Crítica de Alpha. Una aventura épica en la Europa de hace 20.000 años Crítica de Alpha. Una aventura épica en la Europa de hace 20.000 años
Críticas de cine

Alpha. Una aventura épica en la Europa de hace 20.000 años

Crítica de Alpha

‘Alpha’ sigue a un adolescente que en su primera cacería con el grupo más elitista de su tribu, acaba herido y dado por muerto. Al despertar se encuentra solo, y debe aprender a sobrevivir en el duro e implacable desierto. A regañadientes logra domar a un lobo solitario que ha sido abandonado por su manada. Los dos aprenden a colaborar, convirtiéndose en aliados para afrontar incontables peligros, con pocas posibilidades de  encontrar el camino a casa, antes de que llegue el mortal invierno.

alpha Albert Hughes

Albert Hughes, director de películas como ‘El libro de Eli’, dirige y produce una historia creada por el mismo, con actores como Kodi Smit-McPhee y Jóhannes Haukur Jóhannesson.

Con un estilo más parecido al de Walt Disney, y con mucha imaginación, se recrea en ‘Alpha’ la primera amistad de un ser humano con un lobo, lo que generaría los primeros perros, que acompañan al hombre hasta nuestros días.

Fotograma de Alpha

Lo más interesante de ‘Alpha’ es la recreación de la vida de una tribu europea de hace 20.000 años. Se plasma la dureza del entorno y el peligro que se corría en cada momento. Quizás los personajes tienen un aspecto demasiado moderno, con peinados variados y actuales. La historia transcurre en terrenos áridos de grandes extensiones, donde llega un temible invierno glaciar. Los paisajes son extraordinarios aunque se nota que hay mucho retoque digital. Aunque la historia es simple, tiene una gran carga emocional, y es original.

Hasta ahora nadie había recreado la vida de hace 20.000 años. Lo más conocido a ‘Alpha’ es ‘En busca del fuego’ que transcurre en una época mucho más anterior, y la reciente  ‘10.000’ que no recrea muy acertadamente como era la vida hace 10.000 años. Se puede decir como critica al guion que se presenta a una tribu con un emplazamiento fijo, en el que tiene que desplazarse una semana para cruzar una tierra árida para encontrar la caza. De este modo no habrían sobrevivido mucho tiempo. Es conocido que las tribus eran nómadas, desplazándose allí donde hubiera caza, y no hubo emplazamientos fijos hasta la invención de la agricultura, unos 8.000 años después. De todos modos la historia sin mucho rigor histórico se centra en cómo pudo haber sido el primer encuentro amistoso del hombre y el lobo.

Crítica de Alpha