron fue capaz de sacar partido a los decorados, los titiriteros, el maquillaje… para sacar a la luz dos grandes películas como ‘The Terminator’ y ‘Aliens’.

Las criaturas

Si bien en la primera película de Alien se nos planteaban muchos misterios y la criatura apenas aparecía, en de Cameron no solo se muestra por completo y salen varios ejemplares, sino que además se esclarecen varios detalles que no quedaron claros antes. Uno de ellos, y el más importante, es la aparición de una reina de los ‘xenomorphos’ con una envergadura cercana a los cinco metros y que continuamente pone huevos para que sus guerreros traigan víctimas que puedan ser incubadas con las larvas que se introducen en el interior de sus cuerpos.

La reina fue uno de los retos de la película. Diseñada por el estudio de Stan Winston, fue reproducida a tamaño real (no se usaron maquetas) y manejada con cables, mecanismos hidráulicos y hasta cerca de 18 personas que debían de colaborar para que el movimiento pareciera natural. Algo muy difícil, pues dicha reina medía 4.26 metros.

James Cameron en el rodaje de ‘Aliens: el regreso’

El casting

Otro de los aciertos de Cameron en ‘Aliens: el regreso’ residió en el ‘casting’. Aunque fue rodada en los británicos estudios Pinewood, James quiso que los actores hablaran con un marcado acento estadounidense y contrató a varios actores de aquel país como Lance Henriksen, Bill Paxton y Michael Biehn. Este último, en realidad, no firmó hasta el final. Ya se llevaba una semana de rodaje cuando llegó a los estudios. En un principio el personaje de Biehn iba a interpretarlo James Remar, pero en el primer día de rodaje Cameron tuvo una fuerte discusión con el citado actor, por lo que decidió apartarlo y contrató a Michael para sustituirlo. Durante el rodaje Cameron casi no hizo otra cosa que pelearse con todo el personal británico, pues lo veían demasiado joven y creían que no estaba a la altura de su predecesor, Ridley Scott.

Este fue uno de los motivos por los que Biehn no participó en la preparación de los marines que aparecen en la película. Dicho entrenamiento consistió en más de dos semanas de intensa preparación militar que incluía desde el duro ejercicio físico hasta detalles como los saludos. Uno de los instructores fue Al Mathews, el primer sargento de color del ejército estadounidense. Su trabajo gustó tanto a Cameron que el cineasta decidió incluirlo en la película como el sargento Apone, el líder de los marines.

Sigourney Weaver, si o si

Además de los actores ya mencionados tenemos por supuesto a Sigourney Weaver. Pero no fue nada fácil incluirla en la secuela. Los propietarios de la Fox llegaron a pedir a Cameron que escribiera un guión en el que Ripley no apareciera, ya que Weaver pedía un salario muy alto (multiplicaba por 30 lo percibido en la entrega anterior) y en el estudio no estaban dispuestos a pagárselo. El empecinamiento de Cameron pudo más.

Imagen promocional de ‘Aliens: el regreso’

Menos es más

Otras de las muestras de ingenio del director y del equipo de efectos especiales en ‘Aliens: el regreso’ se evidenció en que con tan solo seis trajes del alien, y gracias al montaje de escenas (aún no existía el CGI), parecía que había un auténtico batallón de monstruos. Por motivos presupuestarios, la escena en la que aparece toda la expedición de rescate hibernando en sus cápsulas estuvo a punto de no rodarse. La creación de estas cápsulas era muy costosa y se optó por construir solo cuatro y recurrir al viejo truco del espejo para dar la impresión de que había más. Los aliens de esta segunda parte eran más rápidos y violentos que en la película de Scott, por lo que se introdujeron ciertas modificaciones en los trajes y se contrató a verdaderos gimnastas para llevar a cabo los movimientos.

British Airways estaba por aquel entonces en plena renovación de equipos. Resulta curioso que los responsables de los efectos especiales recurrieran a los restos cedidos por la compañía aérea para crear el impresionante vehículo APC en el que se desplazan por tierra los marines e incluir en las estancias de la nave ciertos elementos como el retrete de un Boeing 747.

La banda sonora

La música corrió a cargo del compositor James Horner, quien acabó disgustado con Cameron porque le parecía que rodaba en poco tiempo y que, en consecuencia, no podía componer adecuadamente la música. De hecho tuvo que adaptar piezas de otras bandas sonoras de películas, por ejemplo de ‘Star Trek. En busca de Spock’. Horner aseguró que no volvería a colaborar con Cameron, promesa que incumplió al trabajar de nuevo juntos en ‘Titanic’. ‘Aliens: el regreso’ es una de las mejores películas que combinan ciencia ficción, acción y terror a partes iguales.

Con un presupuesto de 18,5 millones de dólares la obra logró recaudar en todo el mundo cerca de 130 millones. Lo que supuso el impulso definitivo de su director hacia el estrellato.

‘Aliens, el regreso’ nos dejó una frase mítica muchas veces repetida: “Aléjate de ella, ¡zorra!