Inicio Cómics ‘Capitán Marvel. Desencadenado’ Mar-Vell y Rick Jones, unidos para siempre

‘Capitán Marvel. Desencadenado’ Mar-Vell y Rick Jones, unidos para siempre

Compartir

Uno de los momentos más importantes en la vida del héroe cósmico vuelve a publicarse en España, su unión con Rick Jones. ‘Capitán Marvel. Desencadenado’ marca el principio de la era más recordada del personaje.

El alienígena que llegó y salvó a la humanidad en varias ocasiones es ahora perseguido por ser enemigo del hombre. La identidad civil del Capitán se encuentra en idéntico lugar, la Tierra reniega de su héroe. Pero en la mente de Mar-Vell solo cabe la venganza. La muerte de su amada Una ha avivado un sentimiento de ira que contra el coronel Yon Rogg, pero el destino no le permitirá cumplirlo, el extraño Zo necesita de sus servicios.

Portada Capitán Marvel

Este principio que a priori podría desembocar en una larga historia, termina sirviendo de introducción para el nuevo Capitán Marvel. La editorial pasaba por muchos cambios, y la necesidad de reconstruir al héroe llego de uno de sus principales valedores, Roy Thomas. El escritor tras una curiosa charla acabó cambiando el final del número que Archie Goodwin comenzaba, para convertir a Mar Vell en el icono que ahora conocemos.

Portada Capitán MarvelNo sólo el traje cambiaba, su objetivo, la venganza contra Yon Rogg se mantenía, pero el personaje estaba atrapado en la Zona Negativa por culpa de los poderes que le fueron entregados. La única salida, las negabandas. Objetos de gran poder que le permitirían abandonar esa oscura dimensión momentáneamente para cumplir su destino, ser un héroe. Aquí es cuando llega el gran cambio que afectará a todo el Universo Marvel, el elegido para compartir ese destino de compañero/carcelero era Rick Jones. Ex partenaire de Hulk, ex compañero del Capitán América, y ahora ex Vengador. El joven, perdido tras los hechos en los que el Cráneo Rojo consiguió el cuerpo del vengador estrellado, acaba uniendo su vida con la del Capitán Marvel.

Aunque el cambio y el esfuerzo dio resultados, no fue hasta el gran protagonismo de Jones y Mar-Vell en la Guerra Kree-Skrull que el personaje ganó un lugar de importancia. Y aún más cuando aterrice en la serie Jim Starlin, el arquitectico cósmico más importante de la Casa de las Ideas.

En cuanto al dibujo, destacan los primeros números de Frank Springer, más un collage de arte pop y alucinaciones visuales que un cómic, quedan para el recuerdo como muestra de la estética de su época, pero no alcanzan a proporcionar una narrativa poderoso, muchas escenas increíbles, poco que contar. Tras eso llegaba Gil Kane, una de las leyendas del cómic americano, y que mantiene su calidad en su época en Capitán Marvel. Potente, dinámico y sobre todo excesivo en los movimientos y expresiones de sus personajes, marca de la casa, una marca que hace su arte poderoso y ágil. Pero no pudo acabar su época y fue John Buscema el que terminó uno de los puntos álgidos de la serie, la venganza sobre Yon Rogg. Wayne Boring cierra el tomo con sus dibujos, de monos poder que Kane y con menos capacidad que Buscema, alcanza un nivel suficiente para contar las historias del héroe galáctico, hasta la llegada de Starlin y sus musculados personajes.

Que este tomo es necesario para todo fan del Capitán Marvel es seguro, que puede resultar caótico y un poco irregular por el baile de guiones, arte y tramas, también es cierto. Pero sigue siendo el punto crucial para el universo Marvel, cuando Jones y Marvel unieron su destino, una relación que lo cambiará todo, y continuará en el futuro.

a la venta en milcomics


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.