Cómics / Berserker. Un bárbaro desencadenado en la gran ciudad
Cómics

Berserker. Un bárbaro desencadenado en la gran ciudad

berserker desencadenado

Berserker, incursión extraña de Jeff Lemire en la espada y brujería, trasladando a un rey bárbaro hasta nuestro tiempo, y enfrentándolo al gran mal de no tener nada en un mundo capitalista

El Rey Mestizo ha perdido todo, solo le queda morir en combate acabando con sus enemigos, pero el final de su aventura lo lleva más allá de lo que pudo imaginar, hasta nuestro mundo. Pero un hombre poderoso con la espada, nada puede hacer sin trabajo, sin documentos, sin casa. Jeff Lemire retuerce las historias de espada y brujería para introducir un giro nuevo y extraño, la realidad de un mundo capitalista que aplasta todo aquello que no quiere vivir siendo una pieza de su maquinaria.

Lo que podría haber sido una serie de espada y brujería en la que Dark Horse confiaría reverdecer viejos laureles cuando tenía a Conan entre sus series, se transforma en las manos de Jeff Lemire en una obra extraña, en la que se mezclan las aventuras, la magia, y la crítica social. EL canadiense no es un guionista típico que guste de lo fácil, siempre quiere añadir algo propio, y cuando crea una obra, siempre se puede advertir una intención más allá del planteamiento general. En el caso de Berserker, nos encontramos con un mensaje sobre una sociedad caníbal y cruel que no deja a los que caen levantarse, si eres un ganador debes ganar siempre, y si caes y pierdes, debes perder siempre.

La historia comienza en un mundo lejos del nuestro, otra dimensión donde el Rey Mestizo se ha ganado su lugar a base de acero y sangre. Tiene una tribu, una mujer, una hija, y lo defenderá con la vida. Pero tras una misión, descubre que todo le ha sido robado, y encamina el solitario camino de la venganza. Pero en lugar de a una batalla, le lleva a otro mundo. Donde un viejo hombre sin fuerza, que no conoce su lengua, le guía a través de una sociedad extraña, donde la fuerza, el valor y su espada no sirven de nada, y donde la generosidad de unos pocos permite a los descastados sobrevivir, aunque sean reyes.

El escritor canadiense vuelve a descubrirse como un narrador original. Elige una historia que parece de espada y brujería, y la cambia para poder introducir una narración realista y humana. Ejerce de guía para un ser bárbaro y primario a través de una sociedad capitalista que no necesita de héroes, sino de piezas para que su engranaje funcione, y sean fáciles de reemplazar. Hay batallas, hay acción, pero sobre todo hay un drama humano, el del hombre que pierde todo y no ceja ante el destino, y el del derrotado, el que ha sido destruido por un mundo en el que da igual quien seas, solo lo que produzcas. Pero el discurso es ligero, partidista al máximo, y deja poco espacio para dobleces, convirtiendo la parte crítica en un panfleto emotivo, pero sumamente simple y con escaso valor.

Su punto fuerte, el dibujo. Berserker tiene a un Mike Deodato que se desata en las partes más fantásticas y crea su propia versión de los mundos que creará Buscema con su Conan. Pero no desaparece esa calidad en el mundo real, quizás se aprovecha menos porque Lemire se centra en su discurso y deja poco para que se luzca Deodato. Aún así, esta, y The Resistance, deja claro que salir de Marvel le ha sentado bien al dibujante, que ha recuperado las ganas y el esfuerzo en sus obras.

Berserker es una obra con corazón, con rabia, pero que no se ha mostrado bien. La historia es clara y directa, pero la intención se ve truncada por un discurso bastante fácil y escaso sobre la sociedad capitalista.