DVD-Blu Ray / Candyman: Análisis del Blu-Ray
Cine DVD-Blu Ray

Candyman: Análisis del Blu-Ray

Analizamos en Cinemascomics el Blu-Ray de Candyman, la nueva versión del clásico de terror de los 90

En Cinemascomics hemos analizado la edición doméstica en Blu-Ray de Candyman, nueva versión de la macabra historia a cargo del tándem formado por el oscarizado Jordan Peele (Nosotros) y la directora Nia DaCosta (The Marvels), que nos brindan una reimaginación de la aterradora cinta de terror de culto de los años noventa, en la que la leyenda urbana de Candyman toma un cariz más social que nunca. Atrévete a decir su nombre en DVD, Blu-ray y 4K UHD; además de estar disponible también en alquiler y venta digital. La película de Universal Pictures (2021) está distribuida en formato físico por Arvi Licensing en nuestro país.

Basándose en la novela escrita por Clive Barker, la cinta es una secuela de la película Candyman: El Dominio de la Mente (1992), escrita y dirigida por Bernard Rose (Samurai Marathon) y protagonizada por Virginia Madsen (Swamp Thing) y Tony Todd (Destino Final 5), quien vuelve a hacer acto de presencia en esta secuela, que ha sido escrita por Jordan Peele, Win Rosenfeld y Nia DaCosta; estando protagonizada por Yahya Abdul-Mateen II (Matrix Resurrections), Teyonah Parris (Bruja Escarlata y Visión), Nathan Stewart-Jarrett (Misfits), Brian King (Somebody Somewhere), Colman Domingo (Nación Salvaje), Vanessa Williams (The Flash – Serie TV) y Rebecca Spence (Enemigos Públicos), entre otros.

Sinopsis: Durante décadas, los proyectos de vivienda (gentrificación) de Parque Cabrini en Chicago estuvieron amenazados por la terrorífica historia de fantasmas sobre un asesino sobrenatural con un garfio en vez de mano. En la actualidad, un artista (Yahya Abdul-Mateen II) comienza a investigar la macabra historia detrás de la leyenda urbana de Candyman, sin saber que esto desataría su locura y desencadenará una aterradora ola de violencia que le enfrentará con su propio destino, poniendo en peligro a sus seres queridos.

La película tiene una duración aproximada de 91 minutos y está calificada como no recomendada para menores de 18 años, mostrándose en su versión en Blu-Ray con multitud de extras, que hemos analizado para los lectores de Cinemascomics. El análisis del Blu-Ray está completamente libre de spoilers, por si aún no habéis tenido la oportunidad de ver aún la película y queréis saber qué extras contiene.

Datos técnicos:

Blu-ray:

  • Audio en Dolby Digital 5.1 en Castellano, Francés e Inglés
  • Subtítulos en Castellano y Francés

Tráiler:

Final alternativo.

Escenas eliminadas y extendidas:

Compuesto por tres secuencias suprimidas o alargadas respecto al montaje final de la película.

Di mi nombre:

La historia de Candyman es atemporal, por eso es tan emocionante contarla en cualquier época, expone la directora y coguionista Nia DaCosta.

El actor Tony Todd, que encarna a Daniel Robitaille y que protagonizó el film original, explica que Candyman pertenecía a Parque Cabrini, para bien y para mal. Era algo creado para que los niños hablasen de él con admiración, intriga y miedo, pero también con orgullo, añade el veterano actor.

Para el productor y coguionista Jordan Peele, el tema de este baile sin fin entre el monstruo y la víctima, y la historia racial del país es el epicentro de la película. La historia de los crímenes racistas no parece que tenga fin en Estados Unidos, sentencia el productor.

Por su parte, el actor Yahya Abdul-Mateen II comenta que cuando su personaje Anthony McCoy crea la obra ‘Di mi nombre’, encuentra un estilo de arte que lo motiva mucho. Así, analiza la violencia policial, el trauma histórico, la victimización y la opresión, entusiasmándole la idea de crear una obra que fuerce a la gente a mirarse en el espejo.

Por otro lado, la directora asevera que la gentrificación le parece una fuerza que arrastra a la gente, una forma de violencia, y que ha afectado al barrio de Parque Cabrini. A su vez, Candyman trata sobre aferrarse a la verdad y sobre la idea de que, en el fondo, hay asuntos por resolver, según los productores. A lo que Jordan Peele añade que el primer gran acto de violencia racial fue traer a africanos libres a América para que fueran esclavos y que en esencia, Candyman es una alegoría del racismo existente en Norteamérica.

Terror corporal:

La película original de Candyman impactó mucho a Jordan Peele, que la vio cuando tenía 13 años, y le pareció una cinta muy atrevida y liberadora. Mientras que la directora expone que la cinta original tiene un terror muy corporal y que para esta nueva adaptación se inspiró en La Mosca, donde considera que el terror corporal se combina con el terror psicológico a la perfección.

Para recrear el avance de la picadura y cómo se expande por el cuerpo para convertir el cuerpo del protagonista en un panal de abeja contaron el equipo de efectos especiales dirigido por J. Anthony Kosar. Un trabajo del que quedó muy satisfecha la directora, porque quería un maquillaje visceral que hiciera reaccionar a los espectadores.

