Inicio Cómics ‘Bloodshot’, recuerdos llenos de pólvora y sangre

‘Bloodshot’, recuerdos llenos de pólvora y sangre

2642

blooshotTus recuerdos son algo fijo, te impulsan y te ayudan. ¿Y si tus memorias no fueran tuyas?¿quién serías?¿qué podrían llegar a hacer los “poderes”con una persona qué puede ser reescrita? Bloodshot es la respuesta que puedes elegir, y si no te gusta, siempre puedes cambiarlo para que todas las preguntas tengan una respuesta.

El supersoldado definitivo, no puede morir, es rápido, fuerte, y programable. Duane Swiercynski presenta al lector una idea que va un paso mas allá de lo que había, y un par por delante de la realidad. Bloodshot es un dron programable para destruir selectivamente, el sueño de cualquier militar. Es lo que querían hacer con Lobezno mezclado con el suero del supersoldado del Capitan America. Es el arma definitiva. Pero es un hombre, y todos los hombres fallan.

La serie original que apareció en los 90 no llegó a publicarse en España, pero Bloodshot era un superagente de inteligencia, un James Bond que trabajaba al estilo John McLane, rápido y sucio. Su regeneración suponía cambiar mucho, la idea de un espia con poderes estaba más que manida y al escritor americano le tocaba innovar en un campo difícil, en el de los personajes violentos. Swiercynski ha trabajado en las series idóneas (Lobezno, The Punisher) y sabe lo que hay en todo ese estilo. Por eso optó por coger un par de ideas y cambiarlas, la amnesia y la venganza. El personaje no es un amnesico real, sino que han borrado y reescrito sobre sus memoria tantas veces que es una mezcolanza de recuerdos difusas, perola realidad es que vive en una vaina si no está matando a alguien. Y la venganza es la única reacción que le queda a esa realidad, solo conoce la violencia, y ésta necesita un objetivo.

Bloodshot es junto con Harbinger una de las series que unifican el mundo de Valiant. Están relacionadas por el Proyecto Espíritu Renacido y los “psions”, pero ahí se acaba cualquier parecido. Bloodshot es una especie de “terminator”, que se regenera de cualquier herida y que sabe utilizar cualquier arma, es el sueño húmedo de un general, un soldado eterno que vale por un pelotón.

La trama principal empieza hablando de la búsqueda de la libertad y de la verdad, muy americano, pero con un elemento importante y es que esa verdad debería dar al protagonista una idea de quien es. Tiene personalidad, desagradable pero la tiene, pero no recuerdos, ese elemento tan importante para identificarnos en este mundo complicado hasta la nausea. Pero todo se complica cuando su vida sólo ha sido despertar, matar y volver a dormir.

Se han publicado dos tomos en nuestro país de la historia de Bloodshot y falta poco para el tercero. Al igual que ocurre con ‘Harbinger’ el segundo y el tercero están relacionados con el tomo independiente ‘Harbinger Wars’, este crossover ha definido lineas en ambas series, pero para la colección del soldado pálido es algo menos importante, ya que no cambia o modifica su trama demasiado.

‘Incendiar el mundo’ es el primer arco argumental y nos presenta a nuestro “héroe”, un soldado leal que vuelve a trabajar para hacer un favor a un viejo amigo, o para salvar a su hermano, o … Las memorias se mezclan y los recuerdos creados cambian con cada misión, Bloodshot sigue adelante. Hasta que algo cambia y su cabeza mezcla todo, como en un disco duro siempre quedan restos tras los borrados, y cuando los datos se mezclan el ordenador falla. La reacción, violenta, rápida y sin concesiones, como le han enseñado a actuar.

El segundo volumen entra directamente en el Proyecto Espíritu Renacido y los “psions”, a la conquista directa del enemigo y la búsqueda de explicaciones con plomo y fuego. Si algo destaca sobre todo en esta corporación, es el uso de niños y el abuso de ellos, el control a través del castigo y la educación. El guionista muestra muchas cosas que no son una ficción, el lavado de cerebro, el abuso por sistema, que cualquier persona es una herramienta para los gobiernos y las grandes corporaciones. Bloodshot se eleva como héroe que busca redimirse, ¿de qué?, de pecados que no recuerda y faltas que otros le obligaron a hacer. Pero no hay que olvidar que es un soldado que seguía ordenes, y lo hacía bien, sin pensar en el porque o el después. Remordiemientos y otros sentimientos aparecen poco a poco. Destacar a la “abuela” cuidadora que aterrorizará a cualquiera.

La serie no ha perdido ni un ápice de empuje desde que comenzó y cada numero sigue siendo una carrera de obstáculos, a toda velocidad por una pista de hielo. Llena de acción, la colección es adictiva y esperas con impaciencia el siguiente tomo.

A nivel gráfico es una de las series que menos sorpresas depara. Los grandes trabajos de Manuel García o Mathew Clark a nivel narrativo dotan de velocidad a toda la lectura, y cada vez que Bloodshot muestra su nivel mas violento de actuación podemos impresionarnos por la fuerza del arte. Innegablemente se ha cuidado mucho que los dibujantes sean mejores narradores de la acción que espectaculares, pero les sobra arte para las grandes explosiones y la fuerza arrolladora del protagonista en toda su crudeza, sin olvidar poderosos primeros planos de los rostros de odio, furia, miedo, esos sentimientos, que marcan el avance de una serie de acción, en la que la fuerza de las acciones se basa en la contundencia de la imagen.

Bloodshot es una de las mejores series de Valiant, aúna adrenalina y células grises a partes iguales. Vale, quizás haya mas musculo que cerebro, pero toda la trama avanza rápidamente y contando mucho, sugiriendo muchas cosas. Bloodshot es una ficción, pero si en lugar de supersoldados habláramos de drones, si en lugar de “psions” habláramos de prisioneros en la guerra contra el terror, si en lugar de superpoderes tuviéramos bombas terroristas, quizás todo sería demasiado cercano. Mas que recomendable serie que es un placer seguir y que contentará a los mas exigentes, ya sea por su irrefrenable acción o por su ataque directo al sistema.

Artículo anteriorDisney ha desvelado sus planes sobre ‘Moana’
Artículo siguienteVinnie Jones, un tipo duro para la serie Arrow
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo. Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.