Noticias / Cine / Al Pacino cuenta una historia inédita de El Padrino
Cine

Al Pacino cuenta una historia inédita de El Padrino

El actor que interpretó a Michael Corleone en la trilogía de El Padrino, Al Pacino, cuenta una historia inédita hasta la fecha.

Al Pacino ha revelado el momento exacto en el que supo que El Padrino iba a ser una gran película. Una película histórica. El filme de Francis Ford Coppola vio la luz en 1972. Curiosamente, fue un éxito tanto por parte de la crítica como por los espectadores. Una curiosidad que se mantiene a día de hoy, como hemos podido vivir en The Batman. Durante un tiempo, la cinta mantuvo el récord de ser la película más taquillera de la historia. Era una época anterior, sin Marvel Studios y sin Star Wars. Sin tantas franquicias. Ahora estamos celebrando el 50 Aniversario de la película y se están rememorando anécdotas inéditas.

El día que Coppola lloró porque el funeral no salió como esperaba

En una entrevista concedida al New York Times, Al Pacino ha recordado su experiencia rodando El Padrino. El prestigioso actor ha revelado el momento en el que, durante la filmación de la película, se dio cuenta de que ésta sería verdaderamente genial. Fue el día que rodaron el funeral de Vito Corleone, el gran personaje de Marlon Brando. Recuerda que se dirigía a su camerino cuando descubrió a Francis Ford Coppola llorando. ¿Por qué? ¿Qué sucedía? Pacino creía que había sido un gran día de filmación. Por eso, preguntó directamente al director qué le pasaba. El cineasta respondió que le habían negado la oportunidad de filmar otra vez la secuencia del funeral.

Así ha recordado Al Pacino la anécdota inédita de El Padrino: “¿Recuerdas la escena del funeral de Marlon Brando? Había terminado por la noche. El sol ya se estaba poniendo. Yo estaba feliz porque podía volver a casa y tomar unas copas. Iba de camino al camerino y sentía que había trabajado bastante bien. No tenía más obligaciones, ¿sabes? Un día sin trabajo pendiente es un buen día. Así que volvía a mi caravana y… Allí, sentado en una lápida, encontré a Francis Ford Coppola. Estaba llorando como un bebé. Llorando muchísimo. Me acerqué a él y le pregunté qué pasaba, qué había sucedido. Él me dijo que no le iban a dar otra oportunidad, que no le dejarían filmar otra secuencia del funeral. Entonces pensé que estaba delante de una buenísima película, porque tenía un tipo de pasión verdadera“.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

10 lugares de películas en Londres que no puedes perderte

David Larrad

Nintendo lanza oficialmente su estudio de cine

David Larrad

La adaptación de Prophet con Jake Gyllenhaal sigue adelante

David Larrad