Inicio Cómics

Betty Boob. La belleza de un pecho que cambia el mundo

Betty Boob

Betty Boob. El cáncer le arrebato su pecho izquierdo, la vida todo lo demás, pero no se dejará tumbar, la vida puede ser maravillosa si quieres

No hacen falta muchas palabras para describir el dolor que se siente cunado una enfermedad como el cáncer te arrebata una parte de ti. Tu vida cambia tras ganar esa batalla, pero no termina ahí, la vida golpea siempre varias veces, y puede que simplemente levantarse signifique no solo recomponerla, si no mejorarla, cambiarla a algo nuevo y maravilloso. Betty Boob es un canto a lo hermoso de la vida, más allá de las perdidas, y de buscar siempre algo mejor a pesar de las perdidas.

Para Betty el cáncer supuso perder una parte importante de su vida, no solo su seno izquierdo, también lo que la hacía ser ella. Pesadillas la acosan pero no se rinde e intenta reconstruir su vida, pero si la vida da fuerte, lo hace en varias ocasiones. La estética es parte de su trabajo, y lo pierde, la sociedad le enseña que la belleza es un canon de equilibrio y ella lo deshecha, por artificial, por ser una fantasía, y finalmente pierde a su novio, que no puede evitar comparar la cicatriz de la operación con el cáncer, la enfermedad, el monstruos. Pero la vida sigue, de extrañas formas, y su diferencia la hace especial, tanto que la vida recompensa su lucha, con oportunidades, que son tan diferentes como ella, tan especiales como es la nueva Betty, Betty Boob.

Vero Cazot y Juile Rochelet han creado una historia sobre el cáncer, uno de los grandes males de nuestro tiempo, buscando una mirada diferente, no la de la superviviente o de la víctima, si no la de una mujer que no acepta que su vida se vaya por el retrete por un cambio, grande, como es sufrir un cáncer, pero que una vez superado puede marcar tu vida para bien o para mal, y para Betty, es un camino plagado de experiencias y oportunidades.

Con un dibujo basado en el color principalmente y loa expresividad del mismo, sin palabras casi, al estilo de una película muda, solo los sonidos y la música tienen cabida en la ilustración. Betty Boob combina la imagen más paródica de la realidad, volviendo dramas en cómicas situaciones con posos de tristeza, con las pesadillas deformes del miedo, otra forma de transformar la imagen, esta vez para acrecentar el sentimiento de terror e impotencia. Todo el libro destila cariño y esfuerzo para poder mostrar las sensaciones, los momentos intensos que marcan el cambio en la vida de una mujer que no ceja en su empeño de ser ella misma, más allá de lo dictado por la sociedad y por las formas, que se transforman en monstruos para conseguir el estatus quo, como ejemplifican las ladronas de pechos artificiales, que buscan el canon de belleza modélico de la sociedad, o la jefa que no puede aceptar que alguien se salga de la línea marcada por la empresa.

Noticia relacionada
Marvel cambia la historia completa de los Cuatro Fantásticos para siempre

Betty Boob se convierte en un canto por la individualidad, por quererse a uno mismo y descubrir hasta donde podemos llegar a pesar de los obstáculos de la vida. SI la historia comienza con la batalla ganada contra el cáncer, no sin bajas, su desarrollo es la vida en si misma, exagerada, hiperbolizada para que el arte la supere, y dentro de ese exceso, son los pequeños momentos, los respiros en la intimidad, donde vemos la humanidad más sincera.

El cómic respira sonidos, los pocos textos se incorporan en páginas en negro, para remarcar su fuerza, y la falta de necesidad de las mismas para contar la historia. Solo las canciones pueden atravesar el dibujo, solo el sonido puede llegar hasta el lector, conduciendo las escenas en su cabeza. Incluso cuando no hay una canción en la ilustración, las viejas tonadillas de persecución de las películas mudas o las series de televisión de hace años vienen a la cabeza para enriquecer una obra que funciona poco a poco, dejando que entres en un mundo de imagen y sonido, y el sonido, lo pone el lector.

Una obra destacada por su fuerza, por su demostración de que la vida pega fuerte, pero que si te levantas, puedes acabar dando buenos golpes, y tumbar al desastre.

Noticia relacionada
Reseña MARVEL Daredevil nº 4. Ni diablo ni guardián
Reseña Panorama
Artículo anteriorReseña de Carvalho. La soledad del manager
Artículo siguienteEl viejo y el narco. Un hombre de honor que no se arredró
JOTA (J.C. Royo)
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y orgulloso de serlo. Periodista con estudios audiovisuales y gusto por la comunicación a todos los nivéles, cuando me lo permiten escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que esté de verdad vivo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of