Videojuegos / Análisis Struggling: Dolorosamente grotesco
Videojuegos

Análisis Struggling: Dolorosamente grotesco

Struggling

Ya está disponible el videojuego Struggling en PlayStation 4 y Xbox One y lo hemos analizado en Cinemascomics.

Struggling anunció recientemente su lanzamiento en videoconsolas de la pasada generación, el pasado 8 de septiembre, después de que se lanzara para PC y Nintendo Switch en el mes de agosto de 2020. Aprovechando su lanzamiento ahora en PlayStation 4 y Xbox One, hemos analizado este original juego de Chasing Rats y Frontier Foundry.

Frontier Foundry, la marca de videojuegos indies de Frontier, ha lanzado Struggling, un nuevo título de plataformas 2D de Chasing Rats, al que describen como “anárquico” y que ya puede adquirirse de manera digital. En el juego controlaremos a Troya, un híbrido grotesco formado por las cabezas deformes de Héctor y Aquiles, siendo un experimento de laboratorio que salió mal, y en vez de ser un humano perfecto surgió un ser deforme y repulsivo, con dos cabezas unidas de la que solo salen dos brazos, donde cada uno de los brazos es controlado de manera independiente por Héctor y Aquiles.

Después de una breve introducción que nos mete en materia, pasamos a controlar a la siniestra criatura, un ser grotesco y repulsivo que solo sabe gritar, y que para avanzar por la pantalla debe arrastrarse por el suelo. Para ello, deberemos ir moviendo los brazos y coordinarlos entre sí, combinando los gatillos y los controles de dirección (analógicos) para agarrarse y arrastrarse. De este modo, desde el principio ya tenemos la primera gran dificultad del juego: moverse. Así, el juego ya desde el principio te está indicando que si su diseño grotesco y sus escenarios llenos de imágenes con trozos de carne, ojos, sangre y demás vísceras no es para todos los paladares, el hecho de que la principal dificultad del juego ya no sean los enemigos o resolver los puzles, sino el avanzar por el propio escenario, provoca que Struggling tenga un nicho muy pequeño de jugadores a los que va destinado.

Además, Struggling es también un juego de plataformas cooperativo, puesto que cuenta con una jugabilidad basada en físicas y pueden jugarlo a la vez dos jugadores. Sin embargo, no hay dos personajes, sino que cada jugador tendrá que controlar uno de los brazos de este monstruo, lo que provocará que esta épica aventura en búsqueda de los legendarios Dioses Abominables haga que sea aún más complicada (o divertida e interesante, dependiendo de cada jugador). Durante el desarrollo del juego, mientras avanzamos por diferentes pantallas de plataformas en 2D repletas de obstáculos y trampas que harán que superar puzles o la habilidad de coordinación de los brazos de Troya sea primordial, tendremos que huir de ratas rabiosas (con chillidos ensordecedores), conducir una moto o incluso tener que cruzar charcos de ácido o piscinas llenas de desechos, entre muchas más desventuras. El horror, las risas y la desesperación están asegurados.

Todo ello sin olvidar que, como viene siendo habitual, según avancemos en esta historia de unas seis horas de duración (o mucho más, depende de tu torpeza o habilidad de coordinación y de superación de los puzles y obstáculos), tendremos una progresión del personaje, donde al ir superando satisfactoriamente los niveles veremos recompensada nuestra hazaña con nuevas habilidades, que harán más fácil (o, incluso, simplemente posible) el superar los escenarios, como son el poder regenerar las extremidades, ralentizar el tiempo o agarrarnos a cualquier parte del mapa.

De esta manera, Chasing Rats nos entrega un juego difícil, que lo amas o lo odias, que en la línea de juegos complicados y no aptos para cualquier jugador, como Dark Souls, pondrá a prueba la paciencia y habilidades de los jugadores, con una temática sencilla y un sistema de juego básico pero que puede ser sumamente doloroso (especialmente para el protagonista gritón, que tiene su propio botón para soltar gritos). Por ello, la mecánica básica será aprender a moverse, y una vez controlado eso será más fácil avanzar por el escenario, logrando así evitar obstáculos o huir de las ratas que inundan la pantalla y que te devorarán si te alcanzan.

En resumen, Struggling es un juego de plataformas 2D tradicional, con escenarios cartoon (muy variados y coloridos) que coinciden con la temática y diseño del protagonista. Todo en el juego es grotesco, empezando por el hecho de que la mayor dificultad del juego es aprender a moverte, coordinando ambos brazos para arrastrarte por el escenario; lo cual se complica en el modo cooperativo, donde cada jugador controla un brazo y resulta más complicado avanzar si cabe. Por todo ello, Struggling es un juego muy original pero no para todos los paladares, puesto que su humor negro y su diversión residen en la propia paciencia del jugador, el cual tiene que estar preparado para sufrir (y disfrutar haciéndolo). Eso sí, a quienes les gusten los juegos sumamente complicados y que pasárselos sea un reto (dándoles igual, e incluso gusto, morir constantemente), disfrutarán de la locura en la que te sumerge la creación de Chasing Rats.

Tráiler