Inicio Series de televisión Marvel Charlie Cox casi se quedó ciego interpretando a Daredevil

Charlie Cox casi se quedó ciego interpretando a Daredevil

Compartir

El actor que da vida a Matt Murdock en ‘Daredevil’, Charlie Cox, cuenta cómo preparó su caracterización como el Hombre sin Miedo en la serie de Netflix

Valga la ironía. Dos temporadas después nos enteramos de que Charlie Cox se metió demasiado en la piel de Matt Murdock. Marvel’s Daredevil es una de las mejores adaptaciones de superhéroes de todos los tiempos. Netflix dio en la tecla. No sólo hizo olvidar lo sucedido en Daredevil (Mark Steven Johnson, 2003). Sino que devolvió al personaje de Marvel Comics al lugar del que nunca se debería haber movido. El lugar que se merece.

daredevil-charlie-cox-anecdota-1

El Hombre sin Miedo es más Hombre sin Miedo que nunca en Daredevil. El actor que da vida al abogado de día y justiciero de noche Matt Murdock, Charlie Cox, se ha ganado un hueco en nuestros corazones. Una primera temporada tremendamente oscura y una segunda muy sugerente lo confirman. El protagonista funciona y los secundarios también. Tanto que el Castigador (Jon Bernthal) tendrá su propia serie en The Punisher. Ojalá que adapten la versión de Garth Ennis. Soñar es gratis, señores.

Nuestro Daredevil estuvo a punto de quedarse ciego de verdad antes de empezar la serie

daredevil-charlie-cox-anecdota

Gracias a unas nota recogida por Comic Book Movie nos hemos enterado de una graciosa anécdota. Bueno, graciosa porque no la hemos vivido nosotros. Así ha explicado Charlie Cox cómo estuvo a punto de perder la vista para meterse en la piel de Matt Murdock en Daredevil:

No sé si sabéis esto, pero en la primera temporada pensé en cómo conseguir esto [la sensación de ceguera]. Fui a un especialista, a un oftalmólogo. Me recomendaron unas lentillas que eran idénticas a la sensación de cómo mis ojos serían si fuera completamente ciego. Me las puse y no podía ver absolutamente nada. Pensé que era genial, que lo haría y que no tendría ni que interpretar. El problema es que, después de cada toma, alguien del set tenía que venir, acompañarme y ayudarme a sentarme. Después del segundo día, tuve que parar.