Inicio Cine Bandas sonoras La trilogía de ‘El señor de los anillos’: crítica musical de ‘La...

La trilogía de ‘El señor de los anillos’: crítica musical de ‘La comunidad del anillo’

5501

Análisis del trabajo de Howard Shore en la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’, primera parte de la trilogía de ‘El señor de los anillos’

En este post vamos a analizar la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’. Todo desde el punto de vista musical, evidentemente. El inicio musical de la trilogía es soberbio. Nada menos que media hora intensa de auténtico lujo narrativo para iniciar el gran trabajo del compositor para la extensa aventura. Un ir y venir de temas que más tarde serán desarrollados ampliamente. Con su elegancia inicial, Howard Shore comienza una partitura de gran empaque y poder. La orquesta tradicional dota a la obra de un clasicismo moderno emblemático.

Nos encontramos ante los minutos iniciales de una magna concepción musical que, sin duda, sirven de preámbulo firme y hermoso. Seguramente siguiendo un camino bastante divergente al de la narración del director. Al menos en cuanto a calidad, fijación del espectador y emoción. Una distribución musical estructural que sigue la forma C-A-B-C. Considerando la C inicial como el pequeño prefacio que junta en pocos minutos un compendio extraordinario de lo que va a ser la obra.

El inicio de la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’

Crítica musical de la BSO de 'La Comunidad del Anillo' - Cinemascomics

Valoremos A como la melódica temática a la que acude el compositor desde el mundo inicial de los hobbits. Bellísimas melodías que alcanzan, si no superan, incluso a instantes de fuerza dramática compositiva. Algo nada fácil de conseguir, y menos hoy día, en la música de cine. El perfil B es conseguido con una habilidad altísima. Se trata de la forma intermedia con la que Shore une los instantes melódicos y tranquilos con los aparatosos y bélicos que dan fuerza y perfil a la grandeza de esta banda sonora. Esta forma B delimita la presencia inicial del anillo, encubierto, reservado y aún por conocer.

Así nos lo dan a conocer las figuras que forman dicha estructura y podemos verlo con claridad cuando Frodo recibe el anillo que deja Bilbo Bolsón o en la conversación entre los dos magos, Saruman y Gandalf. El armazón principal, C, se nos muestra implacable a los 40 minutos de metraje: es la parte vigorosa de la ópera a la que el artista canadiense da vida; coros enérgicos, vientos, percusión… Se nos ha introducido de forma sutil e inteligente a lo largo del desarrollo de la fase B durante dos secuencias, el conocimiento y lectura de Gandalf sobre el origen del anillo y la aparición a caballo de las fuerzas de Mordor en busca del preciado tesoro.

La traición de Saruman como uno de los grandes momentos de la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’

Vayamos con una de las escenas más sublimes de la película, como hemos dicho, a los 40 minutos de aventura: la estructura B es solapada bruscamente por la C en un inicio de cuerpo musical artísticamente arrebatador; la reunión de los dos magos se detiene de pronto y comienza la lucha. Peter Jackson, el director, une astutamente los dos mundos a través de una de las figuras más poderosas del ámbito bienhechor, el mago Saruman, quien repentinamente pasa a formar parte del mundo oscuro.

La lucha entre los dos ancianos es exquisita (siempre desde la órbita musical, hay que recordar) y las notas, como composición, inician un clímax heroico que ya no  se abandonará. La narración que la partitura hace del conflicto es única. Atendamos al asombroso y estudiado detalle de la escena cuando Saruman arrebata el bastón a Gandalf; planos veloces, detalles y música al unísono que cualquier estudioso del arte no debería dejar pasar. Shore comienza la andadura firme de la composición tras una introducción admirable. Hemos llegado al cuerpo principal.

Los Jinetes Negros… Uno de los grandes pesos de la historia que narra la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’

El proceso que sigue el filme a partir de aquí no es complicado y sí práctico. Los temas comienzan a aparecer uno tras otro, e incluso en combinación, y se muestran con maestría, como es el caso de la formación del nuevo ejército por parte de Saruman (poder y oscuridad) con el presidio de Gandalf (pureza y delicadas formas musicales, que conforman la sagaz antesala, ya próxima, de la partitura referida al mundo de los elfos, de una belleza embriagadora).

El peso de la historia, sin lugar a dudas, lo lleva, comenzado el segundo tercio de la cinta (y siempre musicalmente hablando), la presencia de los fragmentos oscuros referidos a los jinetes negros. Un tratamiento espectacular, como lo es la imagen de los espectros a caballo, y que supone el inicio del turbio y maléfico mundo que está por llegar. Realmente los temas que van apareciendo cuando toman la escena los jinetes no son sino la base firme de las estructuras musicales que irán creciendo. Siempre, es justo decirlo, aderezadas con las impagables melodías limpias y brillantes de la comunidad, de los elfos y demás detalles lejanos al ámbito malhechor.

