Inicio Cine ‘Ant-Man’: Marvel en pequeñito y concentrado (cuidado: SPOILERS)

‘Ant-Man’: Marvel en pequeñito y concentrado (cuidado: SPOILERS)

946

La última propuesta cinematográfica de la Casa de las Ideas rezuma originalidad y minimalismo. Marvel concentra toda su esencia en una película que lo reduce todo, tal y como Scott Lang concentra todo su poder en su forma reducida

La compañía marvelita nos tiene acostumbrados a macroproducciones en las que se levantan por los aires ciudades enteras o los enemigos provienen de galaxias lejanas. En Ant-Man no vemos nada de eso. Y ahí reside su genio. Ant-Man abarca Marvel al completo con todo lo que eso conlleva: efectos especiales de ultimísima calidad, humor blanco intercalado con acción frenética, conflictivas tramas emocionales entre los personajes, momentos de tensión y entretenimiento puro y duro. Pero para ello no vemos destruirse ciudades enteras.

ant-man
En vez de eso, vemos cómo el protagonista navega sobre una balsa de hormigas dentro de una cañería o pelea contra el villano en la habitación de una niña con trenecito de juguete incluido. Este villano no es ningún genio del mal ni semidiós con aires de grandeza, simplemente es un empresario desquiciado que quiere hacer el mayor negocio posible. Todo se reduce en Ant-Man. Y no por ello vemos ninguna carencia de los elementos antes citados:

  • Efectos especiales de ultimísima calidad: Marvel aplica los efectos especiales de forma contundente y concentrada, como un rayo láser. No se dispersa tratando de crear un mundo entero nuevo por medio de efectos digitales como en ‘Thor’, o causando puro caos y destrucción como en ‘Los Vengadores‘. Los combates no se libran en mastodónticas bases repletas de tecnología punta y monstruosas aeronaves como en El Capitán América: El Soldado de Invierno. Al contrario, la mayor parte de la acción transcurre en la rústica casa de Hank Pym, o en el edificio de Darren Cross, que si bien es cierto está dotado de tecnología punta pero es un edificio empresarial de lo más normal. Hay que destacar especialmente lo bien hechas que están las hormigas y el realismo que destilan en todas y cada una de sus subespecies. Por no hablar de los maravillosos trajes de Ant-Man y Yellowjacket.
  • Humor blanco intercalado con acción frenética: Una de las películas de Marvel que más explota el humor de forma exitosa, quizás solo superada por ‘Guardianes de la Galaxia’ en este aspecto. Mucho tiene que ver Michael Peña y su personaje ‘Luis’ en este sentido, pues hace las delicias de los fans en cada una de sus intervenciones.
  • Conflictivas tramas emocionales entre los personajes: La relación entre Hank Pym y su hija así como la de Scott Lang con la suya son dos tramas paralelas y equivalentes que dotan al héroe y al ‘ex-héroe’ de sus respectivos motivos para llevar a cabo la operación.
  • Momentos de tensión y entretenimiento puro y duro: El último atraco de Scott Lang es un ejercicio impecable de creatividad cinematográfica, ¿cuándo hemos visto abrir una cámara sellada congelándola o crear una huella dactilar de la nada a base de pegamento? la película goza de ritmo, algo que cualquier director de películas de superhéroes debería grabarse a fuego.

‘Ant-Man’ es Marvel en pequeñito, no aspira a la grandeza y eso la convierte en una gran película, concentra la esencia de Marvel en dosis diminutas, como un pequeño caramelo que nos provoca una explosión de sabor. El superhéroe, el villano, los escenarios… ‘Ant-Man’ es un innovador ejercicio de minimalismo en el cine de superhéroes que actúa como una aguja hipodérmica directa a nuestra glándula pituitaria.