Amanecer de X 4: Comenzamos a ver la verdad, pero no avanza la trama Amanecer de X 4: Comenzamos a ver la verdad, pero no avanza la trama
Cómics

Amanecer de X 4: Donde comenzamos a ver la verdad, pero no avanza la trama

Mientras X of Sword llega a USA, en España Panini continúa con la publicación de Amanecer de X, las series mutantes que Jonathan Hickman escribe y coordina

Mientras X of Sword llega a USA, en España Panini continúa con la publicación de Amanecer de X, las series mutantes que Jonathan Hickman escribe y coordina

Aunque siguen manteniendo interés, y algunas son notables, este es el caso de Excalibur, la verdad es que la trama general de Amanecer de X se ha detenido un poco para poder mostrarnos otros ángulos del nuevo mundo que la llegada de, Krakoa, la nación Mutante ha producido.

Con el final de Ángeles Caídos tendremos nuevas series, pero por el momento, nos quedamos con los buques insignia del Universo X para conocer la nueva era de los hijos del átomo.

También hay que recordar que Lobezno comienza de nuevo su recorrido, pero va a tener mucha relación con Amanecer de X, aquello de la historia de Logan cuando no está con la Patrulla X que usaba Claremont para definir la serie del mutante más popular se ha convertido en lo que hace a solas con X Force cuando no está haciendo algo suyo. NO es lo mismo, pero la verdad que hay buenos mimbres.

Patrulla X 4

Mística se coloca en primer plano y la historia tiene un nuevo antagonista en la Patrulla X, porque la multiforme mutante no es sierva de nadie, y ya le ha hecho favores a Krakoa como para recibir su pago, y no quieren dárselo. Mientras, los mutantes celebran un ritual secreto, un sacrificio humano.

La historia del mundo se detiene, y el camino retrocede, Jonathan Hickman echa un vistazo a algo que nos enseñó, a medias, pero que implicaba algo que nos escondía en medio de la acción, la misión de Mística en el ataque contra Orchiss La cambia formas ha respondido a la llamada de Krakoa, o al menos eso parecía. Con Raven Darkeholme siempre hay un interés oculto, al menos en este caso, es algo noble, aunque pueda destruirlo todo.

Los mutantes no matan humanos, a no ser que el humano una vez fuera mutante, y decida morir por la nación de Krakoa, por su pueblo, al que la Bruja Escarlata diezmo y alejo de dicho individuo. La segunda parte del número se lanza a una diatriba semi religiosa sobre fe y ética, que finaliza en la decisión de Rondador Nocturno de crear algo que nadie pensaba que llegaría a Krakoa, y que podría suponer otra piedra en el camino del desarrollo de la joven nación.

Hickman sigue plantando semillas, construyendo pilares para futuras historias, lo que hace que cada número cree muchas expectativas, pero también que no tengamos demasiada continuidad en las tramas, lo que produce cierta pereza a la hora de leer mes a mes la colección.

Tenemos en el terreno gráfico un invitado para que Leinil Francis Yu descanse y pueda volver en forma para contarnos lo que es el crisol, ese ritual de batalla que se da por primera vez y que desgraciadamente no tiene la fuerza esperada. Sin embargo Buffagnoni sí que se esfuerza en su historia de Mística, sobre todo en diferenciar ese mundo de sombras en el que se mueve la polimorfa, dejando claro que no es voluntaria para la causa, sino una mercenaria que vive en un linea moral muy fina.