Inicio Cine Animando las caras de ‘EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN’

Animando las caras de ‘EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN’

Compartir

Hoy se estrena EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN, y aquí os dejamos un vídeo con el proceso que siguieron los animadores para animar las caras de los personajes así como una breve historia de la animación Stop-Motion.

UNA BREVE HISTORIA DE LA ANIMACIÓN STOP-MOTION

Una película de animación stop-motion cobra vida fotograma a fotograma.

La productora Arianne Sutner explica que es un medio artístico en el que “los personajes son tangibles y reales, los decorados en los que se mueven están construidos a mano y donde todo es tridimensional”.

El productor Travis Knight añade: “Es un proceso que remonta al amanecer del cine, que conlleva un encanto, una calidez y una belleza que no tienen otros tipos de animación, por muy maravillosos que sean. Solo hay una oportunidad en cada toma, por lo que siempre caminamos por la cuerda floja”.

“Hace varias generaciones que los jóvenes aspirantes a animadores experimentan en el garaje o el sótano de la casa de sus padres”, sigue diciendo. “El momento en que la animación cobra vida es absolutamente mágico”.

El supervisor de animación Brad Schiff dice: “El proceso de animación stop-motion tiene alma, es especial; tal vez se deba al hecho de que tocamos y manejamos el material con el que trabajamos”.

Para el público y sus creadores, la animación stop-motion siempre ha sido y seguirá siendo fascinante. Fotograma a fotograma, y no olvidemos que hay 24 fotogramas en un segundo, los animadores manipulan con gran sutileza y paciencia los objetos tangibles (personajes, atrezo, decorados, etcétera) en un escenario. Se fotografía cada fotograma, y al proyectar de forma continua y secuencial los miles de fotogramas, los personajes y los decorados se animan, cobran vida, se mueven con fluidez. Podría describirse como la magia del cine hecha a mano.

Y así pasa con los personajes de EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN. Un largometraje de stop-motion es comparable a una película de acción real en la medida en que deben construirse los decorados, y hay que vestir, maquillar, peinar, iluminar y dirigir a los personajes.

Pero el mundo de la película nace de la imaginación, sobre todo de los animadores que mueven a los miembros del reparto milímetro a milímetro para cada toma. La naturaleza única de este proceso se basa en el movimiento.

Como primer ejemplo de animación stop-motion se cita el corto “The Humpty Dumpty Circus”, de 1898, realizado por los británicos Albert E. Smith y James Stuart Blackton, donde daban vida a un circo en miniatura poblado de animales y acróbatas.

Los animadores europeos fueron los primeros en usar marionetas y otros objetos para contar una historia coherente, pero el californiano Willis Harold O’Brien fue quien se dedicó a pulirlo. Además de varios cortos, tiene en su haber el largo El mundo perdido, y junto al escultor Marcel Delgado, el primer King Kong (1933). Los armazones metálicos articulados que creó para esta última todavía se usan hoy en día. Fue galardonado con un Oscar por su trabajo en El gran gorila (1949).

En esta última película, O’Brien tuvo un aprendiz llamado Ray Harryhausen, que inspiraría a los animadores durante décadas con la técnica de “Dynamation”. Supo combinar la acción real con la animación stop-motion para que los seres humanos se codeasen con fantásticas criaturas y monstruos en películas como El monstruo de tiempos remotos (1953), 20 Million Miles to Earth (1957), Simbad y la princesa (1958) y Jasón y los argonautas (1963).

El animador húngaro George Pal (György Pál Marczincsák) llegó a Hollywood a principios de los años 40, donde produjo una serie de cortos “Puppetoon” para Paramount Pictures. En vez de usar la técnica stop-motion propiamente dicha, se basó en la sustitución, lo que implicaba disponer de hasta 9.000 muñecos completos o en partes hechos a mano, todos ligeramente diferentes, que se filmaban fotograma a fotograma para dar la impresión de movimiento.

Varios de sus cortos fueron nominados a los Premios de la Academia de Hollywood, y George Pal fue galardonado con un Oscar honorífico en 1944. El director y productor siguió usando la animación para largos como The Great Rupert (1950), El pequeño gigante (1958) y El maravilloso mundo de los hermanos Grimm (1962).

Dos generaciones de espectadores están familiarizadas con el trabajo de Arthur Rankin Jr y Jules Bass. Mediante un proceso de stop-motion con muñecos denominado “Animagic”, crearon especiales navideños para televisión como “Rudolph, el reno de la nariz roja” (1964) y “Santa Claus Is Comin’ to Town” (1970). Jules Bass dirigió los dos largometrajes del dúo, El soñador aventurero (1966) y Mad Monster Party? (1967).

Unos años después, Peter Lord y David Sproxton fundaron la empresa británica Aardman Animations. Nick Park se unió a ellos y subieron el nivel de la animación stop-motion con cortos animados por el proceso “claymation” como “Creature Comforts” y los famosos personajes Wallace y Gromit en “A Close Shave” y “The Wrong Trousers”, antes de pasar a los largometrajes.

En 1982, el dibujante conceptual Tim Burton realizó el corto “Vincent” con el animador Rick Heinrichs cuando ambos estaban en Disney. Rodado en blanco y negro y narrado por Vincent Price, era una animación stop-motion.

Diez años después, Tim Burton formó un equipo de dibujantes y animadores para crear la innovadora película stop-motion Pesadilla antes de Navidad, dirigida por su compañero de universidad Henry Selick.

LAIKA, Inc. fue fundada en el siglo XXI con la intención de realizar largometrajes, cortos y anuncios de animación dirigidos, diseñados y animados por premiados especialistas. LAIKA cuenta con una plantilla de 550 personas y es conocida por su especialización en animación 2D, digital y stop-motion.

Aunque LAIKA participó en el largo de animación stop-motion La novia cadáver (2005), nominado por la Academia de Hollywood y realizado en el Reino Unido, la empresa tiene su sede en Oregón, donde se rodó la innovadora Los mundos de Coraline, dirigida por Henry Selick. Fue la primera película concebida y filmada en 3D estereoscópico, ofreciendo una experiencia totalmente nueva a los espectadores.

Travis Knight, presidente y director ejecutivo de LAIKA, así como productor y jefe de animación de EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN, dice: “La animación stop-motion es un proceso muy sencillo, pero hacerlo bien es sumamente difícil. Cualquier otra forma de animación es iterativa, pero la stop-motion es progresiva; se empieza en un punto y se acaba en otro”.

El realizador Sam Fell añade que “quería hacer una de mis anteriores películas en stop-motion, pero no me quedó más remedio que usar la animación digital. Las herramientas solo están disponibles en LAIKA, donde han incorporado la nueva  tecnología al proceso tradicional de stop-motion”.

“Con esta película, LAIKA va más allá del entorno de la stop-motion propiamente dicha”, comenta el director Chris Butler. “Sin embargo, una de las razones para rodar esta película en stop-motion se debe a la tradición creada por Ray Harryhausen hace años. Él tenía monstruos, nosotros, zombis”.

Podéis ver un interesante making of de la película que publicamos hace algún tiempo aquí.

Animando las caras de 'EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN'
Poster final de El-alucinante mundo de Norman

Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.