fbpx Armie Hammer perdió el último proyecto que le quedaba
Cine

Armie Hammer perdió el último proyecto que le quedaba

Armie Hammer perdió el último proyecto que le quedaba

Tras las acusaciones de canibalismo y de abuso sexual, Armie Hammer acaba de perder el último proyecto que le quedaba de Hollywood.

Armie Hammer tiene un pie cada vez más afuera de Hollywood. El actor perdió el último proyecto que le quedaba desde que fue acusado de agresión sexual hace unas semanas. Todo comenzó en enero cuando una cuenta de Instagram compartió capturas de pantallas de supuestas conversaciones entre el actor y otras mujeres. Allí, él les proponía tener encuentros muy turbios, donde el gran protagonista era el canibalismo. Pero lo que desencandenó una investigación policial en contra de Armie Hammer es la acusación de violación por parte de una mujer que no ha querido desvelar su identidad.

Desde enero, Armie Hammer perdió el papel protagonista en Shotgun Wedding, comedia romántica que iba a protagonizar junto a Jennifer Lopez, y The Offer, la serie sobre el rodaje del padrino en la que también iba a ser la estrella. Ahora, según informa Variety, también ha sido despedido de Billion Dollar Spy, un thriller en el que iba a compartir pantalla con Mads Mikkelsen. De esta manera, el actor se quedó sin ningún rodaje en el horizonte. También ha sido despedido de la agencia que lo representaba, WME.

Pero todavía tiene un par de películas ya rodadas pendientes de estreno. Una es Muerte en el Nilo, que Disney retrasó al mes de febrero por la pandemia. Además había terminado de filmar Next Goal Wins’ de Taika Waititi, que todavía no tiene fecha de estreno y que habrá que ver qué decide Disney hacer con ella. Por otra parte, Armie Hammer iba a volver para la secuela de Call me by your name, que todavía no tenía luz verde y con todo lo que está sucediendo, es probable que no se realice.

La palabra del actor

Aunque Armie Hammer no salió a declarar ante ningún medio, a través de comunicados de sus abogados, el actor quiso señalar que todas las relaciones que ha mantenido han sido siempre consensuales y acordadas con antelación. Ahora todo queda en manos de la policía.