Los grandes contrastes entre la belleza y la oscuridad en la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’

El formato C de la partitura está ahora en plenitud; es el segundo tercio de la aventura y el compositor juega, junto con su director, al planteamiento drástico en forma dual de dicho formato: las notas más hermosas, que momentos antes se refirieron a los hobbits, fundamentalmente, y a pequeñas referencias narrativas de la historia y de la Comarca, pasan ahora a un nivel menos cómico y divertido, ya dramático, etéreo e intelectual.

Se enfrentan fuertes contrastes de la partitura, el lado bello a la parte oscura, y ambos con temas directos, poderosos y de composición no demasiado compleja pero sí de una eficacia en pantalla asombrosa. A mi entender, sin duda, la música de Shore es la protagonista en este primer y segundo tercio del metraje. Adentrémonos en el tercero y último para comprobar si esta función no desaparece.

Precedido por una extraordinaria demostración de la unidad que posee la partitura para ’La comunidad del anillo’, reflejada en la dulce y evocadora declaración de amor en los parajes de Rivendell que la compositora Enya describe con la belleza de su voz y que encaja a la perfección entre tanta melodía creada por Shore, estructura y forma que tiene la partitura, iniciamos el fragmento final de la obra. Abordamos el último de los tercios, equivalente a la segunda mitad de la historia, ya avanzada, cuando la comitiva formada inicia sus peripecias. Aparecen nuevas variaciones temáticas y otros motivos nuevos que, sin embargo, guardan una disposición idéntica al resto y no crean, en absoluto, ningún tipo de ruptura de unidad, sino que, al contrario, la novedad introducida en diversas secuencias otorga mayor solidez temática si cabe.

Moria y el placer de disfrutar del éxtasis de la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’

Crítica musical de la BSO de 'La Comunidad del Anillo' - Cinemascomics

La llegada a las minas de Moria supone uno de los momentos más hermosos de la música de cine de los últimos tiempos. La descripción que Howard Shore realiza del lugar cuando Gandalf lo ilumina es… Sencillamente, hermosísima. Pocos segundos que no precisan de ningún tipo de estudio: siéntelos.

Shore describe y narra con destreza propia de genio. La música no cesa de sonar ya hasta el final y el trabajo y estudio llevados a cabo son envidiables. Melodías de gran calidad, apoyos a momentos de tensión, fuerza en situaciones límite. En fin, una inigualable mezcolanza musical y la llegada al clímax artístico-musical de toda la película. La aparición del demonio del mundo antiguo contra el que lucha Gandalf y termina cayendo al vacío. Una secuencia espectacular que resume el sentido de toda la partitura desde su llegada hasta la partida del grupo, ya sin el mago. La calidad coral que aporta el compositor a esta escena es máxima. Y, en opinión de quien esto escribe, imposible de superar.

Conclusiones tras analizar la BSO de ‘La Comunidad del Anillo’

El carácter satánico, infernal, obsesivo y vigoroso es colosal y mayúsculo. El contraste de este con la delicadeza posterior de las melodías que hacen ver al grupo la pérdida del mago. Un cuadro cinematográfico que, orientado hacia el mundo de la música de cine, es imprescindible. La partitura ha culminado su estudiado proceso hasta llegar a este punto. Su crecimiento y progresión han sido uniformes y así será hasta el final, guardando ahora una línea más equilibrada hasta la culminación de la primera de las tres entregas. Manteniendo esa ya mencionada dualidad musical de momentos duros y activos con instantes plácidos y melancólicos. Se han instaurado, con esta primera producción, los cimientos de la trilogía en conjunto. Obra musical que debe concebirse como tal.

Concluyendo… Una composición que sobresale por encima incluso de la obra. Yque dota al título de Peter Jackson de una identidad que ningún otro elemento artístico es capaz de ofrecer. Una partitura de altísimo nivel. De carácter clásico y fuertemente marcada por el enfrentamiento entre crudeza y romanticismo. Y que presenta una unidad, pese a la tremenda variedad de registros (incluyendo la breve pero acertadísima participación de Enya) que alza su nota a niveles sobresalientes.

ESCÚCHALA SI… En tus inicios en el mundo de la música de cine todavía la desconoces. No debes pasarla por alto.

NO LA ESCUCHES SI… Te apartas voluntariamente del mundo Tolkien. La música para sus tres entregas resulta esencial a la hora de comprender el entramado de esta magna historia.

LLEGARÁ A SER UN CLÁSICO… Ya lo es.

OTRAS OBRAS RECOMENDADAS DEL AUTOR… ‘La mosca’ o ‘El silencio de los corderos’.

PUNTUACIÓN… Notable: 8.