fbpx Anthony Hopkins confundió El silencio de los corderos con película infantil
Cine

Anthony Hopkins confundió El silencio de los corderos con una película infantil

Anthony Hopkins confundió El silencio de los corderos con película infantil

El silencio de los corderos (The Silence of the Lambs) de 1991 protagonizada por Anthony Hopkins es una de las mejores películas de crímenes de la historia del cine.

En 1991 se estrenó El silencio de los corderos, una película impactante sobre un criminal muy peligroso y caníbal que asesora a una joven agente del FBI para capturar a otro gran asesino. Fue un éxito tremendo recaudando más de 272 millones de dólaes en todo el mundo costando 20 millones. Además ganó 5 Oscars muy importantes, como Mejor Película, Mejor dirección (Jonathan Demme), Mejor Actor (Anthony Hopkins), Mejor Actriz (Jodie Foster) y Mejor Guión Adaptado (Ted Tally)

Ahora Anthony Hopkins cuenta la curiosa historia de cómo reaccionó cuando le presentaron el proyecto, ya que pensó que era una película infantil:

“Mi agente envió un guión. Él dijo: “¿Por qué no lees esto? Se llama El silencio de los corderos”. Dije: “¿Es una historia para niños?” Era una calurosa tarde de verano, llegó el guión y comencé a leerlo. Después de 10 páginas, llamé a mi agente. Dije: “¿Es esta una oferta real? Quiero saber. Esta es la mejor parte que he leído”. Leí el resto del guión y el director Jonathan Demme vino un sábado por la tarde y cenamos. Y dije: “¿Esto es real?” Y él dijo: “Sí”. Dije “ok”. Era un tipo maravilloso para trabajar. No podía creer mi suerte y tenía miedo de hablar con Jodie Foster. Pensé: “Ella acaba de ganar un Oscar”. Concluyó Anthony Hopkins.

¿De qué trata la película?

Todos aquellos que no han visto El silencio de los corderos, desde cinemascomics.com os la recomendamos. La historia gira en torno a la tormentosa relación de una agente del FBI llamada Clarice Starling (Jodie Foster) y el asesino en serie el Dr. Hannibal Lecter (Anthony Hopkins). Ella tiene que ir a la cárcel a pedir ayuda y consejo para atrapar a otro asesino al que la prensa llama “Buffalo Bill” (Ted Levine). Pero Hannibal Lecter no le da la información de forma fácil, sino que pide que le revele cosas de su vida. Así comienza una carrera contrarreloj para salvar a una mujer que ha sido secuestrada.

Puede que el título de El silencio de los corderos le causara cierta confusión a Anthony Hopkins, pero está claro que no es una película para niños y además en su momento impactó mucho a los adultos.