Inicio Cine Críticas de cine ‘Anacleto: Agente secreto’: Jason Bourne a la española

‘Anacleto: Agente secreto’: Jason Bourne a la española

1480

Javier Ruiz Caldera rescata a Anacleto del laberinto del olvido y construye un acertado homenaje al personaje de Vázquez, dándole un perfil más actual y manteniendo las características básicas de los cómics de Bruguera.

El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto“. Lo dijo Chaplin, hace años. Y hasta Anacleto: Agente secreto‘ (Javier Ruiz Caldera, 2015) aquella frase olvidada no hacía justicia a uno de los historietistas españoles más aguerridos del Noveno Arte en nuestro país. El mito de Manuel Vázquez vivía en la biblioteca de los nostálgicos, de aquella época en la que Bruguera caricaturizó distintos iconos salidos de la gran pantalla y en la que una parodia de James Bond versión canalla tiraba de rima consonante quevediana para dejarnos un icono pulp sin precedentes en nuestra historietografía: “Anacleto, agente secreto“.

Anacleto

El desarrollo tecnológico de las sociedades occidentales y la posterior globalización de las tendencias han provocado que las viñetas de Anacleto hayan sido sustituidas por las de Marvel Comics y DC Comics. La especialización del mundo de los cómics ha robado el alma al niño que iba al quiosco con el dinero justo para descubrir un mundo de posibilidades narrativas, relegando a Anacleto y a Vázquez al polvo de la memoria. Pero lejos de darle el último suspiro al personaje, un iluminado se ha propuesto resucitar al mito y lo ha traído al presente. Al hoy. Parodiando la parodia y, al mismo tiempo, siendo fiel a la esencia de Anacleto. Vázquez vive. Vázquez nunca estuvo muerto.

Quim Gutiérrez se hace grande con ‘Anacleto: Agente secreto‘, una versión marvelizada de las viñetas de Bruguera.

No podía ser otro como Javier Ruiz Caldera (‘3 bodas de más’, ‘Promoción fantasma’, ‘Spanish Movie’) el que llevara al cine a Anacleto. Empleando a Imanol Arias (‘El Lute: camina o revienta’), “el padre de España“, Ruiz Caldera construye una versión actualizada del personaje a través del principal protagonista de la película: Quim Gutiérrez (‘Primos’). Con ‘Anacleto: Agente secreto‘, Quim Gutiérrez ha subido un peldaño más para convertirse en uno de los mejores actores españoles de los últimos años. Utilizando la vis cómica a la que estamos acostumbrados y que tan bien sabe explotar, Quim se atreve con la acción. Y la borda. Una actualización de su registro interpretativo que va a seguir abriéndole puertas, después de dar vida a un personaje que pasa de ser un esbozo de la “Generación X” de Douglas Copeland a convertirse en el nuevo Jason Bourne, a la española.

anacleto

Y es que sin estos dos actores, Ruiz Caldera no habría podido orquestar la relación padre-hijo que articula el trepidante ritmo de la película. El género “cine español” es una etiqueta que ha hecho más daño al cine desarrollado en nuestro país de lo que parece. ‘Anacleto: Agente secreto‘ se aleja de ese género para acercarse al de la acción, pero lo hace con un guión que conjuga a la perfección la acción y la comedia y lo que convierte ‘Anacleto: Agente secreto‘ en lo que es: Bruguera marvelizada. Porque los diálogos y el intercambio de gags son los materiales que Ruiz Caldera emplea para construir el puente entre el pasado y el presente del mito de Vázquez.

Anacleto vive en Imanol Arias y en Quim Gutiérrez, pero también en los secundarios como Berto Romero y Alexandra Jiménez. Vive en el Malvado Vázquez de Carlos Areces, personificación del lado oscuro que tanto definió la vida y la obra del propio Vázquez. Pero sobretodo vive en nosotros, necesitados de un humor que aleje nuestros problemas cotidianos en lo que dura una película y comienza otra. O en lo que termina una viñeta y empieza la siguiente.

Lo pasado ha huido; lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo“. Pues eso: Anacleto vive; Anacleto nunca falla.