Inicio Cómics Aniquilación, el primer paso a la nueva galaxia Marvel

Aniquilación, el primer paso a la nueva galaxia Marvel

Compartir

Panini comics reedita ‘Aniquilación’ una historia épica que reúne a todos sus personajes galácticos

La Marvel espacial estaba perdiendo fuerza debido a la salida del mayor artífice de su popularidad, Jim Starlin. La salida del hombre que levanto en torno a las gemas del infinito, la guardia de las mismas, Thanos, las grandes entidades creadoras y sobre el omnipresente Estela Plateada, las mayores sagas cósmicas de la historia de la Casa de las Ideas dejaba huérfana y sin dirección multitud de colecciones.

Portada 'Aniquilación' integral. Colección extra superhéroes 39

Durante un tiempo todo derivaba hacia el aburrimiento, y las pequeñas series que Starlin dedicaba a Thanos animaba un poco el cotarro. Pero no servía para devolver a la vida a algo tan grande. Keith Giffen en aquel momento rondaba ideas variadas, más profundas que sus usuales barrabasadas salvajes y divertidas, y retomo a Thanos donde Starlin lo dejó. Una aventura curiosa y que demostraba que era capaz de mucho si quería. Y le dejaron continuar con una idea brutal, no salvaje, bueno, un poco sí, pero de enormes proporciones, la aniquilación del universo.

En ‘Aniquilación’ nuestro universo se expande y está empezando a consumir el espacio de la Zona Negativa, y su soberano considera eso una invasión. Annihilus, amo del conocido espacio alternativo de Marvel, decidía que solo un universo sobreviviría, era hora de aniquilar a toda especie que no se sometiera bajo su dominio. La guerra cósmica llegaba de forma inesperada, sin aviso alguno, y los primeros en caer fueron los cuerpos Nova de Xandar, solo el joven terrestre Richard Ryder sobreviviría. Su destino, ser el líder que dirigiría la resistencia contra Annihilus.

Toda esta gran saga englobaría multitud de series cósmicas, desde una limitada a la guerra a una serie de colecciones sobre los personajes más importantes en la macro saga. Ronan, Gamora, Star Lord (o Peter Quinn como pedía que le llamaran en esta saga), Estela Plateada, Drax el destructor y sobre todo Nova se erigían como los salvadores de la vida de la galaxia.

Que toda macro saga trae cambios, cierto, que no siempre son bienvenidos, cierto. En esta hay algunas sorpresas que no resultan demasiado agradables y otras son previsibles, pero en el tomo general de la historia encajan. Todo se vuelve otra vez más grande, más poderoso, y el universo jamás sería el mismo. A partir de aquí veríamos nacer lo que es el actual Marvel cósmico: la recuperación de Star Lord, Gamora, Drax y Ronan como grandes figuras, las primeras acabarían formando los ya estrenados en pantalla grande ‘Guardianes de la Galaxia’, y Ronan sería el líder de su raza. Estela Plateada volvería al servicio de Galactus, y el devorador demostraba su poder en combate singular, así como su heraldo,que se convertía en ejemplo de valor y sacrificio.

No sera una saga que se conserve en la galería de obras maestras, pero es la estructura básica de todo lo que se ha ido desarrollando. El tomo recopilatorio no solo contiene la saga, sino todas las series relacionadas anteriores y posteriores, es una auténtica joya a la hora de considerar la ecuación cantidad/precio, pero también en calidad/precio. Divertida, ágil, intensa, y sobre todo cruel y dura por momentos, es una guerra no olvidemos eso.

El principal artífice de toda esta amalgama de combates espaciales y épicos combates de superhéroes es Keith Giffen, no el único, ya que hay varios autores más, pero es su idea desarrollada a través de ‘Aniquilación’ la que dirige el espectáculo.

Mucha gente cree que Giffen es un buen argumentista y eso se ve en su Liga de la Justicia, la Legión de Superhéroes y sus grandes obras corales, que casualmente suelen ser, o tener relación al final, con el espacio y la ciencia ficción. Pero pocos conocen su faceta como guionista total, quizás sólo en su más destacada creación, Lobo. Pero es un guionista con gracia y con capacidad, puede resultar denso en explicaciones y a veces redundante en sus análisis psicológicos de los personajes, eso se le pegó de J.M. DeMatteis uno de sus cómplices más conocidos, pero desde luego nunca aburrido. Esa es su mejor faceta, siempre pasa algo, siempre hay peleas o un misterio por desentrañar para averiguar cómo resolver el gran problema. Siempre es recomendable.

El apartado del arte del tomo es amplio, y en la línea de aquella época de Marvel, colorido y sobre todo muy definido, espectacular y siempre buscando la imagen potente, Kirby era el maestro, aquí muchos intentan esa fuerza, no son “The King” pero cumplen y en algún caso muy bien. Destacar la saga de Drax, esa regeneración contada por Mitch Breitweise que me recuerda mucho en esta colección a John Cassidy, uno de mis dibujantes fetiche, no es él, pero se ve esa influencia, y el texto lo agradece por su ligereza de trama. Más adelante el dibujante encontró un estilo propio más lejano de la sombra de Cassidy.

Aniquilación merece la pena no solo porque es mucho material a un precio muy asequible, es porque es el más puro estilo de la Marvel cósmica, es divertido, emocionante y a la vez llena de grandes cuestiones y decisiones. ¿Os gustó la película de Guardianes de la Galaxia? Esperamos vuestros comentarios.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.