Inicio Juegos Así iba a ser el juego cancelado basado en Sin City

Así iba a ser el juego cancelado basado en Sin City

Compartir

Hace más de una década estuvo en desarrollo un interesante videojuego basado en la popular película Sin City pero, tras algunos cambios en su desarrollo, tuvo que ser cancelado.

Videojuego de Sin City

Numerosos son los ejemplos de videojuegos basados en películas. El reciente proyecto de Square Enix y Marvel es un buen ejemplo de ellos. Pero, por desgracia, también en el camino se cancelan muchos debido a ciertos problemas. Uno de estos últimos, ambientado en la película ‘Sin City’, de Robert Rodriguez, ha salido a la luz recientemente y cuáles fueron los motivos para su cancelación.

Al parecer, y gracias al periodista Matt Sayer, de Eurogamer, este videojuego estaba en desarrollo por el desaparecido estudio australiano Transmission Games. El juego fue presentado poco después del estreno de la película basada en los cómics de Frank Miller, en abril de 2005, a la editora Red Mile Entertainment. Esta tenía los derechos de la película y la intención era publicarlo en 2007 para PlayStation 3, Xbox 360 y Wii.

El videojuego iba a servir como precuela de la película con una ambientación en blanco y negro, muy parecida a la de los cómics, narrando sus dos primeras historias. La jugabilidad recordaba bastante a Max Payne y los juegos de Batman: Arkham con fases de investigación, combate cuerpo a cuerpo, sigilo y disparos con coberturas. Además podríamos controlar a tres conocidos personajes: Marv, Miho y Dwight, por lo que habría mucha variedad de situaciones.

Por desgracia la editora fue introduciendo muchos cambios que lastraron su desarrollo. Desde un minijuego al estilo de Dance Dance Revolution, en el que había que convencer a una stripper de que se desnudase, a diversas escenas calcadas a los cómics, de los que no se tenían los derechos. Finalmente sus creadores,  Red Mille, tuvieron que cerrar y cancelar el juego. No obstante, según ellos, lo preferían antes de haberlo terminado, ya que sentían que estaban traicionando a los fans de la obra de Frank Miller.