A su vez, también querían mostrar un garfio distinto del que Tony Todd lleva en la película original. Para las escenas de acción, recrearon diferentes garfios, dependiendo de la proximidad de la cámara o de la interacción de los personajes, dándoles más o menos consistencia, llegando a tener uno de goma verde, para recrearlo posteriormente de manera digital.

El enfoque de la directora: Nia DaCosta:

Para la directora, cuando era pequeña Candyman era como cualquier otra leyenda urbana, y le parecía real. Junto a esto, Jordan Peele expone que este Candyman debía enfocarse desde un punto de vista afroamericano, por eso le parecía importante que la directora fuera negra, y Nia DaCosta era perfecta para centrarse en el personaje.

Así las cosas, la directora comenta que quería mantener el estilo particular y extraño de la cinta original, pero darle otro punto de vista, ya que los personajes y los cineastas son negros. Mientras que la actriz Teyonah Parris, que encarna a Brianna Cartwright, afirma que vio la película original de pequeña y que le daba mucho respeto la historia de Candyman, siendo muy guay el participar en la historia ahora. Además, añade que le encanta trabajar con una mujer negra y joven que sabe lo que quiere y dirige estupendamente. A lo cual, el actor Yahya Abdul-Mateen II también expone que la directora tiene las ideas muy claras y deja que los intérpretes moldeen sus personajes, dirigiéndolos con amabilidad y firmeza.

Pintar el caos:

El actor protagonista explica que su personaje es un pintor de Chicago que aspira a crear obras provocadoras y emotivas que susciten debates complejos sobre cultura, música y política. Así, intenta labrarse un nombre en el entorno sociocultural.

Por otra parte, el productor Ian Cooper comenta que dado que los protagonistas son un pintor y una marchante, el arte está muy presente y les pareció imprescindible que salieran artistas reales en la galería de arte, incluyendo obras con relevancia social respecto a los temas que tocan en la película. Y uno de dichos artistas es Cameron Spratley, responsable de algunas de las obras de Anthony McCoy que vemos en la película. De este modo, combinaron obras ficticias del protagonista con obras reales de artistas negros de Chicago, que cedieron sus obras para la cinta, como Sherwin Ovid, quien también pintó la etapa de declive y oscuridad del protagonista, con una serie de seis retratos de Daniel Robitaille, el Candyman original.

El arte de Robert Aiki Aubrey Lowe:

La directora asevera que Robert Aiki Aubrey Lowees un gran artista, con un estilo potente. Lo eligieron porque querían una banda sonora única, aportando el músico su toque de genialidad. El propio compositor habla de sus vínculos con la leyenda de Candyman, con Chicago y el barrio de Parque Cabrini. También comenta que se inspiró en las partituras de la película original, a cargo de Philip Glass, que era muy macabra y barroca.

Prosigue el compositor asegurando que su proceso de creación es un poco particular, pero que encajaba con lo que Nia DaCosta y Jordan Peele buscaban para la película. De este modo, vemos el proceso de desarrollo de la banda sonora, contando con una violonchelista, y de cómo empezó a componer los temas incluso antes del rodaje, así que fueron asignadas a algunas escenas en concreto antes de rodarlas. También grabó en zonas reales, para captar los sonidos y ambientación reales e introducirlos en la banda sonora, para que formaran parte de la película, como un personaje más.

Terror en las sombras:

Las marionetas y las sombras chinescas las emplearon para hacer flashbacks de la película original, pero sin mostrar fotogramas de ésta. De su proceso de creación se encargó Manual Cinema. Por su parte, el productor Ian Cooper habla de la historia de Jordan Peele con las marionetas y cómo fue titiritero. A su vez, muestran cómo fue el proceso de desarrollo y grabación de dichas escenas, con marionetas reales creadas con cartón y recortadas con cúter.

A la directora le entusiasmó la idea de representar la historia de Candyman con marionetas, porque no quería que la violencia racial se representara de cualquier forma. Y lo que creó Manual Cinema superó las expectativas con creces de todo el equipo.

Candyman: La repercusión del terror racial:

El actor Colman Domingo, que encarna a William Burke en la cinta, es el presentador de una mesa redonda donde expertos de todo tipo debaten sobre el significado de Candyman y acerca del terror racial que se expone en la película, mientras comentan fragmentos de la cinta de Nia DaCosta. Entre ellos está Tananarive Due, profesora de terror racial y afrofuturisml en la UCLA; la doctora Wendy Ashley, psicoterapeuta especializada en traumas; Yolo Akili Robinson, fundador de BEAM, un colectivo de salud mental para negros; y Lorenzo Lewis, fundador de The Confess Project, una organización que promueve la salud mental.

Por último, esperamos que disfrutes de la compra de Candyman, ya disponible para llevártela a casa en DVD, Blu-ray y 4K Ultra HD; así como también en alquiler y venta digital; y así podrás verla todas las veces que quieras.

Te recomendamos